• Viernes, 27 de Abril de 2018

INFORME DEL INSTITUTO SANTA LUCÍA

Cómo sería el modelo de cuentas nocionales en pensiones

Un informe analiza las consecuencias económicas que tendría implantar un modelo de cuentas nocionales en nuestro sistema de pensiones y cómo podría ser la transición desde el modelo actual.

La Universidad de Valencia, el Instituto Polibienestar, la Universidad de Extremadura y el Instituto Santalucía han elaborado el primer estudio que analiza las consecuencias económicas que tendría implantar un modelo de cuentas nocionales en nuestro sistema de pensiones y cómo podría ser la transición desde el modelo actual. Además, el estudio explora las experiencias de otros países europeos, como Suecia, Italia, Polonia y Letonia, que han hecho la transición a este sistema para evitar gastos en pensiones insostenibles de asumir en el futuro.

Según las conclusiones del estudio, un sistema de pensiones basado en un esquema de Cuentas Nocionales es más justo desde el punto de vista contributivo y actuarial que el sistema de reparto actual. El sistema de Cuentas Nocionales sigue siendo de reparto, es decir, las cotizaciones recaudadas sirven para pagar las pensiones actuales, lo que facilita transitar de un modelo a otro.

El principal cambio se produce en la forma de cálculo de la pensión inicial, donde se tiene en cuenta todo el esfuerzo contributivo de la etapa activa y el tiempo esperado de vida a la edad de jubilación. Según el estudio, al ser un sistema más justo, algunos individuos saldrán perdiendo y otros ganando respecto al sistema actual. La transición que se diseñe debe distribuir estas diferencias a lo largo de varios años para que el cambio no sea brusco.

Para los autores, la primera pensión puede variar significativamente según el valor que se asigne a los distintos parámetros más relevantes: el tanto nocional, el tipo de cotización y las hipótesis que afectan al factor de conversión (tabla de mortalidad, tipo de interés y revalorización).

El estudio defiende que el tanto nocional debería estar vinculado al crecimiento del PIB nominal, porque es la magnitud de la que dependen los ingresos del sistema. La reciente y profunda crisis económica, con tasas de crecimiento negativas durante varios años, aconseja elegir tasas medias interanuales de varios años en lugar del crecimiento anual, para no penalizar a las generaciones de pensionistas que se jubilan tras una serie de años malos de crecimiento económico.

Podría ser conveniente elegir un tanto nocional superior para que las primeras generaciones de jubilados con el nuevo sistema no se vieran excesivamente perjudicadas. En definitiva, la elección adecuada del tanto nocional es fundamental para la sostenibilidad y suficiencia del nuevo sistema.

Otro parámetro relevante es el tipo de cotización. En el caso de Cuentas Nocionales, una variación en el tipo de cotización se traslada totalmente al Fondo Nocional y, por lo tanto, a la pensión inicial, en el caso de que no se aplique complemento a mínimos ni se tope la pensión máxima. Por tanto, la implantación de un sistema de Cuentas Nocionales debe ir acompañada de una decisión sobre el valor del tipo de cotización y su distribución entre empresa y trabajador, porque afecta al mercado laboral, al crecimiento y, lógicamente, a la cuantía de la pensión inicial.

El complemento a mínimos es un elemento esencial a tener en cuenta en el caso de que se implantara el nuevo sistema, porque, como se ha visto, afectaría a un elevado porcentaje de pensiones, aumentando sustancialmente su cuantía y disminuyendo claramente la desigualdad que presentaba la distribución, tanto respecto a la del sistema actual, como a la del caso en que no se considerara la inclusión de este complemento si se optara por Cuentas Nocionales.

Todo ello mejora la suficiencia del sistema de Cuentas Nocionales, pero a cambio de una menor contributividad en aquellas pensiones que estaban por debajo de la pensión mínima. Parece lógico pensar que la política de pensión mínima va a ser un elemento crucial en el futuro diseño de cualquier sistema basado en Cuentas Nocionales. En cualquier caso, y siguiendo las recomendaciones del Pacto de Toledo, el complemento a mínimos debería seguir financiándose con impuestos generales, con las implicaciones que esto puede tener en el sistema impositivo global y en su efecto inducido sobre la mayor revalorización de las pensiones ya causadas, si se mantuviera el Índice de Revalorización de las Pensiones.

Por último, el estudio afirma que existen dos elementos que afectan al cálculo del factor de conversión y que habría que considerar ineludiblemente: la tabla de mortalidad utilizada, y la relación entre el tipo de interés de la fase de cobro de la pensión y la revalorización teórica que se aplique a las pensiones. Su elección puede tener un efecto muy importante sobre el sistema de Cuentas Nocionales, debido a que los cambios en el factor de conversión inciden directamente sobre el valor de la pensión inicial.

A modo de conclusión general, los autores consideran que es posible la implantación en España de un sistema de Cuentas Nocionales, de tal forma que la previsible bajada de la pensión inicial se puede paliar con una adecuada elección de los parámetros que intervienen en el sistema, combinada con una política de complemento a mínimos que evite la insuficiencia de las pensiones, y un mecanismo de ajuste automático, como el Índice de Revalorización de las Pensiones, para evitar que los desajustes del ciclo económico y los posibles shocks demográficos que puedan darse en el futuro, repercutan en la sostenibilidad del sistema. De todas formas, la elección entre una mayor o menor pensión inicial y una, respectivamente, menor o mayor revalorización futura de las pensiones no deja de ser una decisión política, con poca repercusión desde el punto de vista financiero y actuarial, pero que puede tener un gran eco en el ámbito social.

Consulta aquí el estudio completo.