• Jueves, 18 de Octubre de 2018

“TU CONSUMO PUEDE CAMBIAR EL MUNDO”, GUÍA PARA HACERTE UN CONSUMIDOR RESPONSABLE

Tu cesta de la compra está acabando con el planeta ¿puedes evitarlo?

"Tu consumo puede cambiar el mundo", es el resultado de tres años de trabajo de la periodista Brenda Chávez. Un libro denuncia sobre el consumo actual, basado más en "el deseo que en la necesidad", que solo beneficia a las grandes corporaciones; y un libro guía para convertirse en un consumidor responsable. 

Nuestras decisiones a la hora de comprar, tienen el poder de cambiar las cosas.
Nuestras decisiones a la hora de comprar, tienen el poder de cambiar las cosas.

Como cada mañana me sirvo los cereales de forma mecánica en el bol. En la radio hablan de la balsa de plástico que hay en el océano y que alcanza ya las dimensiones de un continente, de la gota fría que afecta al Levante; del avance de la desertificación en España, pese a las últimas lluvias, y de la desaparición de otra especie.

Parece que nada de esto va conmigo, pero si como propone Brenda Chávez en su libro Tu Consumo puede cambiar el mundo. El poder de tus elecciones responsables, conscientes y críticas (Editorial Península), hiciera un flashback sirviéndome los cereales, vislumbraría “que hoy la agricultura es la actividad que más agua potable gasta (del 60 al 70% para riego), que sus emisiones doblan las de hace 50 años y que según la OIT emplean un 60% de los niños trabajadores de entre cinco y 17 años (98 millones en todo el mundo)”.

mayor_actual_grandescorporacionesActualmente, 10 grandes corporaciones manejan el sector agroalimentario en todo el mundo.

Una situación que se repite también en las plantaciones de té de Uganda Occidental, donde trabajan casi 40.000 niños en condiciones de explotación `casi colonial´ como apunta Chávez en su libro, y en las plantaciones de azúcar de Brasil donde se ha rescatado a un  28% de empleados forzosos; o en las de cacao de Ghana donde trabajan por 80 céntimos al día.

Pero además, si investigáramos sobre el origen de los alimentos, descubriríamos tal y como refleja el libro, el control sobre los alimentos básicos que tienen las grandes corporaciones: por ejemplo el 90% del comercio del cereal está en manos de las llamadas ABCD (ADM, Bunge, Cargill, y Louis Dreyfus); y que Glencore dedicada al petróleo y alimentos básicos, controla el 10% del trigo mundial, y el 25% de la cebada, girasol y colza, mientras aumentan las acusaciones sobre explotación infantil, abusos laborales y de recursos, etc, al mismo ritmo que sus ingresos.

La alimentación ha dejado de ser un derecho básico, para convertirse en una mercancía y un activo bursátil - señala el dirigente de una asociación sobre derechos humanos, cuyas declaraciones se recogen en el libro (pg.116)- Hay compras de tierra para especular, derivados financieros vinculados al precio de alimentos en bolsas, off shore, y paraísos fiscales con enorme incidencia en la subida de precios…”.

El caso del mercado de los cereales y su incidencia en la transformación del planeta y en las condiciones de vida de las personas, es uno más, de los analizados en el libro, en el que esta periodista a lo largo de 600 páginas va explicando al lector como sus decisiones de consumo inciden en ambas cuestiones. Así además de la alimentación, se detiene en la moda (ropa, joyas…; la elaboración de productos de belleza; para el hogar (decoración, productos de limpieza, materiales de construcción); la movilidad (coches, transporte público, combustibles...); los medicamentos; la banca y los viajes.

Documental Un mundo sin carne. Cada año, sacrificamos 11,2 millones de hectáreas de bosque virgen y miles de millones de animales para consumo humano, pero para obtener un kilo de carne se requieren muchos de agua y de 6 a 20 kilos de cereal.

 

Un libro denuncia sobre el consumo brutal e irresponsable por el que nos hemos dejado arrastrar con consecuencias desastrosas para el planeta, y por tanto para nuestro futuro. Un consumo más identificado con el placer, que con la necesidad, y que nos hace pagar lo que sea, por conseguir un producto o un servicio.

La industria no es ajena a esto, todo lo contrario, es creadora de esa necesidad. “En determinadas corporaciones los departamentos de neuromarketing incluso han desplazado a la fabricación, con un gasto mundial de 400.000 millones de euros al año”, apunta Chávez en la introducción de su libro.

¿Podemos hacer nosotros algo?

Consumir decide qué planeta y sociedad queremos y como consumidores tenemos todo el poder para cambiar las cosas, pero además la autora de Tu consumo puede cambiar el mundo, nos señala otra cuestión a la que deberíamos responder: ¿Compraríamos nuestros productos y marcas favoritas si tuviéramos la facultad, como en una película de ciencia ficción, de que, al tocarlos, visualizásemos en un flashback su trazabilidad (desde la materia prima a la venta) asistiendo al abuso, degradación, codicia, ignorancia, branding, y miseria que a menudo esconden?

La peridiodista Brenda Chávez, cuenta su proceso de `desintoxicación´que le llevó a escribir este libro.

La respuesta a esa pregunta sería probablemente que no, no lo compraríamos. “Renunciar también es elegir” apunta Brenda Chávez. Licenciada en Periodismo y Derecho, trabajó durante años como redactora jefe en Vogue y después como subdirectora en Cosmopolitan, puesto que abandonó para escribir este libro, tras un proceso que ella denomina de “desintoxicación del marketing disfrazado de prensa”. Tres años de recogida de datos, cifras, y más de 250 entrevistas con personas vinculadas a la sostenibilidad que ponen en evidencia el cambio de modelo que se está produciendo silenciosamente pero firme hacia una “economía humanizada que pone en el centro al ser humano”.

Cifras del cambio de modelo

Según la ONU el consumo de bienes y servicios ecológicos crecerá un 50% las próximas décadas. En España la pasada década creció un 25%, frente al 12% de la media europea, y el consumo de comercio justo llegó a 35 millones de euros en 2015, un 6% más que en 2014. Además nuestro país es líder europeo en agricultura ecológica, la sexta potencia mundial con 1,8 millones de hectáreas, y con un crecimiento en las ventas del 11,7%. Un sector que emplea a 29.925 personas, 28.000 productores, elaboradores, comercializadores y 3.038 industrias. Tenemos 4.548 explotaciones ganaderas ecológicas, y creciendo a un ritmo del 19%.

Cifras que reflejan el choque que se está produciendo entre dos modelos distintos de consumo. Para los que estén interesados en sumarse al nuevo modelo de consumo, Chávez ofrece una guía con numerosos ejemplos y experiencias, para convertirse en un consumidor responsable, consciente de que con sus decisiones de compra puede cambiar las cosas: “Si en otros periodos históricos, clases sociales, colectivos de género, étnicos, etc., abrieron cauces para hacerse respetar, ahora se impone además otro empoderamiento global determinante: el del consumidor. Nosotros, miles de millones, podemos influir en las relaciones injustas que secuestran y destruyen el globo siendo más conscientes de nuestro poder, …”.

Grupos de consumo, plataformas de venta online, mercados locales, son ya una alternativa real donde encontrar productos que van directamente de la tierra al plato.