• Miércoles, 19 de Diciembre de 2018

INTERVENCIÓN DEL PRESIDENTE DE LA SEGG EN EL CONGRESO

"En España hay más una brecha que un espacio sociosanitario"

El presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, Jose Antonio López Trigo, aborda en el Congreso la situación de los cuidados a personas mayores en España.

Jose Antonio López Trigo durante su intervención.
Jose Antonio López Trigo durante su intervención.

El presidente de la SEGG, Jose Antonio López Trigo, ha comparecido ante la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso para explicar la situación actual de los cuidados a mayores en España.

López Trigo ha señalado que hay que "no hay que gastar más, hay que gastar mejor. Hay que reorientar el gasto porque nuestro modelo de atención actual es caro. No atendamos a las personas donde no tienen que estar, atendamos a las personas donde las vamos a atender bien, con un servicio de proximidad en la atención. No se trata de tener a personas en camas hospitalarias de agudos que cuestan 700 euros diarios, cuando posiblemente pueden estar perfectamente atendidos por sus equipos de atención primaria, con el apoyo de una consultoría geriátrica y con el apoyo de un hospital detrás si fuera necesario", afirmó.

Para el geriatra, "en nuestro país hay modelos que funcionan perfectamente, como la hospitalización a domicilio, que están infrautilizados. Hay neumólogos que pueden tratar a las personas en sus casas, hay nefrólogos que hacen diálisis en el domicilio, hay médicos de familia, hay geriatras, hay internistas... tenemos opciones magníficas".

"También hay modelos intermedios, -continuó en su exposición- como son las unidades de estancias diurnas, que son bien baratas, y que muchas de ellas tienen carácter de rehabilitación para personas que hayan tenido una fractura, un ictus o un problema cardíaco, van magníficamente bien y son muchísimo más baratas que cualquier otro sistema de atención y, además, son tremendamente eficaces".

El doctor Trigo señaló a los diputados que "hay que aprovechar las nuevas tecnologías. Existen experiencias magníficas de telemedicina donde personas mayores que viven en una institución se conectan con los servicios de dermatología o de radiología de un hospital, recibes el informe, recibes la imagen y no desplazas a la persona, se deben desplazar los servicios siempre antes que las personas".

Interpelado sobre el número de geriatras en formación necesarios en España dijo que "la respuesta es simple, aquellos que se vayan a dedicar a la geriatría cuando terminen. En la actualidad hay 1.250 geriatras en España, para atender a una población de más de 8 millones de personas mayores, y cada año se convocan únicamente 72 plazas de geriatras. Yo, con que hubiese 125 geriatras en formación cada año, que es lo que puede absorber el sistema, me conformaría. Ahora mismo hay CCAA que están ofertando plazas de geriatría, y no hay geriatras. No pedimos que haya tantos como pediatras, que son muchos más, aunque hay muchos menos niños. En Castilla y León hay nueve geriatras, y es una de las CCAA más envejecidas junto con Galicia".

En este sentido, precisó que "hay pocos geriatras, y si yo tuviera que priorizar los pondría en los servicios de urgencia, porque evitan el 70% ingresos de personas mayores en los hospitales. Un hospital es lo más inhóspito del mundo para una persona mayor. Un filtro en admisión consigue que no ingrese nadie para hacerse pruebas, sino que necesite un tratamiento en fase aguda, y también consiguen que cuando se ingresa bien, no se reingresa. Hay que integrar a geriatras en los equipos de atención primaria, para que la persona mayor no tenga que ir a un hospital para una revisión".

Respecto al espacio socio-sanitario remarcó que "ahora mismo es más una brecha que un espacio. Es algo donde los dos sistemas van depositando situaciones que les cuesta trabajo manejar. Por fortuna estamos asistiendo a mejoras en la coordinación, pero básicamente gracias a los profesionales, que entendemos que en ocasiones no es malo saltarse alguna barrera para mejorar cosas. Hay que romper los dos compartimentos estancos. Yo entiendo que no es un problema de recursos, es un problema de gestionar mejor lo que estamos haciendo, porque invertimos mucho dinero en cada carril, pero no logramos que los carriles sean convergentes en ningún momento".

En cuanto a la atención a pacientes crónicos incidió en que "es necesario mejorar la rehabilitación. Es la esencia en el tratamiento de pacientes con enfermedades crónicas para mejorar su funcionalidad y su calidad de vida. Hay que coordinar mejor los procesos y utilizar mejor los recursos para mejorar la capacidad funcional de los pacientes. Tenemos hospitales con 18 neurocirujanos con una media de intervención de 1,2 por mes, hospitales donde el 80% de los pacientes son mayores, y donde no hay geriatras".

Terminó su intervención señalando que "hay que poner las miras en la funcionalidad del paciente, y no en hacer un listado de enfermedades y de tratamientos farmacológicos, porque eso está comprobado no ayuda a mejorar la calidad de vida de los mayores".