• Viernes, 16 de Noviembre de 2018

ENTREVISTA A Mª ÁNGELES DURAN, PROFESORA E INVESTIGADORA DEL CSIC

"El problema de los cuidados es estructural, no es algo que puedan resolver las familias"

La profesora y Premio Nacional de Investigación, Ángeles Duran publicará próximamente “La riqueza invisible del cuidado”, en el que analiza a los cuidadores como nuevo grupo social. De momento augura que los conflictos sociales, del que ella denomina cuidatoriado, aumentarán a corto plazo.

Mª Angeles Durán es catedrática en Sociología, e investigadora en el CSIC, dedicando gran parte de su carrera a estudiar el fenómeno de los cuidados informales, es decir, los que realizan de forma mayoritaria las mujeres en favor de sus familiares dependientes. Está ultimando la publicación de "La riqueza invisible del cuidado" donde analiza el valor económico y social de lo que denomina el "cuidatoriado".

¿Cuando habla de cuidatoriado a qué se refiere?

Me refiero a que las sociedades modernas tienen un grupo de población de edad avanzada muy importante que necesita muchos cuidados. Pero el coste del cuidado es muy alto, y el sistema que rige en estas sociedades es el capitalista, donde manda la variable coste/beneficio, y a la mayor parte de las entidades privadas no les vale la pena como negocio, porque la clientela potencial no puede pagar esos costes.

El cuidatoriado es la clase social -por llamarla así, porque todavía está emergiendo y aún tiene muy poca conciencia de clase- o es el sector de la población que estructuralmente se ocupa de cuidar y lo hace por dos motivos distintos: en unos casos a través del mercado de trabajo, y en ese caso su inmensa mayoría son inmigrantes que ocupan los niveles más bajos del mercado de trabajo; y la mayor parte del sector, constituida por los familiares de las personas enfermas, sobre todo personas crónicas ancianas y lo hacen por una obligación moral, pero están peor cubiertos que cualquier otro ciudadano respecto a derechos (derecho a la Seguridad Social, al descanso, a todo tipo de protección).

O sea que la componen estos dos grandes sectores: por una parte cuidadores asalariados y por otra cuidadores no remunerados. Pero son los que se ocupan de modo habitual de personas muy demandantes de cuidados con escasa capacidad de pago a través del mercado.

¿El perfil de los cuidadores siguen siendo mujeres, con baja cualificación o que han tenido que abandonar su trabajo? 

Esto último es cada vez mas frecuente y además son poco cualificadas según se mire, porque en lo que están haciendo son muy cualificadas porque tienen mucha experiencia y sentido del deber y sentido de hacerlo lo mejor posible. Eso se traduce en la práctica en una cualificación excelente que no quiero decir que esté baremada por una Universidad, o por el sistema educativo de concesión de títulos, pero tienen una alta cualificación.

¿Los cambios sociales que estamos viviendo cree que hará que se incorporen los hombres a los cuidados?

Llevamos bastante tiempo en el que la mujer se ha incorporado al mercado laboral y la entrada de los hombres ha sido moderada. Es cierto que hay hombres que cuidan pero proporcionalmente son muy pocos, además la demanda fuerte sucede con las personas de edad muy avanzada que necesitan atención 24 horas, los 365 días del año. Y a las personas de edad muy avanzada les cuidan sobre todo personas que o ya se han jubilado o han tenido que jubilarse solo por ese motivo, con lo que no hay tantos hombres. Se sigue tirando mucho mas de la mujer para que se jubile o una vez que lo está, se dedique a cuidar, que sobre los hombres que están en unas circunstancias parecidas.

Teóricamente debería de facilitarlo pero la práctica de estos años en los que ya debería haberse notado un cambio importante, sigue habiendo una inercia muy fuerte de tradición cultural.

¿Esta situación es igual en el resto de Europa?

Hasta ahora las familias en el área mediterránea tienen unos núcleos mas intensos de relación no solo inmediata de padres-hijos, sino también en 2ª, 3ª y 4ª generación y más extensas también (primos, tíos). Las redes familiares son todavía más fuertes en el área mediterránea y en el sur de Europa que en el norte. En cambio el norte, sobre todo, el norte Escandinavo, porque los países del este tienen muchísimos problemas, los que solemos tomar como modelo que son los escandinavos, si han desarrollado unos servicios públicos muy potentes y ahí se nota. Esas socialdemocracias realmente han puesto el tema del cuidado en un lugar muy preferente respecto lo que lo han hecho la mayoría de los países mediterráneos, y en cambio allí esta menos desarrollado el cuidado familiar.

¿Cuánto representa el cuidado en el PIB, está cuantificado?

Sí, es una cosa imprescindible si se quiere hacer cualquier análisis económico. Lo que sucede es que en este momento, por ejemplo en el libro La riqueza invisible del cuidado que voy a publicar próximamente, le dedico un capitulo completo solamente al concepto de cuidado y a los indicadores de cuidado.

Ahora mismo es un terreno en el que no encuentras dos investigaciones que utilicen la misma definición de cuidado, ni los mismos indicadores y menos aún que le atribuyan el mismo salario sombra.

Yo creo que este, el del salario, es el mayor problema para hacer cualquier especificación de la demanda, el valor de la producción porque en España se están manejando como equivalente monetario a la hora de cuidar, entre 4 y 30 euros. Por lo que una misma estimación, suponiendo que nos pusiéramos de acuerdo en la cantidad de tiempo, no se parece en nada si lo multiplicas por 4, que si lo multiplicas por 30.

Lo primero que hace falta en estos momentos a efectos de investigación es precisar conceptos e indicadores.

¿Cuánto debería ganar un cuidador?

El problema que hay es que hay una demanda muy alta de cuidados, para una sociedad que no está dispuesta a dedicarle los recursos públicos y que precisamente en esos casos tampoco dispone de recursos privados, como para atender esa demanda.

Según la encuesta del uso del tiempo del INE del año 2012, resulta que el tiempo dedicado a la familia es un 30% más alto que el tiempo dedicado al mercado de trabajo. El problema está en cómo, en una economía de mercado en la que el tiempo dedicado al mercado es un 30% más bajo, se puede pagar todo el que se dedica al cuidado fuera del mercado.

Es decir, si el número de horas que en España se ponen en el mercado de trabajo, vamos a suponer que fuera un millón al año, el que se consumen al año en hogar y familia según el INE sería de 1.300.000. El tema es, como del millón de horas que pones en el mercado, pagas las que se consumen en el hogar. Es más importante el sector no monitorizado en España que el monitorizado. Lo que sucede es que como no le damos valor, es invisible, es inexistente parece que fuera gratuito y eterno, pero¡no lo es!

Es muy importante, y cuando de lo que se trata, por ejemplo es lo que intentó la Ley de Dependencia hacer trasvases entre un sector y otro, pero en cuanto intentas remediar las necesidades mas graves del sector no monitorizado, el mordisco que le tienes que dar al monitorizado es muy grande.

La productividad en el sector monitorizado tendría que ser enorme (mucha tecnología, mucho capital), como para producir un excedente tan grande que pudiera resolver de manera muy importante las demandas del sector no monitorizado.

Entonces ¿Qué es lo que se hace? Como no existe esa productividad en el sector monitorizado se recurre al trabajo gratuito, sobre todo de las mujeres, o al trabajo mal pagado de los inmigrantes. Es un problema estructural, no es algo que lo puedan resolver las familias.

La cuestión no es ¿Cuánto habría que pagar?, el problema está en quien lo paga.

¿Por donde pasa la solución, aumentar la recaudación, nuevos impuestos?

Es un tema tan importante, es que es el primer tema diría yo. Afecta absolutamente a todos los ministerios, a todas las estructuras productivas y no basta con una medida, hay que tomar simultáneamente medidas muy distintas. Por ejemplo la redistribución entre géneros, teniendo en cuenta como va a aumentar la demanda de cuidados en los próximos años debido al envejecimiento y si siguen siendo las mujeres las que se hacen cargo de la mayor parte del cuidado ¿Cuál va a ser la carga por mujer que va a tener que soportar de cuidado a personas dependientes? Es totalmente imposible que lo hagan.

Entonces, la primera solución sería repartir la carga entre hombres y mujeres; la segunda repartirla generacionalmente, porque ahora está super cargada en la generación mayor y los jóvenes participan muy poco del cuidado.

Y luego seguiríamos, pero las primeras estas dos, que no afectan a las relaciones del sector monitorizado y el no monitorizado, afecta solo a este ultimo que ahora mismo además de ser grandísimo esta muy mal distribuido, la carga se distribuye de forma muy injusta entre un sector de la población nada mas.

¿Habría por tanto que regularlo para evitar esta desigualdad?

Ese es un tema muy, muy complicado, debido precisamente al tema de la baja productividad en el sector monitorizado. Imagina que eres empresaria/o, contratas a alguien para que cuide, lo primero que tienes que hacer es pagar la Seguridad Social y el salario mínimo, ya te has puesto en casi 800-900 euros eso en supuestos mínimos. A continuación tienes que encontrar un cliente que te lo pague, los clientes que mas lo necesitan solamente tienen de pensión de 600 a 800 euros, y además no les basta con un solo cuidador, porque son los grandes dependientes y si estuviesen en un centro público el cálculo es que harían falta cuatro personas por gran dependiente. ¿Con que pensión de 1.000 euros puedes pagar cuatro cuidadores?¡Imposible!

Imagínate que lo intentas resolver, regulando el mercado y diciendo que todo el mundo debe cobrar por lo menos el mínimo y estar las horas reglamentarias (no más de ocho diarias, 40, 45 a la semana, lo que diga el convenio del sector) ¿Cuántos trabajadores necesitaría pagar?

De modo que ahora lo que tienes es un sector semi regulado, en el que la mayor parte del trabajo se hace desreguladamente. Y ha habido muchísimos conflictos el año pasado de los cuidadores remunerados porque en cuanto es una empresa, o una entidad publica la que se encarga del cuidado, se sindicalizan, adquieren conciencia de grupo, y organizan conflictos colectivos, y piden que se les pague por lo menos lo legal ¿no?

Ahora la demanda es muchísimo mayor que los recursos que tenemos.

¿El sector de los cuidados es rentable y estratégico para la creación de empleo?

Desde mi punto de vista, por ejemplo el Observatorio de la Dependencia es muy optimista cuando habla de la capacidad de generación de empleo, y respecto al cálculo que han hecho del sector de los cuidados. No es ni mucho menos tan rentable, no produce tanto empleo, y el que produce es de pésima calidad por lo que es imaginable que vaya a haber conflictos sociales a medio plazo muy fuertes, no hay más que ver el incremento que ha habido en los dos últimos años.

Un conflicto que no se produce en los hogares porque está muy disperso el trabajador y tiene unas condiciones de casi familiaridad, pero sobre todo porque está muy disperso. En cuanto se organizan porque tienen un contratante único, bien el ayuntamiento o una empresa subsididaria, entonces ya se pueden organizar y hacer huelgas. Y es un sector que se ha vuelto muy conflictivo, porque esta a mucha distancia del resto de los trabajadores.

Es un tema estructural, de un calado muy hondo y no hay una respuesta única. Lo importante es tomar conciencia, sobre todo de ese carácter económico, porque el aspecto moral lo tenemos muy claro.

¿Somos conscientes sobre lo que esta pasando, tanto la sociedad como los gobernantes?

No se quiere pensar en ello. La gente que genera opinión es gente sobre todo de edades intermedias o jóvenes, entonces el problema lo ven lejano y además el problema esta que en cuanto reconoces que el problema existe te sientes interpelado moral y políticamente. ¿Cómo puedo consentir que esta gente esté así? Y sabes que te toca aumentar impuestos, servicios públicos, lo que sea…, y te toca ceder parte de los privilegios que ahora tienes, por no ocuparte de ese tema.

¿Se esta obviando el problema de los futuros cuidados?

Estamos unos cuantos, peleando constantemente para ponerlo en evidencia porque es un cambio estructural básico de nuestra sociedad.

Esto se esta viendo mucho mas desde la sociología que desde la economía, ya que los recursos que no pasan por mercado, o la demanda que no se satisface a través del mercado, es como sino existiera. Entonces nos salen los economistas hablando del cuidado y te hablan básicamente del cuidado que se presta en residencias, o de las pensiones, pero para nada se dan cuenta que del orden del 70-80% del cuidado, no es un cuidador remunerado y por tanto, no tiene cabida en la economía capitalista.

Además a lo que no se contabiliza ¿Habría que sumar lo que se deja de producir?

Claro, pero por ahora se esta produciendo un ajuste y el cuidado recae sobre todo en aquellos que ya están expulsados del mercado de trabajo. La carga mas fuerte la hacen mujeres de más de 60 años, teóricamente estan jubiladas, aunque en la práctica están trabajando en muchos casos mucho mas, de lo que toleraría cualquier convenio colectivo.