• Miércoles, 19 de Diciembre de 2018

XIII CONGRESO DE LARES

El sistema de dependencia necesita 3.000 millones de euros

El sector no lucrativo de atención a la dependencia reclama un refuerzo de los servicios sociales en la atención a las personas mayores ante el envejecimiento de la población, y cifra en más de 3.000 millones de euros la inversión que necesitaría el sistema de dependencia.

Miriam Rabaneda, viceconsejera de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid; Juan Ignacio Vela, presidente Nacional de Lares, Carmen Orte, directora general del Imserso; y Jiri Horecky, presidente de la Red Europea de Envejecimiento en la inauguración del Congreso.
Miriam Rabaneda, viceconsejera de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid; Juan Ignacio Vela, presidente Nacional de Lares, Carmen Orte, directora general del Imserso; y Jiri Horecky, presidente de la Red Europea de Envejecimiento en la inauguración del Congreso.

El pasado viernes se clausuró en Madrid el XIII Congreso de Lares, la organización que engloba una parte importante del sector no lucrativo de atención a la dependencia. Durante el Congreso se ha reclamado un refuerzo de los servicios sociales en la atención a las personas mayores ante el envejecimiento de la población, y la organización cifra en más de 3.000 millones de euros la inversión que necesitaría el sistema de dependencia.

"La población está envejeciendo; estos cambios demográficos están afectando también a la población española, por lo que es importante que sepamos que la población activa es cada vez menor en relación con las personas mayores", alertó este jueves el presidente de la Red Europea de Envejecimiento (EAN), Jiri Hockery, durante la inauguración del congreso en el Palacio Duques de Pastrana.

El envejecimiento acelerado de la población ha hecho que mientras la crisis destruía empleo en toda Europa, los trabajadores relacionados con los servicios sociales aumentaron en dos millones, con 10 millones de empleados actualmente en este sector a nivel europeo, tal y como explicó Hockery.

Aun así, "nos falta personal en atención a las personas mayores" ante retos tan concretos como la demencia, que "genera un coste económico muy relevante y que se van a duplicar en los próximos 50 años", destacó este experto.

Dependientes en exclusión

Para el presidente de Lares, Juan Ignacio Vela, la prioridad son "las personas dependientes que viven en exclusión social". Por ello, pidió a la sociedad que "reconozca a las personas que se dedican al cuidado de los más frágiles" al lamentar que el sector de los cuidados se caracteriza por su "precariedad".

"No podemos seguir pagando sueldos tan bajos a personas que hacen lo más importante que una persona debería hacer, que es el cuidado", y es que quienes se dedican a los servicios sociales están "maltratados" y, sin embargo, "están cumpliendo la función primera por la cual nos constituimos en comunidades o sociedades", lamentó.

Por su parte, la directora del Imserso, Carmen Orte, señaló la necesidad de "aprender a vivir con el envejecimiento", y alertó de que el 30% de las personas mayores viven solas, sobre todo mujeres. Eso hace que "vamos a tener que aprender a convivir más con nuestro vecino" y llamó a tejer una "red" en los barrios para que los ciudadanos, en "comunidad", presten más atención a aquellos que tienen más años. "Si no le hemos visto regando las plantas, si hace días que no sale de casa; vamos a tener que empezar a preocuparnos por eso", añadió.

Por último, la viceconsejera de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid, Miriam Rabaneda, precisó la necesidad de "implementar herramientas para que las personas mayores tengan la lógica asistencia" que necesitan. Y es que "cada vez vivimos más y debemos cada vez vivir mejor".