• Jueves, 18 de Octubre de 2018

ENTREVISTA A ALFREDO PASTOR, PROFESOR DE ECONOMÍA POR EL MIT Y DEL IESE

“Sin cambios en la productividad, el déficit del sistema de pensiones actualizado con el IPC será muy grande”

El sostenimiento del sistema de pensiones depende, además de la productividad, de la evolución del empleo, “y de las ganas que tengan los trabajadores y empresarios de pagar las pensiones”. Además, Alfredo Pastor, profesor de Economía por el Massachusetts Institute of Technology MIT y profesor emérito del Departamento de Economía del IESE, nos habla en esta entrevista sobre el impacto de la revolución digital en el empleo y la organización del mercado de trabajo.

Alfredo Pastor, profesor de Economía por el Massachusetts Institute of Technology MIT y profesor emérito del Departamento de Economía del IESE
Alfredo Pastor, profesor de Economía por el Massachusetts Institute of Technology MIT y profesor emérito del Departamento de Economía del IESE

-UGT se hacía eco esta semana del estudio Bruegel, según el cuál la incorporación de los robots industriales destruyen empleo y bajan los salarios. ¿Estaría de acuerdo con esta afirmación?

-Se sabe todavía muy poco de los efectos, porque estamos al principio. La respuesta depende tanto del plazo de que hablemos como del ámbito espacial. El efecto neto sobre el empleo (empleos creados menos empleos eliminados) puede ser pequeño en el conjunto de un país y mucho mayor en algunas zonas del mismo. En cuanto a los salarios, creo que la digitalización contribuirá a su polarización: salarios mucho mayores en los trabajos más cualificados y más bajos en los de cualificación media (administrativos e industriales sencillos).

-¿Qué consecuencias va a tener sobre la organización del trabajo la revolución digital que estamos viviendo?

-Como en revoluciones anteriores desaparecerán muchos puestos y se crearán otros, muchos puestos cambiarán de contenido sin desaparecer (pensemos en lo que hacía una secretaria hace una generación y ahora, sin que haya desaparecido su puesto).

-¿A quién puede perjudicar más esta digitalización del mercado de trabajo?

-A los trabajos repetitivos, que pueden condensarse en una serie de instrucciones.

“Uno de nuestros grandes retos será organizar la vida de los parados de larga duración”

 

-¿En que situación se quedarían los trabajadores mayores de 50 años, uno de los colectivos más afectados por el desempleo?

-Si la transformación es muy rápida, el riesgo de no poderse adaptar es muy grande. Es posible que uno de nuestros grandes retos sea organizar la vida de los parados de larga duración. Ya hay iniciativas en este campo.

-¿Esta revolución digital en lo laboral incrementará la desigualdad?

-Seguramente sí, sobre todo en la primera fase, que es donde estamos ahora.

-En las estructuras de las empresas tradicionales (en algunas) se consideraba la experiencia como un valor del trabajador ¿Esto se pierde en esta nueva economía digital? ¿De qué manera debería aprovecharse?

-La experiencia no se pierde, aunque no cuenta tanto como antes; puede ser de gran ayuda en la digestión de la revolución digital. Aprovecharla requiere no sólo generosidad, sino inteligencia, pero es un buen negocio.

-¿La revolución digital, con la introducción de robots puede ser la solución al envejecimiento de las plantillas, sobre todo en países como España?

-Puede contribuir a la solución en ciertas operaciones industriales. No sé si el efecto puede ser muy grande.

“La experiencia puede ser de gran ayuda en la digestión de la revolución digital”

 

-¿Deberían por tanto cotizar a la Seguridad Social estos robots? ¿Si no, de qué manera podrían, por ejemplo, mantenerse las pensiones?

-Oímos hablar de la cotización de robots, y no me atrevo a opinar, pero la idea no parece haberse abierto camino por ahora.

-Por cierto, una de las medidas que ha tomado el nuevo gobierno es garantizar la subida de las pensiones de acuerdo con el IPC ¿esto es sostenible desde su punto de vista?

-La sostenibilidad de las pensiones, para una población dada, depende de la evolución del empleo, de la productividad y de las ganas que tengan los trabajadores y empresarios de hoy de pagar las pensiones de sus mayores, o con impuestos o con sus cotizaciones. De acuerdo con lo que decían estudios ya antiguos, si no hay grandes cambios en la productividad, el déficit de un sistema de pensiones actualizado con el IPC será muy grande.

-La incorporación de la tecnología al ámbito laboral y el envejecimiento saludable ¿va a hacer que se alarguen las carreras profesionales, y que nos jubilemos mas tarde?

-No se puede generalizar.

-La revolución digital, el envejecimiento de la población, la globalizacion de la economía, los efectos del cambio climático en la economía, son situaciones nuevas. ¿Esta dándose una respuesta correcta desde el punto de vista económico a los retos que presenta esta nueva realidad? ¿Hacia donde deberían dirigirse las políticas para afrontar estos retos?

-A educar, a crear trabajos más productivos y mejor remunerados, a ahorrar.

-¿Están las empresas españolas preparadas para esta revolución digital?

-Hay de todo dentro de cada sector. Seguramente estamos más preparados de lo que nos imaginamos.

-¿Debería estar este desafío en la cartera del nuevo Gobierno? ¿Qué iniciativas debería tomar para abordarlo?

-Debería estar. Seguramente hay muchas pequeñas mejoras a hacer en educación, tributación de la investigación, la ciencia y la innovación. etcétera, que podrían irse tomando, aunque sus efectos no se sentirán de inmediato.