• Miércoles, 22 de Agosto de 2018

ÚLTIMO INFORME DE FEDEA SOBRE CONSUMO Y RENTA EN ESPAÑA

Los jubilados, los únicos que aumentaron su renta durante la crisis

Según el informe de FEDEA, la renta disponible de los hogares formados por una persona mayor de 65 años con o sin cónyuge fue la única que no se redujo durante la crisis económica.

Los jubilados, los que mejor aguantaron la Gran Recesión según FEDEA. Pixabay
Los jubilados, los que mejor aguantaron la Gran Recesión según FEDEA. Pixabay

La renta disponible de los hogares españoles se redujo un 15,5% entre 2007 y 2015. La caída llegó a alcanzar el 17,5% en 2013 según un informe de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) que analiza la evolución del ahorro y el consumo durante la “gran recesión” y los primeros años de la recuperación. El estudio se ha hecho a partir de datos de la Encuesta de Presupuestos Familiares y la Encuesta de Condiciones de Vida.

Los hogares de jubilados son lo que salen mejor parados. La renta disponible de los hogares formados por una persona mayor de 65 años con o sin cónyuge fue la única que no se redujo durante la crisis económica. Pasó de 18.628 euros anuales en 2007 a 18.784 euros en 2013. La de los hogares formados por una pareja sin hijos en los que, al menos uno de ellos, es mayor de 65 años pasó de los 29.461 euros en 2007 a 29.559 euros en 2013. Según los autores del estudio, los ligeros aumentos de la renta media de los hogares formados por jubilados entre 2007 y 2013 no se debieron a la revalorización de las pensiones, que legalmente no se produjo, sino fundamentalmente al aumento de las pensiones medias con las que los nuevos pensionistas entraban en el sistema. Por ello, afirman que estos datos permiten sostener que el sistema público de pensiones ha funcionado en España durante la etapa de la crisis como un “mecanismo de garantía de ingresos” al impedir que los hogares que dependían de esta fuente hayan visto mermada, en media, su renta disponible.

Su situación contrasta con la del resto de los hogares. Sobre todo con la renta de los hogares unifamiliares formados por un adulto menor de 30 años, que vieron cómo en estos años su renta disponible bajó un 35,2%, desde los 16.346 euros en 2007 a los 10.585 euros en 2013, la mayor caída de todos los tipos de familias. También es verdad que la recuperación de renta entre 2013 y 2015 para estos hogares también fue la mayor (26,3%), mientras que en el caso de los jubilados se ha mantenido estable en este periodo.

Tras estas familias, la segunda mayor caída de renta durante la crisis se ha producido también en hogares unipersonales, pero con edades entre 30 y 64 años, que han perdido un 20% de su renta, siendo sin embargo modesto el porcentaje de recuperación de ingresos a partir de 2013 (apenas un 4,3%).

Al tiempo que la renta disponible disminuía, también en términos agregados, los hogares españoles aumentaron su nivel de ahorro entre 2007 y 2015. La tasa de ahorro bruto, expresada como porcentaje de la renta disponible (antes de amortizar préstamos destinados a financiar la vivienda habitual) se multiplicó por tres, pasando del 4,9% en 2007 al 15,2% en 2013 y al 15,4% en 2015. Este espectacular aumento, según el estudio, ha sido consecuencia fundamentalmente de la fuerte reducción experimentada por el consumo durante esos años (-24,7%), especialmente en bienes duraderos (-51,5%). El informe precisa que el crecimiento de las tasas de ahorro durante la etapa de recesión seguramente ha venido impulsado por "motivos de precaución" ante el fuerte deterioro de las rentas y las negativas expectativas económicas a las que se han enfrentado los hogares en estos años.