• Lunes, 10 de Diciembre de 2018

SEGÚN EL ÚLTIMO INFORME SOBRE PENSIONES 2018

Europa da por sentado que las pensiones en España bajarán a largo plazo

En España la tasa de sustitución caerá hasta 10 puntos, pasando del 85% actual al 77% en 2056. El informe señala la desigualdad de género, y los problemas de los autónomos, entre las prioridades donde se debe actuar.

La Comisión Europea acaba de presentar su último informe sobre pensiones, donde analiza la situación de los diferentes países en esta materia. Para España, el informe destaca que los mayores españoles viven una situación mejor que el resto de los ciudadanos, pero que existe una importante brecha de género en pensiones que hace que las mujeres, en especial las más mayores, estén más expuestas al riesgo de pobreza. En concreto, los mayores de 65 años tienen en España un 102% del poder adquisitivo de los menores, aunque entre las mujeres este porcentaje cae al 98%.

En el informe se indica que la tasa de sustitución (la relación entre el último sueldo y la pensión que se percibe) disminuirá a largo plazo, pero que seguirá siendo una de las más altas de la Unión Europea. Y alerta sobre las bajas pensiones que perciben los trabajadores autónomos que "necesitan una atención particular".

Los pensionistas españoles han mantenido en gran medida su nivel de vida relativo durante la crisis. En 2016, la tasa de riesgo de pobreza o exclusión social (AROPE) de los mayores de 65 años (14,4%) fue mucho menor que la de las personas en edad de trabajar (30,4%). La tasa AROPE también se situó 3.9 puntos porcentuales por debajo del promedio de EU-28 (18.3%).

Las mujeres están más expuestas al riesgo de pobreza o exclusión social en la vejez que los hombres, ya que tienden a tener una brecha general de ingresos de género (actualmente ligeramente inferior al promedio de la UE-28); tener un menor acceso a las pensiones de jubilación; y las pensiones más bajas (en un 33,8% en el grupo de 65-79 años, ligeramente por debajo de la media de la UE).

En el documento se informa de que las tasas de sustitución bajarán a largo plazo en España en 10 puntos porcentuales en carreras largas de cotización. El impacto será mucho mayor en carreras cortas.

Recomendaciones

"El Gobierno español debería pensar en una forma de equilibrar en el corto plazo el déficit presupuestario que provoca el sistema de pensiones", recogió el informe, que añade que las reformas deberían permitir "un aumento adicional en los ingresos" y medidas "para garantizar un gasto en pensiones eficiente y efectivo".

Las recetas para España son conocidas. El principal desafío es mantener un alto nivel de empleo y largas carreras de cotización, y también es preciso reducir la brecha de género en los salarios y el nivel de participación en el empleo. Las nuevas relaciones supondrán presiones sobre la adecuación de las pensiones debido a la disminución en el trabajo de intensidad, causando una disminución en los ingresos, en las contribuciones sociales y en los impuestos.

Europa recomienda introducir medidas en el mercado laboral para garantizar carreras más largas, reducir la cantidad de trabajo no convencional involuntario y mantener baja la tasa de desempleo.

Para reducir la brecha de género en las pensiones, aconseja  asegurar el acceso de las mujeres a todos los niveles de educación; mejorar las medidas para conciliar el trabajo y vida familiar; aumentar la oferta pública de servicios para el cuidado de niños desde el nacimiento hasta los 3 años de edad; y una remuneración adecuada para el cuidado de familiares, entre otras medidas.

También recomienda nuevos incentivos y normativas para prolongar la vida laboral. Y una mirada especial a los autónomos y trabajadores por cuenta propia.

Por último, el informe señala que la entrada en vigor del factor de sostenibilidad tendrá una fuerte generación de desigualdad, entre las pensiones de los jubilados antes de la aplicación de la ley y los jubilados pensiones desde su aplicación en adelante.