• Miércoles, 20 de Junio de 2018

Cuando compramos un coche nuevo, nos preocupamos de limpiarlo constantemente, hacer las revisiones periódicas, revisar los niveles de agua y aceite, presión de los neumáticos… Estos cuidados hacen que nuestro vehículo cumpla con su función durante mucho tiempo. Si no nos preocupamos de un buen mantenimiento del coche, el uso y el desgaste harán que su vida útil sea más corta. Con el cuerpo humano ocurre lo mismo, si no cuidamos nuestra alimentación, hacemos ejercicio regularmente y no mantenemos nuestra mente activa, nuestra vida “útil” será más corta.

Con el avance de la edad surgen muchas enfermedades que se relacionan con un estilo de vida sedentario, como la artritis, hipertensión, osteoporosis, dolores de espalda, aumento de grasa corporal, problemas de visión, mala circulación sanguínea… El yoga es una forma de mantenernos activos y equilibrados y nos ayudará a mejorar nuestra calidad de vida.

mayor_actual_YogaEncarna, 70 años, realizando la postura sobre la cabeza o sirsasana.

La práctica de yoga es relajante y nos ofrece la oportunidad de dejar atrás las preocupaciones y el estrés, permitiéndonos centrarnos en nuestro cuerpo, en nuestra mente, en nuestra respiración. Después de la práctica de yoga, los problemas y las preocupaciones, seguirán ahí, pero los afrontaremos de otra manera.

Si practicamos yoga con frecuencia mejorará la calidad del sueño, aumentará nuestra fuerza, mejorará el control del azúcar en sangre y la función pulmonar. Podremos reducir problemas de hipertensión y nos ayudará a reducir el exceso de peso. Nuestro estado de ánimo mejorará y dispondremos de herramientas para afrontar la ansiedad. Disminuirán los dolores de espalda y los problemas respiratorios. Sus beneficios son indudables.

Si estás pensando en practicar yoga, no importa los años que tengas ni tus impedimentos físicos, solo tu actitud y tus deseos de vivir una vida más feliz, más tranquila y más plena.

Busca cerca de tu casa dónde dan clases de yoga, será una experiencia reveladora para ti. ¡Te lo mereces!