• Jueves, 19 de Julio de 2018

SOLUCIONES TRADICIONALES PARA PEQUEÑOS PROBLEMAS DE SALUD

Los remedios de la Abuela II

Segunda entrega de los remedios caseros que recogió en 1977 Jean Michel Pedrazzani, a pequeños problemas de salud que pronto se convirtió en un referente de medicina tradicional.

Remedios de la abuela
Remedios de la abuela

En la primera entrega de los Remedios de la Abuela recogimos soluciones naturales para las anginas, las ampollas, los callos, el dolor de muelas o las hemorragias nasales. Ahora continuamos la serie con dolencias que a todos nos afectan en alguna ocasión.

mayor_actual_hipo

El hipo. En la mayor parte de los casos, el vaso de agua bebido sin respirar o el taparse la nariz hasta casi la asfixia se muestran fastidiosamente inútiles. En ocasiones es eficaz chupar un trozo de limón. Si todo esto falla, se puede entonces comer una almendra, cuidando de masticarla muy prolon­gadamente.

mayor_actual_insomnio

Insomnio. Son muchos los remedios que pueden ayudar a combatir el insomnio, pero como las causas y tipologías de la afección son muchas, lo adecuado es probar algunos de los remedios presentados y ver cuál funciona mejor a cada persona.

Hacer una infusión, en las mismas proporciones que el té, con un pellizco de aspérula olorosa (en herboriste­rías) en una taza grande de agua hirviendo; azucarar, con miel si es posible, y beber al acostarse.

Otro. Hacer hervir una lechuga a fuego suave en medio litro de agua durante una veintena de minutos. Tomar un gran bol de la decocción así obtenida en el momento de acostarse.

Más. Machacar una lechuga en un mortero para extraer su jugo; beberlo puro o mezclado con alguna otra tisana antes de meterse en la cama.

Otro más. Echar de 40 a 50 gramos de flores de mejorana secas en medio litro de agua hirviendo; dejar en infusión durante unos diez minutos. Beber una taza grande antes de irse a dormir.

También con mejorana sirve pulverizar unas flores secas hasta obtener un polvo fino. Mezclar con miel o confitura. Tomar una cucharada sopera antes de acostarse.

Un pellizco de flores de tila, frescas o secas, echado en una taza de agua hirviendo, relaja al tiempo que ayuda a encontrar el sueño.

Y por último un clásico. Hacer macerar 10 gramos aproximadamente de raíz de valeriana en una taza de agua fría durante medio día. Colar y beber, caliente o fría, una hora al menos antes de irse a la cama.

mayor_actual_lumbago

Lumbago. Hacer hervir dos hojas de repollo, previamente lavadas, en leche, y dejar reducir hasta que la preparación tenga el aspecto de una compota. Utilizar la pasta así obtenida mientras aún quema y hacer una cataplasma, que se aplicará a los riñones. Meterse en la cama y conservar el emplasto durante unas doce horas.

Prueba también hacer cocer al horno un manojo de puerros enteros. Machacarlos y mezclarlos con manteca de cerdo. Aplicar en cataplasma durante medio día.

mayor_actual_migraña

Migrañas. Preparar una infusión echando una cucharada de café de granos de anís en una taza de agua hirviendo. Embeber con ello dos compresas. Tenderse de espaldas y relajarse aplicándose las compresas sobre cada sien.

Otra. Hacer una infusión, en una taza de agua hirviendo, con 5 gramos de hojas y flores de calaminta. Beber tras las comidas.

Más. Machacar una rodaja de limón bastante gruesa, y mezclarla con una taza de café. Beber el resultado.

Con limón también prueba a preparar una compresa con el jugo de un limón ligeramente salado, y aplicarla sobre la frente. O cortar dos buenas rodajas de limón. Aplicarlas sobre las sienes y mantenerlas durante un cuarto de hora.

Hacer una infusión con un litro de agua y 30 gramos de hojas o de flores de melisa. Beber fresca. Esta poción presenta además la ventaja de ayudar a las digestiones difíciles, que a veces pueden ser causa de migrañas.

Una receta sencilla es tomar sobre un terrón de azúcar algunas gotas de agua de azahar.

Cortar dos buenas rodajas de patata y aplicarlas sobre las sienes del mismo modo que las rodajas de limón.

Y dos infusiones. Hacer una infusión con un pellizco de romero en una taza de agua. Beber caliente o tibia. O hacer una infusión con 15 gramos de tomillo en un litro de agua. Beber aromatizándola con un alcohol ligero o, mejor, con algunas gotas de agua de azahar.

mayor_actual_picadura

Para las picaduras de insectos cortar un limón en dos y friccionar vigorosamente el enrojecimiento que señala el lugar de la picadura. La sensación de ardor desaparece instantáneamente.

Otra. Friccionar, como para las quemaduras, la región dolorida con una mezcla de clara de huevo y aceite de oliva.

Otra. Machacar algunas hojas de perejil y embadurnar con ellas la picadura. Se pueden emplear también hojas machacadas como cataplasma.

Otra más. Cortar una cabeza de puerro en dos y frotar con ella el lugar donde ha penetrado el aguijón.

Echar sobre el lugar dolorido algunas gotas de jugo de ajedrea.

Se da por descontado que todos estos pequeños trucos son válidos tan sólo en el caso en que el paciente ha sido víctima de una sola, o como máximo de unas pocas picaduras. No hay que olvidar que los insectos son portadores de veneno, y que éste, inyectado en fuertes dosis, puede ser peligroso. En caso de ataque por un enjambre, es absolutamente necesario acudir a un médico.

Además, si se trata de picaduras de abeja, estos diferentes remedios no podrán aportar alivio más que a condición de que antes de aplicarlos se haya tomado la precaución de retirar el aguijón, si es que se ha quedado clavado en la capas superficiales de la piel.