• Sábado, 24 de Febrero de 2018

'I ESTUDIO SOBRE LA VITALIDAD EN ESPAÑA', REALIZADO POR ZESPRI

Los mayores de 65 tienen más vitalidad que los jóvenes

Las personas mayores son los que mayor capacidad de automotivación tienen, lo que les permite mantener una actitud positiva a lo largo del día y les sitúa muy por encima de los jóvenes.

El 'I Estudio sobre la Vitalidad en España', realizado por la compañía de comercialización del Kiwi, Zespri, ha puesto de manifiesto que las personas de entre 65 y 75 años tienen una mayor vitalidad (66%) que la población de entre 16 y 34 años (46%). En concreto, los séniors españoles han obtenido una puntuación media de 7,8, mientras que los jóvenes alcanzan los 7,3 puntos sobre 10.

Según este estudio, las personas mayores son los que mayor capacidad de automotivación tienen con una puntuación media de 8,2 sobre 10, lo que les permite mantener una actitud positiva a lo largo del día y les sitúa muy por encima de los jóvenes (7,1).

A este respecto, también obtienen una puntuación superior a la población juvenil en cuanto a su capacidad de adaptación a los cambios, con 7,9 puntos, mientras que el grupo de edad joven obtiene 7,2 puntos sobre 10. Del mismo modo, el estudio ha revelado que la capacidad de adaptarse aumenta con la edad.

Por otra parte, los séniors son los españoles que más realizados se sienten al ejecutar este tipo de tareas, con una puntuación media de 7,8 puntos sobre 10, mientras que los jóvenes alcanzan una calificación de 7,1 puntos. Más allá de las obligaciones, las personas mayores de 65 años aprovechan y disfrutan más de su tiempo libre, con una puntuación de 8,3 puntos sobre 10, una cifra muy por encima de la población de entre 16 y 34 años (7,6).

No obstante, los jóvenes se posicionan en el primer puesto en cuanto al grupo de población que mejor condición física tiene, lo que les permite realizar las actividades cotidianas con normalidad y sin cansarse o fatigarse. De esta forma, alcanzan una puntuación media de 7,4 puntos, mientras que la media en el grupo de edad avanzada es de 7,1 puntos.

Ahora bien, solo el 37 por ciento de los españoles se sienten descansados cuando se despiertan por la mañana, siendo los mayores de 65 años el grupo que más descansado se siente (7,4 puntos sobre 10), mientras que los jóvenes, el que menos (6,3 puntos). Los momentos del día en los que ambos grupos de población se sienten más vitales son a media mañana (32% jóvenes frente al 4 % mayores) y a primera hora de la mañana (24% jóvenes y 29% mayores de 65 años).


La principal fuente de vitalidad, tanto para la población joven como para la mayor de 65 años son ellos mismos, 47 por ciento y 49 por ciento respectivamente, por delante de su pareja (22% jóvenes y 32% mayores de 65) o de sus hijos (13% jóvenes y 17% mayores). A este respecto, la población de entre 65 y 75 años es la franja de edad que más valora a la pareja como fuente de vitalidad, muy por delante de los jóvenes.

Respecto a la alimentación, la investigación ha puesto de manifiesto que las personas mayores de 65 años siguen una dieta más variada que la población juvenil, con una puntuación de 8,3 y 7,1 puntos sobre 10, respectivamente.

Por otro lado, los mayores de 65 años determinan que los alimentos que más energía les aportan son los naturales (37%), seguidos de los ricos en vitaminas (27%) y los frescos (17%). Por su parte, los alimentos ricos en vitaminas son los que más vitalidad aportan a los jóvenes (24%), seguidos de los naturales (22%) y los frescos (18%).

El estudio se llevó a cabo en Julio de 2017 en todas las Comunidades Autónomas excepto Ceuta y Melilla sobre una muestra de 2.577 individuos de ambos sexos y de edades comprendidas entre los 16 y los 75 años.

A cada participante se le realizó una encuesta online dividida en dos partes. En la primera parte, se solicitó su valoración de 10 afirmaciones, que puntuaron del 1 a 10 según el grado de identificación que tuvieran con cada una de ellas.

El cálculo del índice de vitalidad se realizó mediante coeficientes aplicados a cada afirmación según una fórmula de regresión previamente definida por las expertas y basada en la relación entre cada ítem y el grado de vitalidad declarado por cada encuestado. En la segunda parte, se realizaron cinco preguntas de respuesta múltiple sobre hábitos relacionados con la vitalidad. Los resultados finales fueron ponderados según sexo, edad y comunidad autónoma, según los datos del INE.