• Lunes, 10 de Diciembre de 2018

DATOS DEL INFORME "LAS PENSIONES EN ESPAÑA" DEL CONSEJO GENERAL DE ECONOMISTAS

35 datos económicos reveladores para quedar bien hablando sobre pensiones

Todos los datos que se presentan a continuación han sido extraídos de las aportaciones de economistas de diferentes tendencias ideológicas y defensores de distintos modelos económicos que han colaborado en la edición del estudio del Consejo General de Economistas "Las Pensiones en España".

El Consejo General de Economistas ha publicado el estudio "Las Pensiones en España", que ha dirigido el catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, Guillem López-Casasnovas, en coordinación con un equipo de economistas de diferentes universidades españolas formado por Nacho Álvarez (Autónoma de Madrid) José Ignacio Conde-Ruiz (Complutense de Madrid), Josep González Calvet (Universidad de Barcelona), Montserrat Guillén (Universidad de Barcelona), Sergi Jiménez (Pompeu Fabra) e Ignacio Zubiri (Universidad del País Vasco).

Todos los datos que se presentan a continuación ha sido extraídos de los artículos aportados por los economistas de diferentes tendencias ideológicas y defensores de distintos modelos económicos que han participado en la elaboración del estudio.

1.- El sistema público de pensiones presentó en 2017 un déficit de cerca de 19 mil millones de euros (unos mil euros anuales por afiliado a la Seguridad Social).

2.- España cerró 2017 con 2,2 cotizantes por cada pensionista.

3.- La Comisión Europea estima que en España, durante las próximas décadas, el número de pensiones aumentará desde los 9,6 millones actuales hasta unos 15 millones a mediados de siglo.

4.- De cumplirse las proyecciones de la Comisión Europea (2018), el déficit actual del sistema público de pensiones aumentará a medio y largo plazo desde el 1,6% al 6,3% del PIB en 2050, si no se hacen reformas.

5.- En las últimas dos décadas, a pesar de la enorme variabilidad cíclica de la economía española, los ingresos del sistema de pensiones se han situado alrededor del 10% del PIB.

6.- La tasa de reemplazo de la pensión inicial fue del 78,7% en 2016 en España frente al 46,3% de la UE.

7.- Para el conjunto de España se calcula que, si todo sigue igual, en 2040 el peso de los mayores de 60 años dentro de la población total se doblará, el gasto público necesario para el bienestar de este colectivo pasará del 12,6 al 33,1% del PIB.

De mantener constante el gasto público total hasta 2040, ese incremento desplazaría las políticas públicas destinadas a otros colectivos desde el 68% actual a solo un 28%.

 

8.- De mantener constante el gasto público total hasta 2040, ese incremento desplazaría las políticas públicas destinadas a otros colectivos desde el 68% actual a solo un 28%. En cambio, para incrementar el gasto público de manera que no se produjese ese efecto de sustitución, la presión fiscal tendría que pasar del 38,2% actual al 57,2% en 2040.

9.- Al ritmo actual, el complemento de las pensiones privadas solo conseguiría compensar unos 3 puntos del PIB, una tercera parte de lo que se consigue, por ejemplo, en el Reino Unido o Canadá.

10.- En España el 40% de los mayores convive con su familia, frente al 6% de algunos países nórdicos.

11.- El incremento del gasto relacionado con el envejecimiento respecto al PIB español hasta 2050 puede representar nada menos que un 9,5 % adicional. El aumento más importante se prevé que tendrá lugar entre los años 2030 y 2050, un período en el que el peso de las pensiones será decisivo.

La población mayor de 65 años tiene una probabilidad de “pobreza extrema” menor que el 25% de la media, entre dos y diez veces inferior que la de los parados.

 

12.- Los datos muestran que la población mayor de 65 años de edad tiene una probabilidad de “pobreza extrema”, definida según nivel de renta, menor que el 25% de la media, entre dos y diez veces inferior que la de los parados.

13.- En el 80% de los casos, el subsidio de paro no alcanza ingresos superiores a este umbral de pobreza, mientras que sí lo consigue el mecanismo de las pensiones para nuestros jubilados.

14.- Las pensiones medias han aumentado por encima del salario mínimo interprofesional, al que han superado incluso en un 30% en la década de los noventa.

15.- Según datos del Eurostat, el 84% de los mayores que viven solos y el 89% de los que viven en pareja son propietarios de su vivienda. En los Países Bajos, Alemania, Austria y otros países europeos, tan solo la mitad de este grupo de población disfruta de ese beneficio.

16.- Entre 1900 y 1950, se añadieron diez años a la esperanza de vida al nacer de nuestras poblaciones. Entre 1950 y 2000, esta cifra había aumentado hasta alcanzar los quince años.

17.- Diversos trabajos apuntan a que un retraso de tres años en la edad de jubilación reduciría la carga financiera entre un 25 y un 33%. Se pagan menos pensiones y, al mismo tiempo, se generan más cotizaciones.

Los trabajadores activos mayores que pierden su trabajo y buscan una posible reincorporación al mercado laboral, solo consiguen en torno al 55% del salario previo.

 

18.- Los trabajadores activos mayores que pierden su trabajo y buscan una posible reincorporación al mercado laboral, solo consiguen en torno al 55% del salario previo.

19.- La participación en el mercado laboral de un número creciente de personas de entre 55 y 64 años de edad, muchas de ellas mujeres, se estima aumentará un 50% durante los próximos cuarenta años.

20.- La ratio de dependencia económica efectiva (entre pasivos y activos empleados) pasará, por tanto, del 40% actual al 88%, aunque el mayor deterioro tendrá lugar a partir de 2025.

21.- El gasto en pensiones aumentará en España hasta 7 puntos adicionales del PIB a causa del envejecimiento de la población y del incremento de la dependencia, aunque el peso máximo no se alcanzará hasta la década de 2040-2050.

En el periodo de bonanza (2000-2011), el excedente de contribución de los trabajadores dio lugar a un acumulado de casi 67 mil millones de euros en el denominado Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

 

22.- La ratio de ingresos públicos respecto al PIB de nuestra economía se sitúa aún 8 puntos por debajo de la Eurozona. El gap con los países de nuestro entorno se concentra en mayor medida en la imposición directa, frente a la indirecta.

23.- En el periodo de bonanza (2000-2011), el excedente de contribución de los trabajadores dio lugar a un acumulado de casi 67 mil millones de euros en el denominado Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

24.- Entre 1995 y 2007 se incorporaron aproximadamente un millón de nuevos pensionistas al sistema con derecho a pensiones contributivas. Esta incorporación fue compatible –gracias a la creación de más de 7 millones de puestos de trabajo durante estos años– con un superávit del 1,5% del PIB en la Seguridad Social y la acumulación de un importante Fondo de Reserva.

25.- Eurostat prevé que en 2050 haya 4,9 millones menos de personas en edad de trabajar y 7,1 millones de personas más en edad de jubilarse (en ambos casos en comparación con 2016), con lo que la “tasa de dependencia de la población mayor” pasaría de 0,29 en 2016 a 0,62 en 2050.

26.- La productividad por ocupado en España es inferior a la media de la zona euro (el 83,75%), y para garantizar la sostenibilidad de nuestro sistema de pensiones, dicho gap debería acercarse en 2050 hasta el 90% de la media de la zona euro. Estos objetivos de crecimiento del empleo y la productividad exigirían una tasa media de crecimiento del PIB hasta 2050 en torno al 1,9%.

En menos de 30 años –a pesar de conseguir el pleno empleo– prácticamente tendremos un jubilado por cada trabajador.

 

27.- Con una tasa de crecimiento anual del PIB real del 1,8% durante el periodo 2017-2050 –y suponiendo una revalorización de las pensiones del 1,8% anual– el gasto en pensiones sobre el PIB pasaría del 11,7% actual al 14,8%.

28.- En menos de 30 años –a pesar de conseguir el pleno empleo– prácticamente tendremos un jubilado por cada trabajador.

29.- El desfase entre ingresos y gastos en el escenario demográfico más optimista y una vez alcanzado el pleno empleo estaría en el entorno de 7 puntos de PIB. El factor trabajo aporta en torno al 80% de los ingresos públicos pese a que sus ingresos no llegan al 50% del PIB.

30.- Los datos indican que el número de cotizantes por pensionista debería mantenerse en una ratio de 3,5 a 1, como mínimo, para lograr una cómoda estabilidad. Si la ratio observada en 2017 es de 2,2 a 1, lo que tiene que ocurrir es que esos 2,2 trabajadores acaben produciendo lo suficiente como los 3,5 iniciales. Eso quiere decir que sus cotizaciones tienen que alcanzar multiplicándose por un factor de 3,5/2,2, es decir de 1,6, o lo que es lo mismo, aumentar un 60%.

Son necesarios en torno a 250 mil empleos más cada año para pagar a los nuevos pensionistas.

 

31.- El trabajador promedio aporta actualmente para pensiones y otras prestaciones de la Seguridad Social en torno a 5.700 euros. Esto implica que en el año 2017 hubieran sido necesarios 3,3 millones más de empleos para que el déficit (casi 18,8 mil millones) hubiera sido cero.

32.- Son necesarios en torno a 250 mil empleos más cada año para pagar a los nuevos pensionistas.

33.- Según las proyecciones de la Comisión Europea, entre los años 2020 y 2050 el empleo en España oscilará entre 18,5 y 19,5 millones de empleos. Los jubilados serán una porción mucho mayor de la población (en torno al 35% en 2045, frente al 20% actual).

34.- En bastantes países europeos el gasto en pensiones ronda el 15% del PIB y en algunos se supera ampliamente. Con un grado de envejecimiento similar al de nuestros vecinos, en España estamos en el 12%.

35.- Con la denominada jubilación activa, los autónomos que tengan al menos un empleado a cargo, pueden trabajar y cobrar el 100% de la pensión. El resto tiene una penalización del 50% de su pensión si quieren seguir trabajando.