• Jueves, 19 de Julio de 2018

A los beneficios del Pilates tradicional, hay que sumar su práctica en suspensión, encima de un columpio, añadiendo un aspecto lúdico al ejercicio que favorece la reducción del estrés y la relajación. Además los ejercicios en inversión, ejercen un efecto drenante y favorece la circulación de las piernas.

Si a la práctica del Pilates tradicional unimos los beneficios del trabajo en suspensión con un columpio, estamos hablando de Pilates aéreo. Una actividad que se basa en los mismos principios que componen el Pilates tradicional, concentración, fluidez, control, respiración, precisión y centro. Este último hace referencia a la parte central del cuerpo formada por los músculos del abdomen y la espalda. 

Está compuesto de un grupo de ejercicios que destacan por su lentitud, suavidad y precisión. Gracias al uso de un columpio hecho a partir de una hamaca con dos brazos y tres agarres en cada uno, permite realizar ciertos movimientos y alcanzar determinadas posiciones que no se pueden llevar a cabo en el suelo o con máquinas, siendo necesaria la suspensión parcial o total para conseguir beneficiarse de ellos.

mayor_actual_pilates aereo 1

Beneficios del Pilates aéreo

El uso del columpio implica una nueva forma de practicar y disfrutar del Pilates y nos abre un mundo de posibilidades. Además del factor lúdico, de la variación respecto a los ejercicios que se hacen en suelo, de la sensación de volar y suspenderse en el aire, los columpios ofrecen importantes beneficios.

El trabajo en suspensión, además de tonificar todo el cuerpo, nos permite hacer posiciones imposibles en suelo. Es necesaria una mayor activación del core o centro del cuerpo y de la cintura escapular para mantener una posición estable, lo que mejora la postura y previene problemas de espalda. Trabajamos fuerza y elasticidad de forma más intensa y efectiva.

Las posturas invertidas nos permiten descomprimir las articulaciones, aligerar la presión, favorecer el retorno venoso y mejorar la circulación gracias al efecto drenante que tienen ciertas posturas con las piernas elevadas.

También permite estirar la espalda sin esfuerzo, tiene un importante efecto antiestrés y favorece la relajación. Mejora el tono vital y el humor por la sensación que produce hacer ejercicio en suspensión y lo divertida que resulta la actividad.

La realización de los ejercicios requiere una gran capacidad de concentración, lo que afecta a ciertos aspectos mentales como la memoria a medio y largo plazo, favoreciendo las conexiones cerebrales. En general es una disciplina que permite disminuir tanto las tensiones emocionales como las del plano más físico.

mayor_actual_pilates aereo 2

Cómo son las sesiones

Las sesiones suelen durar una hora y constan de tres partes: calentamiento, parte principal con los diferentes ejercicios y relajación final. En la parte principal se trabajan diferentes grupos musculares. Las sesiones son variadas para que haya un mayor trabajo y evolución del propio cuerpo.

Teniendo en cuenta que cada persona y cada cuerpo es diferente, los ejercicios se adaptan a las necesidades de cada uno, por lo que es un método dirigido a todo el mundo: para los que no practican deporte y para los que lo hacen con intensidad. Para personas con estrés, cansadas y poco flexibles. No hay limitaciones de edad ni físicas. Es, en definitiva, una técnica de la que todos nos podemos beneficiar.

En general tienen una duración aproximada de una hora. Es preferible a los 45 minutos, ya que así se pueden desarrollar de una manera adecuada las tres partes que componen cada sesión completa. Se comienza con un calentamiento para evitar cualquier tipo de lesión, continuando con la realización de los ejercicios principales que conforman la clase y, para terminar con los ejercicios de relajación.

Durante la parte que agrupa los ejercicios principales, se trabajará por diferentes grupos musculares, realizándolos gracias al columpio con diferente intensidad, de acuerdo a la forma física y al ritmo que quiera imponerse cada uno.