• Martes, 17 de Julio de 2018

LA OMS PREPARA UNA CAMPAÑA CONTRA EL EDADISMO

10 ideas erróneas sobre envejecimiento según la OMS

La OMS prepara una campaña global para combatir los estereotipos sobre envejecimiento arraigados en la sociedad. En los estudios previos ha definido 10 ideas erróneas preconcebidas en relación al proceso de envejecer.

La discriminación percibida, ya sea por motivos de raza, sexo o edad, tiene resultados negativos para la salud. Se ha demostrado que la discriminación por edad tiene un impacto significativo en nuestra participación en la sociedad, en la salud y en la longevidad. Por ejemplo, la evidencia muestra que aquellos que tienen actitudes negativas sobre el envejecimiento tienen una recuperación más lenta de la discapacidad, viven en promedio 7,5 años menos que aquellos que tienen actitudes positivas, y tienen menos probabilidades de integrarse socialmente. La discriminación por edad también impone barreras al desarrollo de buenas políticas sobre el envejecimiento y la salud, ya que influye en la forma en que se enmarcan los problemas, las preguntas que se formulan y las soluciones que se ofrecen. En este contexto, la edad a menudo se entiende como una justificación suficiente para tratar a las personas de manera desigual y limitar sus oportunidades de contribución significativa.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, está trabajando en una campaña a largo plazo y de gran penetración, para cambiar los estereotipos negativos adheridos a la sociedad y promover un cambio de mentalidad entre los ciudadanos. En los trabajos de preparación de la campaña, ha identificado 10 ideas erróneas que a menudo se tienen sobre el proceso de envejecimiento.

1. No existe un prototipo de una persona mayor

La edad avanzada se caracteriza por una gran diversidad. Algunas personas de 80 años tienen una capacidad física y mental que se comparan favorablemente con los de 20 años. Otras de la misma edad pueden requerir cuidados y apoyo extensos para actividades básicas como vestirse y comer. 

2. La diversidad en la vejez no es aleatoria

Una gran proporción de la diversidad en la capacidad y las circunstancia observadas en la vejez es el resultado del impacto acumulativo de circunstancias favorables o no en las vidas de las personas. Los entornos físicos y sociales en los que vivimos son influencias poderosas que determinan un envejecimiento saludable. Sin embargo, las relaciones que tenemos con nuestros entornos están determinadas por factores como la familia en la que nacimos, nuestro sexo, nuestra etnia y los recursos financieros.

Como resultado, las personas mayores con mayores necesidades relacionadas con la salud, a menudo tienen menores recursos económicos y sociales disponibles para satisfacerlas. La política debe evitar el refuerzo de las inequidades de salud que subyacen en gran parte de esta diversidad.

3. Solo una pequeña proporción de personas mayores son dependientes

Solo una pequeña proporción de las personas mayores dependen de otros para subsistir. De hecho, las personas mayores hacen muchas contribuciones a sus familias y sociedades. Una investigación en el Reino Unido en 2011 estimó que las contribuciones de las personas mayores a través de los impuestos, el gasto del consumidor y otras actividades económicamente valiosas suponían casi 40 mil millones de libras esterlinas más que el gasto en pensiones, asistencia social y salud combinadas. Se espera que esta cifra aumente a 77.000 millones de libras esterlinas para 2030.

Aunque se dispone de menos evidencia de países de ingresos bajos y medianos, la contribución de las personas mayores en estos entornos también es significativa. En Kenia, por ejemplo, la edad promedio de los pequeños agricultores es de 60 años, lo que los hace esenciales para garantizar la seguridad alimentaria. La política debería evitar los puntos de vista estereotipados que conducen a la discriminación contra individuos y grupos simplemente por motivos de edad.

4. El envejecimiento de la población aumentará los costos de la atención médica, pero no tanto como se espera.

Aunque la edad avanzada generalmente se asocia con una mayor necesidad de atención médica, el vínculo con la utilización de los servicios de salud es débil. Por ejemplo, a pesar de la alta carga de morbilidad en los entornos de bajos ingresos, las personas mayores tienden a utilizar los servicios de salud con menos frecuencia que los adultos más jóvenes. En los países de altos ingresos, cada vez hay más pruebas de que, alrededor de los 70 años, el gasto en atención de la salud por persona disminuye significativamente, y que la atención a largo plazo llena la brecha.

Una forma de controlar los costos innecesarios de la atención médica es, por lo tanto, invertir en sistemas de atención a largo plazo. Permitir que las personas vivan vidas largas y sanas también puede aliviar las presiones sobre el aumento de los gastos sanitarios, ya que algunos costos de atención de la salud en realidad caen en la vejez más avanzada.

5. Tener 70 hoy aún no es como tener 60 antes

Hay poca evidencia de que las personas mayores de hoy estén viviendo en mejor estado de salud que sus padres o sus abuelos.

Un análisis realizado por la OMS en 2014 de grandes estudios longitudinales realizados en países de altos ingresos sugirió que, aunque la prevalencia de discapacidad grave (definida como una situación en la que se requiere ayuda de otra persona para llevar a cabo actividades básicas como comer y lavarse), puede estar disminuyendo ligeramente, no se han observado cambios significativos en la discapacidad menos grave durante los últimos 30 años. Invertir en un envejecimiento saludable es crucial para que los países se beneficien del envejecimiento de la población.

6. La buena salud en la vejez no es solo la ausencia de enfermedad

La mayoría de las personas mayores de 70 años tienen algunos problemas de salud en distinto grado, pero continúan pudiendo hacer las cosas que son importantes para ellos. La combinación de las capacidades físicas y mentales de una persona (conocida como capacidad intrínseca) es un mejor predictor de su salud y bienestar que la presencia o ausencia de una enfermedad.

Los servicios que están integrados y se centran en mejorar la capacidad intrínseca de las personas mayores tienen mejores resultados, y es probable que no sean más caros que los servicios que se enfocan en cualquier enfermedad específica.

7. Las familias son importantes, pero por sí solas no pueden brindar la atención que muchas personas mayores necesitan

Si bien las familias siempre jugarán un papel central en la atención a largo plazo, el cambio en la demografía y las normas sociales supone que es imposible que las familias solas satisfagan las necesidades de las personas mayores dependientes. La atención a largo plazo es más que satisfacer las necesidades básicas: se trata de preservar los derechos de las personas mayores (incluida la salud), las libertades fundamentales y la dignidad humana.

Esto significa que los cuidadores requieren capacitación y apoyo adecuados. La responsabilidad del cuidado a largo plazo debe ser compartida entre las familias, los gobiernos y otros sectores, a fin de garantizar el acceso a una atención médica de calidad y evitar dificultades financieras tanto para las personas mayores como para sus cuidadores.

8. El gasto en poblaciones de mayor edad es una inversión, no un costo

En lugar de enmarcar los gastos en poblaciones más viejas simplemente como un costo, se los considera mejor como inversiones. Estas inversiones pueden generar importantes dividendos, tanto en la salud y el bienestar de las personas mayores, como para la sociedad en general a través de una mayor participación, consumo y cohesión social.

Las políticas deben enmarcarse de maneras que mejoren las capacidades de las personas mayores para hacer las cosas que valoran y hacer estas contribuciones, en lugar de buscar simplemente reducir los gastos sociales.

9. No todo está en los genes

Mientras que el envejecimiento saludable comienza al nacer con nuestra herencia genética, solo aproximadamente el 25% de la diversidad en la longevidad se explica por factores genéticos. El otro 75% es en gran medida el resultado del impacto acumulativo de nuestras interacciones con nuestros entornos físicos y sociales, que dan forma a los comportamientos y las exposiciones a lo largo de la vida.

Muchas de las oportunidades y barreras que enfrentamos están fuertemente influenciadas por características personales, como nuestro sexo y origen étnico, así como nuestra ocupación, nivel de educación y riqueza. Las políticas deben abordar estas interacciones persona-entorno a lo largo del curso de la vida.

10. Las edades obligatorias de jubilación no ayudan a crear empleos para los jóvenes

Las políticas que imponen las edades obligatorias de jubilación no ayudan a crear empleos para los jóvenes, pero reducen la capacidad de los trabajadores mayores para contribuir. También reducen las oportunidades de una organización para beneficiarse de las capacidades de los trabajadores mayores. No se ha demostrado que la edad sea un indicador fiable para juzgar la productividad potencial o la empleabilidad de los trabajadores.

Además, las encuestas en los Estados Unidos, por ejemplo, han encontrado que la mayoría de las personas que se acercan a la edad de jubilación tradicional en realidad no desean jubilarse. A pesar de esto, muchos países o industrias todavía tienen edades obligatorias de jubilación. Estas prácticas discriminatorias deberían ser abolidas.