• Lunes, 22 de Octubre de 2018

PIDEN EL INGRESO DE 200 PROFESIONALES EN LA PLANTILLA, SINO “HABRÁ CONFLICTO LABORAL”

El sindicato CSIF califica de `auténtica bomba de relojería´ la situación que se vive en los centros del Imserso

El sindicato CSIF ha presentado un informe en el que denuncia la falta de personal en todos los centros dependientes del Imserso, exigiendo un plan de choque para el ingreso de 200 profesionales en toda España; además de una equiparación salarial con respecto a los profesionales contratados por Sanidad; y medidas para la conciliación familiar. Si no, amenazan con que “habrá conflicto laboral”.

En la imagen el CRE San Andrés de Rabanedo (León).
En la imagen el CRE San Andrés de Rabanedo (León).

Según la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) actualmente existen 127 plazas sin cubrir en los 18 centros de atención sociosanitaria dependientes del Imserso, de los que aproximadamente el 80 % serían de atención directa.

La falta de personal se debería según el sindicato a “la falta de conciencia por parte de la Dirección General de Función Pública que se ha negado de forma reiterada a autorizar la cobertura de las vacantes existentes provocadas por Incapacidad temporal, jubilaciones, etcétera; no amortizadas, pese a la existencia de crédito suficiente”.

Una situación que podría agravarse ante la próxima jubilación en el mes de diciembre de unas 50 trabajadoras, lo que situaría en cerca de 200, el número de plazas sin cubrir.

A todo ello, se suma la “salida-huida en los diferentes concursos de traslados, -en estos Centros la gente se va pero nadie pide venir-, las jubilaciones y excedencias no cubiertas, todo ello sumado al envejecimiento de la población laboral, con una media de edad de 56 años”, añade CSIF en un comunicado.

Una situación que afecta especialmente a las profesionales de estos centros, teniendo en cuenta que el 85% de su plantilla son mujeres; registrándose un alto índice de situaciones de incapacidad temporal (IT), debido al desgaste físico por la carga excesiva de trabajo, que están llevando a estos centros a un estado caótico.

CSIF califica de “auténtica bomba de relojería” lo que se vive hoy en los centros; y asegura que de no solucionarse pronto el problema con “un replanteamiento de las plantillas y cobertura urgente de las vacantes, acompañado de un aumento del crédito para el capítulo I del gasto que permita la contratación, iremos de manera irremediable al conflicto laboral”.

Según cálculos de CSIF, cada profesional socio sanitario debe atender de media a 6/10 personas.

Y pone como ejemplo, algunos centros donde con una media de 130 residentes, sólo cuenta con un empleado público, generalmente con la categoría de ayudante de cocina (ya que no se contratan cocineros), para la elaboración de comida durante los fines de semana o en los turnos de tarde; realizando funciones que no son de su competencia y sin que les retribuya en base a la responsabilidad que asumen.

En otros sólo hay dos enfermeras y un médico, en los turnos de mañana para atender a todos los residentes; y sólo una enfermera, por las tardes, noches y fines de semana; lo que impide que el personal pueda asistir a cursos de formación, disponer del plan concilia, moscosos y vacaciones.

Sobre este punto, el sindicato ha querido recordar algunas de las sentencias favorables que obtuvo en los juzgados contra el Imserso, reconociendo el derecho de los trabajadores a la flexibilidad horaria para que pudieran conciliar (Juzgado de lo Social número 13 de Madrid en el 2015).

Situación en los CRE

mayor_actual_centroLangreoEn el año 2009 se inició la construcción de este Centro en Langreo, por el camino ha perdido el nombre con el que se le inauguró `Stephen Hawking´al no obtener la autorización para usarlo; y está a la espera de ser abierto antes de final de año, después de que el pasado 25 de abril se publicará en el BOE la orden de creación de su equipamiento.

Plazas vacantes

En cuanto a la situación en los Centros de Referencia Estatal (CRE) creados con el fin de promover la mejora de la calidad y eficacia de los recursos dirigidos a personas con discapacidad y/o de personas mayores en situación de riesgo o dependencia; el sindicato denuncia plazas vacantes y la falta de cobertura en todos ellos; con un promedio en la tasa de cobertura del 10 % entre vacantes y bajas por IT /mes.

Según sus datos, en el CRE San Andrés de Rabanedo (León), con una plantilla de 98 empleados públicos, actualmente habría dos vacantes; y 21 plazas de Auxiliares de Enfermería, sin cubrir desde el año 2016.

En el CRE Alzheimer de Salamanca, con 68 empleados públicos, habría tres vacantes. En el Centro de Referencia Estatal de Ayuda al Daño Cerebral (CEADAC) en Madrid; con 130 empleados públicos, habría seis vacantes actuales, cubriéndose únicamente las IT, de larga duración (de un año en adelante), lo que según el sindicato frena “la entrada de usuarios por no tener capacidad humana para la atención de todos los demandantes”.

Centros cerrados

Además de la falta de personal y cobertura de las bajas en estos Centros, CSIF, denuncia la creación y dotación de otros tres centros que a día de hoy continúan cerrados, y cuyos costes de mantenimiento y seguridad sigue asumiendo el Imserso; como la llamada Ciudad del Mayor, el CRED de León cuyas obras finalizaron en 2012; el de Soria; y el Centro de Discapacidades Neurológicas de Langreo. Mientras el servicio del de Valencia, fue externalizado a una entidad privada.

Menores salarios

El sindicato denuncia en su largo comunicado sobre la situación de los centros dependientes del Imserso, las diferencias salariales que hay entre los empleados contratados directamente por este organismo, y los que contrata el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria, dependiente del Ministerio de Sanidad.

Así una Enfermera/DUE del Imserso en Melilla con los mismos complementos de residencia y por turnos percibe un 35% menos de salario que una enfermera estatutaria del INGESA.

Una Auxiliar de Enfermeria u Oficial de Actividades Específicas (OAE) contratada por el Imserso percibe un 45 % menos que la que lo está por el INGESA; y un 35% menos en relación a las contratadas directamente por las administraciones autonómicas.

Además de las diferencias salariales, la falta de carrera profesional, y de reconocimiento de la labor profesional por parte de la Administración, son otras de las desfavorables condiciones laborales, que soportan estos dos colectivos que suponen un 75% de la plantilla que trabaja en estos centros.

Centros en Ceuta y Melilla

El Imserso además de los CREA, cuenta con dos centros de atención a personas mayores, en el ámbito territorial de las ciudades autónomas de Ceuta y de Melilla.

En esta última gestiona el Centro Polivalente de Servicios para Personas Mayores, en los que atiende a 140 personas dependientes, de estancia permanente, temporal y diurna, y el Hogar de Melilla. Y además tiene suscrito, un contrato de reserva y ocupación de 90 plazas residenciales para personas mayores, con el Centro Asistencia l de Melilla (85 de estancia permanente y cinco de estancia temporal).

En Ceuta, el Imserso tiene suscritos tres contratos con empresas privadas para prestar esta asistencia: Cocemfe, Hermanos Franciscanos de Cruz Blanca, y la Fundación Gerón. Aquí según los datos del CSIF “existe una amplia lista de espera por no tener contratadas con estas entidades más plazas”.

En el Centro de Melilla y en el CRE de Alzheimer de Salamanca, los usuarios mayores de 55 años son el 100%; mientras en el resto de los Centros se asiste a personas con grandes minusvalías, que envejecen allí, representando el colectivo de mayores un 45 % de media.

El resto de los centros a los que se refiere el informe del CSIF se refiere a los cinco Centros de Atención a Personas con Discapacidad Física (CAMF), con 572 plazas en régimen de internado y 50 medio/pensionistas; y a los seis Centros de Recuperación para Personas con Discapacidad Física y Promoción de la Autonomía Personal (CPAP/CRMF) con 448 plazas internado y 155 medio/pensionistas.

Ver informe completo aquí.