• Martes, 22 de Mayo de 2018

PRESENTA UN INFORME QUE DESMIENTE LA SUPUESTA GENEROSIDAD DEL SISTEMA

UGT lanza una campaña contra la subida "de mierda" de las pensiones

A través de un informe, desmiente que el sistema de pensiones español sea de los más generosos y alerta sobre el empobrecimiento de los pensionistas.

Uno de los materiales de campaña difundidos.
Uno de los materiales de campaña difundidos.

La Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, Mª Carmen Barrera, ha presentado la campaña que el sindicato está impulsando para protestar contra la insuficiente subida de las pensiones del 0,25% para este año.

La campaña está dirigida a las redes sociales y se representa con un lazo marrón para denunciar la “subida de mierda” que condena a los pensionistas a perder poder adquisitivo, por segundo año consecutivo. En 2017 perdieron un 1,75%, en función de lo que subió el coste de la vida y este año ocurrirá lo mismo. Por eso, UGT mantendrá esta campaña a lo largo 2018, para denunciar el recorte, mes a mes, del poder adquisitivo de los pensionistas.

Barrera ha señalado que "con la reforma de pensiones del PP los pensionistas van a perder poder adquisitivo en todos los años”. Así, el Fondo Monetario Internacional estima que perderán un 30% de poder adquisitivo cada 20 años. Es decir, “se van a empobrecer de manera muy considerable y de manera más elevada que en el resto de países de Europa”- ha dicho.

Barrera ha detallado que UGT pondrá en marcha” un mecanismo de medición continua del poder adquisitivo de las pensiones, para ir calculando cuál es la pérdida de poder adquisitivo, mensualmente y de manera acumulada durante todo el año”. Se trata de recordar, no solo al Gobierno, sino a la opinión pública, que en este país se ha adoptado una política de recortes de pensiones como una medida de equilibrio del gasto público, algo “absolutamente insostenible para los pensionistas y para la sociedad. Una sociedad que se va a empobrecer y se le va a cambiar la cara a la vuelta de unos años”.​

Por otra parte, el sindicato ha presentado el informe: "Las pensiones españolas no son ni excesivamente generosas ni insostenibles", en contraposición a las conclusiones del informe bianual de la OCDE.

Según el sindicato, la OCDE señala que la tasa bruta de reemplazo (es decir la pérdida de poder adquisitivo que supondrá acceder a la jubilación) se sitúa en el 82% para un salario medio en España, una de las más elevadas de la OCDE y de la UE, y por encima de la media en ambos casos. Sin embargo, este cálculo se realiza en base a un supuesto casi descartable e irreal en nuestro país, dadas las condiciones de nuestro mercado de trabajo. Estimaba esta tasa del 82% para un joven de 20 años que comenzaba su vida laboral en 2016 y cubría completo el periodo de cotización para jubilarse". La probabilidad de un caso así es muy baja por las siguientes razones:

  • La tasa de ocupación en España de los jóvenes de 20 años es ínfima (entre 20 y 24 años, siete de cada diez no trabaja).
  • La probabilidad de pasar un largo número de años con trabajos precarios es muy elevada: entradas y salidas del empleo al paro y viceversa, con discontinuidades en la cotización, y periodos de trabajo a tiempo parcial con bajísimas cotizaciones, etc.
  • La probabilidad de que en alguna de las futuras crisis pierda el empleo indefinido, una vez que lo haya conseguido, y pase un largo periodo en el desempleo es muy elevada, a la vista de los más de cinco millones de trabajadores con contrato indefinido despedidos en esta crisis (serán más aún en la próxima dado que se ha reducido la protección frente al despido y se ha ampliado la capacidad de decisión de los empresarios en los despidos)
  • Y finalmente, la probabilidad de que pierda su empleo con 50 o más años y no encuentre otro o inicie un periodo laboral devaluado salarialmente y con fuertes discontinuidades no es tampoco despreciable.

En este sentido, Barrera ha señalado que "el supuesto sobre el que se quiere demostrar la "extremada generosidad" del sistema de pensiones español es muy improbable y, por tanto, de muy baja representatividad. No es el arquetipo del futuro pensionista. Algo muy propio de quien no conoce en grado suficiente la realidad laboral española (o quien podría preferir obviarla para obtener unos determinados resultados)".

Por otra parte, ha considerado que "la tasa de reemplazo de las pensiones que anunció OCDE en su presentación sobre el sistema de pensiones español no se corresponde con ninguno de los datos contenidos en el informe general de 2017 ("Pensions at a glance"). El mencionado 82% es mucho más elevado que las tasas de reemplazo, tanto brutas como netas, que se presentan en el informe general y no resulta homogénea con las tasas calculadas en el informe, ni tampoco, en consecuencia, con las comparaciones con los demás países".

La tasa de reemplazo de las pensiones se reducirá en 33 puntos porcentuales por la reforma de 2013

En la presentación ha intervenido también el Coordinador de dicha Secretaría, Antonio González, que ha calificado de "muy sorprendente" que esa presentación de OCDE sobre el sistema de pensiones español no tenga en cuenta la previsión, a largo plazo, de la tasa de reemplazo, facilitados reiteradamente por el propio Gobierno tras la aprobación de la reforma de pensiones de 2013. Según esos datos oficiales, la aplicación en España del índice de revalorización y del factor de sostenibilidad hará que la tasa de reemplazo de las pensiones se reduzca desde el 81% actual a un 48% en 2060.

González también ha señalado que "tampoco se ha tenido en cuenta, para calcular las tasas de reemplazo de España, el conjunto de los datos que ofrece la OCDE para todos los países. Así, las tasas de reemplazo varían considerablemente según el nivel de los salarios. Mientras en el caso de los salarios elevados, el sistema español de pensiones aparece en una posición relativamente elevada, para los salarios bajos, que son los más frecuentes y que afectan a un mayor número de trabajadores, la posición se aproxima mucho a la media y abandona los puestos 'más generosos' de la lista".

Otros datos aportados en el informe de UGT

Teniendo en cuenta las tasas netas de reemplazo, en las que actúan no solo los mecanismos del sistema de pensiones sino los tributarios (y que son aún más relevantes para comparar los niveles de renta neta de los pensionistas entre los diferentes países), las pensiones resultan ser menos "generosas", mostrando una mayor diferencia entre las de los salarios altos y los bajos.

Datos de Eurostat revelan que, descontando la devaluación salarial realizada durante la crisis, las tasas de reemplazo agregadas (posiblemente más significativas que las individuales en este tipo de comparaciones) de las pensiones españolas se encuentran en el grupo de las más bajas de la UE.

Por otra parte, tomando en consideración todas las prestaciones sociales asociadas con la vejez (no asistenciales), no solo las pensiones, las rentas en la tercera edad son extremadamente bajas: el 63% de la media de los 15 UE, comparando debidamente en paridades de poder de compra. Una situación muy deficiente del sistema de protección social español, que choca frontalmente con esa imagen distorsionada y parcial de generosidad en las pensiones.

Barrera ha afirmado que, "en nuestro país, la pensión más habitual es de 645 euros y casi el 50% de los pensionistas están en el umbral de la pobreza. Hay que subir las pensiones a un mínimo de 1.000 euros para no consolidar la figura del pensionista pobre".

En respuesta a preguntas de los periodistas, la Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT ha afirmado sobre la propuesta de la ministra de Empleo y Seguridad Social, de que los trabajadores que quieran puedan cobrar su pensión de acuerdo con la cotización de toda la vida laboral, que el sindicato valora esta medida, siempre y cuando sea voluntaria y se dirija a los parados de larga duración con más de 50 años. Además, recuerda que UGT ya había denunciado en múltiples ocasiones la situación en la que se encuentra este colectivo, que ve cómo cae el cálculo de sus pensiones hasta convertirse, incluso, en asistenciales.  

Dicho esto, considera que "no son la solución". "La solución es que no se siga sustituyendo empleo de calidad por empleo precario, que es lo que está pasando con los trabajadores mayores de 55 años, y que retire su reforma de las pensiones de 2013, que está posibilitando que estos trabajadores tengan unos recortes tremendos en sus pensiones". Un colectivo que tiene una tasa de inactividad que crece en el 70% en el último año.

La solución es que "se refuerce la protección por desempleo y se proteja a estos trabajadores, que ya estaban protegidos antes de las reformas de este Gobierno; y que se les compense por los daños que están produciendo sus políticas y que van a repercutir en su pensión", ha resaltado.

Recuerda, asimismo, que UGT ha planteado al Gobierno un plan para los 803.000 desempleados mayores de 55 años (que ahora, en muchos casos, se ven obligados a jubilarse con recortes del 40% de su pensión) y que la solución no pasa por seguir cargando costes a la Seguridad Social, sino por proteger a los desempleados que están a las puertas de su jubilación y que se encuentran sin ingresos ni cotizaciones después de largas carreras laborales, de manera que se genere "un corredor" hacia la jubilación para este colectivo.