• Martes, 17 de Julio de 2018

INCLUYÉNDOLA EN NUESTRA DIETA PODEMOS ALARGAR LA VIDA UN LUSTRO

La espermidina puede alargar la vida hasta cinco años

Un equipo internacional de científicos ha logrado demostrar por primera vez que la espermidina, conocida por su efecto de prolongación de la vida en cultivos celulares y animales, tiene un efecto antienvejecimiento también en las personas.

La espermidina está presente en los frutos secos y en el queso curado.
La espermidina está presente en los frutos secos y en el queso curado.

El equipo internacional de científicos que ha demostrado que la espermidina prolonga la vida, basa sus conclusiones en un estudio que ha seguido la dieta de 829 individuos desde 1995 hasta 2015, donde se demostró que quienes seguían una dieta rica en espermidina vivían cinco años más de promedio que los que no ingerían esta sustancia.

"La cantidad de espermidina que produce nuestro cuerpo decae según vamos envejeciendo, especialmente si no seguimos una dieta adecuada", explicó a la agencia Efe Stefan Kiechl, líder de la investigación y doctor en Neurología de la Universidad de Innsbruck. La sustancia, que se encuentra de forma natural en los organismos vivos, está especialmente presente en humanos en el esperma, en las bacterias intestinales y en algunas células.

Los alimentos ricos en espermidina

Esta molécula está presente en las coles, guisantes, cereales, manzanas, lechuga, champiñones, frutos secos, patatas o queso curado. A partir de los 40 años aproximadamente, el cuerpo humano reduce su producción natural, por lo que hay que reforzar su presencia en la dieta.

"Las recomendaciones son las mismas de siempre: comer mucha verdura, fruta, nueces y alimentos integrales, que contienen altas dosis de la molécula", añadió Kiechl.

“La sustancia está especialmente presente en humanos en el esperma, en las bacterias intestinales y en algunas células.“

Desde la citada universidad austríaca señalan que el efecto antiedad de la espermidina se debe principalmente a su capacidad para estimular la autofagia, un proceso de autolimpieza de las células por el que sus componentes defectuosos o que ya no se necesitan se descomponen y se reciclan.

"El aumento de la ingesta de espermidina le indica a la célula que inicie el proceso de autolimpieza y así protege contra los depósitos y el envejecimiento prematuro", señalan los científicos en el comunicado en el que explican su descubrimiento.

La investigación forma parte de un estudio más amplio, el Proyecto K del Centro de excelencia de investigación en envejecimiento vascular (VASCage) de la Universidad de Medicina de Innsbruck, que busca determinar en que qué medida componentes de alimentos pueden influir en los procesos de inflamación y envejecimiento en los humanos.

Concretamente, según indican en el comunicado publicado por la institución, el estudio demuestra que las personas que absorbieron un mínimo 80 micromoles de espermedina por día mostraban un riesgo significativamente menor de morir en el período de observación, de 20 años.

Además de los ya conocidos efectos de la espermidina en procesos relacionados con la edad, "ahora podemos confirmar, por primera vez, su papel como factor independiente que influye en la vida útil también en los seres humanos", apuntan.

Los resultados del estudio, llevados a cabo junto a investigadores de Graz (Austria), Londres y París, se acaba de publicar en la revista American Journal of Clinical Nutrition (AJCN).