• Lunes, 18 de Junio de 2018

FLORACIÓN DE LOS MELOCOTONEROS HASTA FINALES DE MARZO

Ruta en malva y rosa por el valle de Cieza

El valle de Cieza (Murcia) se tiñe estos días de malvas, violetas y fucsias con la floración de los melocotoneros. Un espectáculo natural que los ciezanos vienen celebrando desde hace dos años con un amplio programa de actividades diseñado para que el visitante pueda disfrutar de este acontecimiento. Una buena forma de celebrar la primavera.

Foto: Turismo de Cieza.
Foto: Turismo de Cieza.

Mientras media España sigue sufriendo los últimos coletazos del invierno, en Cieza (Murcia) ya empieza a verse y olerse la primavera con la floración de los melocotoneros, que tiñen los campos ciezanos de fucsia, violeta y malva, mezclados con los tonos verdes y marrones de los árboles más tardíos, y el blanco de la flor del ciruelo.

Un espectáculo que suele repetirse cada año durante la última semana de febrero y las dos primeras de marzo, aunque como la naturaleza es la que manda, este año se ha retrasado por el frío prolongándose hasta finales de mes.

Ajenos a este retraso el ayuntamiento de la localidad ha desarrollado por segundo año consecutivo un amplio programa de actividades para promocionar la Floración y atraer visitantes a la localidad.

Numerosas empresas turísticas se han sumado a la iniciativa y ofrecen la posibilidad de disfrutar del espectáculo natural con visitas guiadas a los campos a pie; a vista de pájaro, en parapente o en globo; en segway, en tren turístico, en 4x4 y complementándolo con otras actividades como hacer rafting o piragüismo por el rio Segura o hacer tiro con arco.

mayor_actual_floracionCiezainteriorFoto: Turismo de Cieza.

Si prefieres ir por tu cuenta, hay diseñadas tres rutas de baja dificultad para realizar a pie o en bicicleta: la ruta La Brujilla recorrido circular de 8,9 Km que transcurre entre extensas explotaciones de melocotoneros, y ciruelos; y permite descubrir parte del patrimonio ciezano, como el Museo Molino de Teodoro ubicado en un viejo molino que data del año 1507; y Medina Siyasa, uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del Islam Occidental. Su origen se remonta al siglo XI, alcanzando su esplendor en los siglos XII y XIII, llegando a tener más de 700 casas y 4000 habitantes, estando excavadas hasta la fecha alrededor una veintena de casas de un barrio, conservándose la estructura de las calles principales y adarves. Muchos de los restos encontrados en la Medina se encuentran en el Museo Siyasa, donde hay una reproducción a escala real de las viviendas 6 y 10 de Siyasa. También se recogen los vestigios del arte rupestre desde el Paleolítico a la Edad del Bronce.

Tomando esta ruta podemos desviarnos hasta el Cañón de Almadenes, donde se encuentra la Cueva-Sima de La Serreta uno de los principales atractivos turísticos con los que cuenta el municipio. Declarada Bien de Interés Cultural atesora un legado de pinturas rupestres esquemáticas de incalculable valor. Una joya del arte rupestre, en cuya cavidad aparecen 50 figuras, repartidas en dos paneles y pertenecientes en su totalidad al Arte Rupestre Esquemático. Desde allí puedes también asomarte al balcón colgado que hay de una de las paredes del Cañón de Almadenes desde donde se obtiene una vista única del valle.

mayor_actual_floracionCieza2Foto: Turismo de Cieza.

La segunda ruta transcurre por carretera asfaltada lo que permite hacerla en coche por los parajes conocidos como La Parra, El Horno y El Acho a lo largo de 21 kilómetros que llevan hasta la Ermita del Santo Cristo levantada allí según cuenta la leyenda cuando una pareja de bueyes que transportaba un Cristo Crucificado en una carreta, allá por el 1612, se negó a seguir caminando, lo que todos interpretaron como una señal para levantar allí una ermita donde colocar la imagen. Son muchas las historias que a lo largo de los siglos han cimentado la devoción por el Cristo Crucificado entre los ciezanos, entre otras en 1880 y 1895, bajado en rogativas para que lloviera y paliara la sequía que asolaba los campos. Hoy sólo abandona unos días la ermita antes de Semana Santa para participar en los desfiles procesionales, regresando el 3 de mayo, festividad de la Santa Cruz.

La última ruta de poco más de 7 km, recorre paralela la ribera del Río, atravesando varios puentes que permiten cruzar de una orilla a otra: el puente del Argaz, de Alambre o el Puente de Hierro.

Los visitantes podrán disfrutar también durante estos días de un amplio programa de actividades deportivas, como maratones, regatas, campeonatos de ciclismo, etcétera; culturales, como el Festival de música; o gastronómicas, donde además de menús de floración que ofrecen los restaurantes de la localidad, se celebra la Feria de la Gastronomía de Cieza donde el gran protagonista sin ninguna duda es el melocotón, del que el pasado año se produjeron 200 millones de kilos, en las 90.000 hectáreas dedicadas al cultivo de árboles frutales que hay en el valle de Cieza.

Cerezos en flor

Más tardía llega este año la floración de los cerezos del valle del Jerte (Cáceres) que suele producirse normalmente entre el 20 de marzo al 10 de abril aproximadamente, aunque este año se espera que llegue hasta el 3 de mayo. Más de un millón y medio de cerezos en flor plantados en terrazas de distintas alturas, ofrecen durante esos días un espectáculo natural único, cubriendo con gran manto blanco todo el valle.

Coincidiendo con la floración, se celebra desde hace años la Fiesta de Interés Turístico Nacional del Cerezo en Flor, inaugurándose este año en  Cabrero, el 23 de marzo y se clausurará en Tornavacas, el 7 de abril.

Lo ideal para ver la floración es hacer un recorrido por todos los pueblos que componen el valle: Piornal, Jerte, Cabezuela del Valle, Tornavacas, Rebolla, o Valdastillas, entre otros, lo que te permitirá también descubrir su rico patrimonio cultural y natural.

La primavera está despertando, y sea en blanco o en malva, te animamos al salir al campo y disfrutarla. Buen viaje!