• Lunes, 20 de Agosto de 2018

HAY DIFERENCIAS SOBRE QUÉ HACER EN TIEMPOS DE CRISIS

El Pacto de Toledo acuerda subir las pensiones conforme al IPC

PSOE y Podemos quieren fijar el índice para todas las pensiones. PP Ciudadanos y PDECat optan por que en tiempos de crisis suban conforme al IPC un número determinado según nivel de renta.

El Pacto de Toledo ultima un acuerdo para subir las pensiones conforme al IPC. El acuerdo es total para periodos de bonanza económica, pero existen discrepancias para los periodos de crisis.

El tercer borrador de la segunda recomendación queda así: “establecer un mecanismo anual de revalorización de las pensiones que tenga como cometido básico garantizar el poder adquisitivo de los pensionistas” teniendo “en cuenta de manera medular la evolución del IPC”.

Para Merce Perea, portavoz del PSOE en la Comisión, "para nosotros es prioritario que no se pierda poder adquisitivo. Para ello mantenemos nuestra postura de que el IPC tiene que ser troncal". En casos de crisis la historia nos ha demostrado que las decisiones no las toma el Pacto de Toledo, sino el Gobierno", ha manifestado la portavoz socialista.

Para Jose María Barrios, del PP, "no somos partidarios de una subida generalizada en periodos de crisis, porque si no hay los ingresos necesarios, no puede haber el gasto correspondiente. En este caso hay que priorizar y atender a los más débiles".

De esta forma, respalda la posición del portavoz del PDECat en la Comisión, Carles Campuzano, que propone que en estos periodos de crisis solo suban las pensiones más bajas. Desde Ciudadanos también respaldan esta opinión.

Por su parte Aïna Vidal, de Unidos Podemos, ha declarado que "nosotros defendemos el blindaje absoluto indistintamente de cuál sea la cuantía de la pensión, porque tiene que ver con un contrato social básicamente".

Dada la disparidad de criterios se busca un acuerdo de mínimos. La próxima reunión será el martes 19 de junio.

De esta forma parece que se da un giro casi definitivo a la reforma del 2013, que incluía un nuevo índice de revalorización, el famoso 0,25%, y el factor de sostenibilidad, cuya aplicación ha quedado retrasada hasta 2023 en virtud del acuerdo firmado por PP y PNV en los Presupuestos Generales del Estado.

En lo relativo a la revalorización de las pensiones conforme al IPC, las subidas anunciadas para 2018 suponen casi 1.600 millones de gasto adicional en 2018 y 3.200 en 2019 respecto al escenario de subida con el 0,25%. A esta cantidad hay que añadir la mejora de las pensiones de viudedad. Por lo tanto, estamos hablando de unos 4.800 millones adicionales de gasto a los dos años.

Queda por decidir de dónde se van a sacar esos casi 5.000 millones de euros que cuesta la medida para los dos próximos años, y qué nuevas fuentes de financiación fijará el sistema para reducir el déficit de la Seguridad Social que ahora está por encima de los 18.000 millones de euros, a medio y largo plazo.