• Miércoles, 19 de Diciembre de 2018

SEGÚN UN ESTUDIO DE LA FUNDACIÓN MATÍA

La realidad virtual mejora el bienestar de las personas con demencia

La realidad virtual se presenta como una nueva herramienta para mejorar el bienestar de las personas con demencias avanzadas, especialmente si los contenidos que visualizan están adaptados a sus biografías.

En la imagen, residente visualizando una playa de Euskadi. (Foto: video Youtube de Oroi).
En la imagen, residente visualizando una playa de Euskadi. (Foto: video Youtube de Oroi).

La Fundación Matía ha presentado los resultados del estudio Efectos en el bienestar y la implicación de personas con demencia avanzada, de la visualización de contenidos personalizados de realidad virtual. Un estudio cualitativo de cuatro casos, en el que han colaborado además de residentes del centro gerontológico que la Fundación tiene en Zumaia, y profesionales del Instituto Matía; la empresa Oroi, creadora de los contenidos.

La novedad y singularidad de este estudio radica, por una parte, en el uso de Realidad Virtual con personas con demencias avanzadas, y por otra, en que tiene su objetivo en la mejora del bienestar de estas personas, a diferencia de la mayoría de estudios encontrados, que aplican esta técnica para la estimulación de capacidades cognitivas.

Tomando como base el modelo de la Atención Centrada en la Persona ACP, se crearon contenidos personalizados y basados en la historia de vida de los participantes, teniendo en cuenta sus gustos y preferencias, para verlos posteriormente a través de las gafas de realidad virtual, con el objetivo de mejorar su bienestar y su implicación.

Para comprobar el efecto de estos contenidos frente a otras opciones de estimulación, se crearon cuatro condiciones experimentales: sin estimulación, estimulación con música clásica escuchada con auriculares (El Danubio azul, de Strauss), visualización de contenido neutral de realidad virtual (paisajes naturales) y, por último, visualización de contenido de realidad virtual personalizado.

Resultados 

 

Los investigadores, observaron que la implicación de las personas participantes había aumentado independientemente del tipo de actividad al que estuvieran expuestas con respecto a la situación sin estimulación, orientando su atención, respondiendo a los estímulos o conversando sobre ellos. Y dos de ellos, además, mostraron indicadores de bienestar en la situación de realidad virtual personalizada (expresión facial y verbal de bienestar, satisfacción, alegría y aceptación o búsqueda de contacto físico).

En definitiva, el estudio muestra que la personalización de la intervención ajustada a las características de la historia de vida de cada persona supone el factor diferencial, teniendo un mayor efecto en la implicación con una actividad y la expresión de bienestar.

Es importante señalar que, aunque se trata de un estudio de cuatro casos, con limitaciones metodológicas, la experiencia de la estimulación en personas con demencia avanzada con el objetivo de aumentar sus indicadores de bienestar emocional e implicación con el entorno, ha mostrado resultados alentadores para seguir trabajando en esta línea.