• Jueves, 14 de Diciembre de 2017

LA HISTORIA DE ELIO Y MÓNICA

Blogger de viajes, la experiencia es lo que importa

Nuestro viaje de hoy lo hacemos de la mano de dos bloggers, Elio (61 años) y Mónica (60). Él trabajó toda su vida como planchador en una empresa textil, y ella, en una compañía aérea, pero a los dos les une su espíritu viajero que les lleva a transitar por distintos territorios de la península y del mundo para luego contárnoslo.

Abilio tomando una imagen de la ermita de San Frutos.
Abilio tomando una imagen de la ermita de San Frutos.

La mañana se levantó fría, y una fina capa de hielo blanqueaba los campos segovianos. El sol empieza a calentar un poco cuando llego a la ermita de San Frutos, donde he quedado con Abilio, autor del blog de viajes ElliodeAbi.com.

A Abilio siempre le ha gustado la montaña, todas sus escapadas tenían hasta hace poco tiempo como destino una cumbre. Hoy una lesión en el pie le impide subir, y le impediría moverse de no ser por su espíritu y su carácter.

A los 55 años, Abilio y cien compañeros más se quedaron en la calle, tras cerrar la fábrica textil en la que había trabajado planchando trajes toda su vida. Tras pasar años buscando un nuevo empleo sin mucho éxito, acaba de prejubilarse con 61 años. Su afición a la fotografía, heredada de su padre, “le salvó” de la depresión, en la que muchos de sus compañeros cayeron: “como dice mi mujer, lo que te gastas en viajes, nos lo ahorramos en pastillas”, nos cuenta con humor. Eso y empezar a “trastear” con el ordenador le llevaron a abrir su blog, “descubrí un día una entrada que ponía como `Hacer un blog en tres pasos´ y me puse a ello”.

Abilio en Las Hoces del Duratón. Enfrente la ermita de San Frutos.

Desde entonces no ha parado de recorrer todos los rincones de Castilla y León, especialmente el norte de Burgos donde vive; Asturias, País Vasco, etcétera, acompañado de su mujer, siempre que su trabajo se lo permite, o bien solo. Le gustan sobre todo las cascadas, y repite destino frecuentemente aunque en distinta época del año, porque “siempre ves cosas nuevas, y las ves de diferente forma”.

Hasta mil entradas tiene ya editadas en su blog en las que ofrece información sobre qué ver, qué comer, y sus sensaciones sobre las escapadas que realiza. ¿Ir en viaje organizado? “¡Ni hablar!, te pierdes muchas cosas, sobre todo el contacto con la gente del lugar”.

La conversación nos lleva hasta un mirador desde donde vemos las Hoces del río Duratón y la ermita a lo lejos. El vuelo de los buitres, sobre nuestras cabezas nos permite oír el ruido de sus alas al batirse. A lo lejos una treintena, sobrevuela en círculos aprovechando las corrientes de aire.

Llegamos a la ermita y en la entrada nos detenemos a leer la información que hay sobre el lugar y sobre San Frutos. Comentamos sorprendidos la edad en la que murió este santo, 73 años, muy longevo para la Edad Media y para las duras condiciones en las que tuvo que vivir en este lugar.

A lo lejos se divisan los restos de un monasterio, donde se dirige Abilio, yo me despido de él, aunque unos días más tarde ya he podido leer en su blog qué descubrió y qué vio.

El mismo día que leo la entrada en el blog de Abilio sobre la ermita de San Frutos, llamo a Mónica (60 años), autora del blog Mimochilamepesa, para que me cuente sus viajes. Acaba de llegar de Palermo (Sicilia, Italia), donde aterrizó sin apenas tiempo para sacudirse el polvo de Guanajato (Mexico).

Lo raro es `pillar´a Mónica en su casa, aquí os dejo sus planes para los próximos meses: “de momento al Cabo de Gata no lo conozco, conozco Sudan o el Tíbet y no conozco el cabo de Gata ¡suele ser así! -comenta entre risas-. En navidades a la Bretaña francesa a pasarlas con mi familia, soy medio francesa y tengo allí la casa familiar. En enero, -continúa- no viajo porque está Fitur; en febrero me voy a Tanzania; en marzo a Sri Lanka; en abril me voy a la Borgoña y el Perigord; en mayo a Bulgaria; en junio me vuelvo a hacer el camino de Santiago; en julio a Azores; en agosto a Groenlandia, en octubre a Ruanda…”.

Mónica se siente en África como en casa.

Y así vuelta a empezar, año tras año. A pesar de haberse recorrido todo el mundo, Mónica no sabría decir con claridad el número de países a los que ha viajado: “No viajo para tachar países, muchas veces he repetido años después en otras circunstancias. Creo que de Asia quitando Afganistán e Irak, lo demás todo; de America no he ido a Bolivia ni a Paraguay; en África, pues casi todo, suelo viajar dos veces al año a este continente, casi necesito ir allí, a mucha gente le da respeto viajar a estos países pero para mí es algo familiar”.

Algo que no es extraño, ya que a pesar de nacer en Valladolid, a los dos años se fue a vivir al Congo Belga (actual Zaire), donde vivió hasta los 18 años edad a la que volvió a España y empezó a trabajar en una compañía aérea. Domina el francés y el inglés, lo que sin duda ella misma reconoce le facilita el viajar, “aunque siempre está la lengua de signos para hacerte entender”. Su vida ha sido siempre viajar, pero desde que dejó de trabajar, lo hace de forma diferente. “Ahora viajo más por mi cuenta, me alojo sobre todo en albergues, y algunos viajes los hago también en una furgoneta. Tiene que ver mucho con buscar otra experiencia de viajar, y disfruto mucho”.

Viaja sola o en ocasiones con algunos amigos, pero no le gusta viajar en grupo, “cuando viajas en grupo realmente estas metida como en una especie de burbuja, mientras que si vas solo estás mucho más abierta a todo, y la gente también se abre más a ti. ¿Qué si alguna vez he tenido algún problema? Nunca. Tengo mucho sentido común, no voy de locuela, me muevo sobre todo de día, y no viajo a sitios conflictivos, y siempre voy con seguro de viaje, esto último es imprescindible”.

¿Y lo de hacerse bloguera cómo fue? Pues en el caso de Mónica fue algo a lo que la animaron otros bloggers a los que alojó una noche en su casa. Para ella lo del blog es algo secundario, “para mí lo importante es el viaje. No quiero que el blog me esclavice y que cuando estoy viendo algo tenga que estar en las redes metiendo información. Prefiero absorber todo lo que vivo y luego contarlo”.

Iglesias, lo que mas le gusta visitar son iglesias. Las últimas, las que ha visto en Palermo, y sobre las que no tardará en colgar información. Mientras, la maleta preparada para su próxima escapada. ¡Buen viaje Mónica, ya nos contarás!

Además de Abilio y Mónica hay otros bloggers experimentados que cuentan sus viajes en las redes, como Pilar (56 años) y Paco (58 años) que se presentan en su blog Turisteandoelmundo, como una pareja de cincuentones viajeros con un lema "Viajar es el único gasto que te hace más rico".

O Isabel Rodríguez, y Mario Ubach, ella enfermera y el médico cirujano jubilado, ambos han trabajado como cooperantes durante 24 años en Chad, India y Congo, y ahora se dedican a `andar´ por el mundo. Su último destino Australia, podéis seguirles en su blog Conmásde70.

La costumbre de viajar solo/a al margen de los viajes organizados se está extendiendo cada vez más, entre las personas mayores de todo el mundo. Un hábito que está calando sobre todo entre la generación del baby boom, y que en países como en Estados Unidos está muy extendido, tanto que incluso algunos de ellos hacen planes para vivir su jubilación viajando, vendiendo su casa, regalando sus enseres y recuperando todo su dinero para inventarse una nueva vida viajando.

La compañía americana de viajes Southwestdiscoveries elabora cada año una lista de las 50 webs de bloggers de viajes hijos del baby boom, nacidos entre 1946 y 1964. En la lista del 2017 hay de todo, algunos de ellos han estado ligados en su vida profesional a los viajes, como periodistas, fotógrafos, escritores; pero a muchos de ellos les mueve las ganas de viajar y conocer mundo. Por cierto, que España es uno de sus destinos favoritos.

Echar un vistazo a los blogs y si alguno os queréis animar a dejar todo por viajar os dejo también este enlace, aquí os dan ideas para planificar vuestra jubilación viajando. Y recordar, lo importante es viajar, el destino es lo de menos.

P.D. Gracias a la Asociación Travel Bloggers de Castilla y León por ponerme en contacto con sus socios Mónica y Abilio.