• Martes, 21 de Noviembre de 2017

LA EDAD NO ES OBSTÁCULO PARA MANTENER UNAS GRATIFICANTES RELACIONES SEXUALES

Láser vaginal, lo último en el tratamiento de la disfunción sexual femenina

Esta nueva técnica permite recuperar la firmeza de los tejidos en la vulva y la vagina.

El sexo es uno de los mayores placeres de la vida y, además, su práctica habitual conlleva numerosos beneficios físicos y mentales, como explicamos más abajo.

La llegada a la menopausia trae consigo una brusca caída de estrógenos, responsables, entre otras funciones, de mantener la hidratación y del buen estado de los tejidos de la vulva y la vagina. La disminución en la producción de estrógenos provoca sequedad y picor, dolor y sangrado con las relaciones sexuales, atrofia de los labios; e incluso, infecciones urinarias…  

Hasta ahora en el caso de disfunciones sexuales femeninas las terapias farmacológicas eran de escasa utilidad. Pero últimamente se está aplicando un tratamiento innovador que está dando buenos resultados. 

La tecnología láser ha demostrado su eficacia en problemas de hiperlaxitud, incontinencia de orina y atrofia de la mucosa vaginal, además de para los distintos casos de cirugía estética íntima o vulvovaginal, y tratamiento de las lesiones producidas por el Virus del Papiloma Humano.

Mediante golpes o disparos de calor, muy superficiales y separados por tejido sano, el láser de C02 genera pequeños traumatismos térmicos que son capaces, por un lado de destruir esos puentes de unión entre las fibras de colágeno envejecidas, y por otro, como reacción a esa pequeña agresión térmica, los fibroblastos de los tejidos reaccionan sintetizando nuevas fibras de colágeno y nuevos vasos sanguíneos que reparan el daño local.

laser

De este modo, el tejido envejecido se destruye y en su lugar se depositan nuevas fibras colágenas que dotan a la mucosa de firmeza, tensión y mayor grosor. Con la aplicación de esta técnica se consigue dotar a las paredes vaginales de mayor tensión y fortaleza, consiguiendo buenos resultados estéticos y mejores sensaciones con las relaciones sexuales.

Para el doctor Juan José Escribano, jefe del servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Severo Ochoa de Leganés, Madrid; coordinador del Grupo de Ginecología Estética y Funcional de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM); y director de la unidad de Ginecología Estética del Instituto Médico Láser, "se trata de una técnica avalada por las sociedades científicas y que obtiene unas tasas de éxito de entorno a un 80%. En 2012 la aprueba la FDA"  (Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos que, se encarga de regular todo lo relacionado con el ámbito sanitario, y desde hace unos años se emplea en España. 

Está indicada para mujeres en estado de premenopausia, menopausia y postmenopausia, aunque no se aplica en lugar de la terapia hormonal sustitutiva, sino como terapia complementaria que se ha demostrado eficaz en la regeneración del colágeno de la vagina.

"Al recuperar el trofismo de la zona genital femenina se recupera la lubricación natural y mejoran las relaciones sexuales", continúa el doctor Escribano, "es una técnica ambulatoria, que no precisa de anestesia. Se trata de un procedimiento totalmente indoloro, y la paciente puede realizar su vida normal de forma inmediata. Se suele realizar en tres sesiones de unos 15 minutos cada una y los resultados pueden durar unos dos años, dependiendo de cada paciente". Para el doctor Escribano, "lo recomendable es que sea el especialista quien prescriba estos tratamientos, y que la mujer interesada se informe bien sobre los profesionales y su experiencia en esta técnica en la clínica donde vaya a realizarlos".

El precio del tratamiento está entre los 1.200 y los 1.500 euros, y a los dos años (dependiendo de la paciente) es conveniente realizar algún tratamiento de refuerzo. Los tratamientos de láser antienvejecimiento no los cubre la Seguridad Social.

Más información Instituto Médico Láser.

Diez ventajas de practicar sexo habitualmente

  1. Baja los niveles del estrés y la ansiedad gracias a que disminuye la segregación de cortisol, conocida como la hormona del estrés.
  2. Es bueno para el corazón ya que disminuye la presión arterial, activa la circulación sanguínea, se realiza un ejercicio aeróbico, durante la fase preliminar y de excitación, el organismo libera testosterona y DHEA (dehidroepiandrosterona), que actúan protegiendo el músculo cardiaco. 
  3. Adelgaza. Se estima que en 10 minutos de sexo se consumen unas 50 calorías, mientras que en 20 minutos, unas 200. 
  4. Protege frente al cáncer de mama pues la mayor segregación de DHEA (dehidroepiandrosterona) y oxitocina que se produce durante el orgasmo, puede ayudar a proteger frente a este tumor. Por otro lado, la eyaculación frecuente ayudaría a disminuir el riesgo de cáncer de próstata. 
  5. Activa el sistema inmunitario. Las personas que practican sexo de forma habitual, al menos una o dos veces por semana, tienen los niveles de inmunoglobulina A (IgA) un 30% más altos que las personas que no lo practican. 
  6. Alivia el dolor y la migraña. Durante el coito se moviliza gran cantidad de óxido nítrico, que actúa mejorando la circulación periférica, que beneficia especialmente a las migrañas de tipo vascular. Por otro lado, las endorfinas y oxitocinas que se liberan durante el sexo son poderosas armas para combatir dolores tanto de tipo ginecológico (como el premenstrual) como traumatológicos o musculares, así que también puede funcionar como analgésico. 
  7. Mejora la piel. Por un lado, la piel se hidrata mejor porque mejora la secreción de agua gracias al orgasmo y, por otro lado, como se estimula la circulación sanguínea durante el coito, hay menos riesgo de que aparezca la celulitis. 
  8. Favorece el sueño mejorando su calidad gracias a distintas hormonas, como la oxitocina y la melatonina, que se liberan durante las relaciones sexuales.
  9. Manteniendo relaciones se ponen en funcionamiento los músculos de la pelvis, lo que se traduce en la tonificación del suelo pélvico. Si el suelo pélvico no se ejercita y sufre distensión, hay una mayor probabilidad a sufrir incontinencia urinaria.
  10. Afianza la relación y estrecha los vínculos con tu pareja.