• Miércoles, 20 de Junio de 2018

MANIFESTACIÓN 17-M

La canción protesta que movilizó a los jubilados

Cuando aún suenan los ecos de las canciones entonadas en las manifestaciones del 8-M, en especial de la de Bilbao, nos acercamos esta semana al llamamiento realizado por los pensionistas para el próximo sábado. Muchos de ellos bregados en la lucha política y en las movilizaciones de la lucha sindical de los años 60 y 70, al son de la canción protesta, aquí os dejamos un breve repaso de la banda sonora de la Transición, a más de uno seguro que le suena.

Muchos de los jubilados del 17-M están bregados en la lucha social y sindical de los años 60 y 70.
Muchos de los jubilados del 17-M están bregados en la lucha social y sindical de los años 60 y 70.

Cuando aún suenan los ecos de las canciones entonadas en las manifestaciones del 8-M, especialmente el himno de la de Bilbao, nos acercamos esta semana al llamamiento realizado por los pensionistas para el próximo 17 de marzo, exigiendo la subida de las pensiones.

Muchos de los participantes en estas concentraciones provienen de la lucha política y sindical de los años 60 y 70 contra la dictadura. Son años en los que la sociedad española empieza a perder el miedo y sale a la calle a manifestarse en contra del Régimen; y en los que la actividad de los sindicatos clandestinos y las malas condiciones de los asalariados, cada vez más numerosos, aumentan los conflictos laborales con huelgas en Asturias, Cataluña, Andalucía o el País Vasco. En la Universidad, en 1965 empiezan las primeras movilizaciones estudiantiles creándose en 1966 en Barcelona el Sindicato Democrático de Estudiantes (SDEUB), opuesto al franquista Sindicato Español Universitario (SEU). 

El clima social empieza a reflejarse también en las letras de las canciones, para frenarlo el Gobierno `agonizante´ emite una Orden Ministerial en 1970 que obliga “al visado previo de los textos literarios de las grabaciones que se editen o produzcan en España, que se destinen a difusión pública, comercial o gratuita…”, y por el que entre otras canciones, Fiesta de Joan Manuel Serrat, fue censurada por su letra.

La Orden quedaría abolida en 1977, dos años después de la muerte del dictador, por un Real Decreto referido a “la libertad de expresión a través de fonogramas y sobre registros de empresas fonográficas”.

Pese a la Orden de 1970, en 1976 el gobierno de UCD, presidido por Adolfo Suárez hizo campaña al ritmo de Habla, pueblo Habla, para que el pueblo español acudiera a votar en el Referéndum para la Ley de Reforma Política. Y no es la única, Libertad sin ira, Mi querida España, Para la libertad, Al Alba…, suenan ya incesantemente en la radio, en las calles, la canción protesta alimenta el nacimiento de la España democrática, y entra a formar parte de la historia de la Transición.

Canciones que forman parte de la banda sonora de la vida de muchos de estos jubilados forjados en la lucha de esos años y que saldrán a la calle el próximo sábado. Aquí os recordamos algunas de ellas, ¿sonará alguna el sábado?

Somos, Jose Antonio Labordeta

Pese a que su faceta como cantautor era la más conocida, José Antonio Labordeta (1935-2010) era sobre todo un poeta, sus canciones eran según el mismo decía, poemas musicados. Publicó su primer poemario en 1959, iniciando su carrera musical nueve años más tarde. Entre sus temas más coreados está Somos, que se inicia con ese “Somos, como esos viejos árboles, batidos por el viento, que azota desde el mar…”.

Canto a la libertad, Jose Antonio Labordeta

Repetimos cantautor, esta vez con su canción más conocida Canto a la libertad. Compuesta en el año 1975, constituye un himno para el pueblo aragonés. En 1989 fue rechazada la propuesta del Partido Aragonés (PAR) de convertirla en himno de Aragón. Tras el fallecimiento de Labordeta, en 2011 se volvió a proponer mediante una iniciativa legislativa popular (ILP) apoyada por 24.256 firmas, y distintas entidades aragonesas. La propuesta fue rechazada por 36 votos de PP y PAR frente a 26 de PSOE, CHA e IU. Canto a la libertad, no consiguió convertirse en himno de Aragón, pero desde el 2011 se interpreta antes del pregón que marca el inicio de las Fiestas del Pilar, en el balcón del Ayuntamiento de Zaragoza. 

Libertad sin ira, Jarcha

Fue número 1 en España de las listas de temas más escuchados en la radio durante cinco semanas. Publicado en 1976, Libertad sin ira es un sencillo del grupo Jarcha. La canción fue utilizada para promocionar la salida del periódico Diario 16, cuyo primer número salió a la venta el 18 de octubre de 1976. Su letra provocó que la censura la prohibiera durante un tiempo.

Habla pueblo Habla, Vino Tinto

“Habla, pueblo, habla, este es el momento, no escuches a quien diga que guardes silencio. Habla, pueblo, habla, habla, pueblo sí. No dejes que nadie decida por ti”. Más de uno se emocionará aún al recordar la letra de la canción, que animaba a los españoles a acudir a las urnas, por primera vez después de 40 años de Dictadura. El entonces partido en el gobierno, UCD, compraría los derechos de la letra y música de la canción para promocionar el Referéndum en el que se votó la Ley para la Reforma Política, aprobada por el 94,17% de los españoles, resultado que muchos atribuyen al éxito de la canción.

Al Alba, Luis Eduardo Aute

Aunque escrita e interpretada más tarde por Luis Eduardo Aute (1943), fue Rosa León, quien cantó Al Alba (1975) por primera vez. Una canción de amor en la que muchos vieron, pese a que el autor lo desmintió varias veces, una crítica soterrada a las últimas ejecuciones del franquismo, acaecidas el 27 de septiembre de 1975. La colaboración del cantautor con Rosa León no sería la primera, tres años antes la cantante grabaría también el tema de Aute, Las cuatro y diez, y en 1973, el LP De alguna manera con algunos de sus temas.

 

Para la libertad, Serrat

Incluída en el disco grabado por Joan Manuel Serrat (1943) en 1972 en el que versiona poemas de Miguel Hernández, donde aparecen también Nanas de la cebolla y Llegó con tres heridas; Para la libertad se convirtió junto a Penélope y Hoy puede ser un gran día en himnos optimistas que alentaban a la lucha, sentido que 56 años más tarde aún sigue vivo.

Un pueblo es, María Ostiz

Pese a que fue entendida por muchos como una anti canción protesta por estrofas como: “Con una frase no se gana un pueblo ni con un disfrazarse de poeta, a un pueblo hay que ganarlo con respeto, un pueblo es algo más que una maleta”, lo cierto es que Un pueblo es (1977) fue coreado por todos en aquellos años. La interprete era una joven María Ostiz (1944), que el año anterior se había convertido en la primera representante española en ganar el Festival de la OTI con el tema Canta cigarra.

Mi querida España, Cecilia

Compuesta por Cecilia (1948-1976), Mi querida España se publicó en 1975 incluyéndose en el que sería el último álbum de estudio de la cantante Un ramito de violetas, grabado un año antes de su muerte. 

La letra del tema, fue objeto de censura por las autoridades de la época, de forma que la referencia a Esta España mía, esta España nuestra era originalmente a Esta España viva, esta España muerta, y que podemos oír completa en esta actuación que Cecilia interpretó en directo en TVE.

La Murga de los currelantes, de Carlos Cano

Compuesta por el cantautor granaíno en 1976, La murga de los currelantes, era un reflejo claro de la situación socio política y económica de la sociedad andaluza de aquellos años, donde la gente se veía obligada a emigrar para buscar trabajo, y los turistas empezaban a llenar las playas. El videoclip de La Murga de los currelantes fue grabado en ese mismo verano en la Plaza Mayor de Pampaneira, en plena Alpujarra granaína, imágenes a las que corresponde el video. Un año más tarde, en mayo de 1977, Carlos Cano (1946-2000) actuaría en directo en la televisión pública cambiando algunas partes de la letra.

El himno de la alegría, Miguel Ríos

Otro granaíno, Miguel Ríos (1944) grabaría en 1969 El Himno a la alegría, una adaptación del último movimiento de la novena sinfonía de Beethoven, que se convertiría en el mayor éxito de toda su carrera. Grabado en inglés con el título A Song of Joy, alcanzó fama mundial en 1970, vendiendo siete millones de copias en todo el mundo y llegando a n.º 1 en Estados Unidos, Alemania, Francia, Italia, Suiza y Reino Unido, alcanzando un gran éxito en otros como Japón, Suecia, Austria, Holanda y Canadá.

La letra de la canción del compositor argentino Waldo de los Ríos, caló en una España que empezaba a dar los primeros pasos hacia la democracia y en un mundo que manifestaba cada vez más sus ansias de paz, y libertad y de una sociedad más igualitaria, en contra de la Guerra de Vietnam, el conflicto racial en EE.UU o la Revolución de 1968.