• Sábado, 22 de Septiembre de 2018

EUROPA PROMOCIONA EL AHORRO PRIVADO

La Coordinadora pide a los parlamentarios que voten contra el Producto Paneuropeo de Pensiones Individuales

Para la Coordinadora este producto de ahorro es un paso más en los intentos de sustituir los sistemas públicos de reparto y solidaridad entre generaciones por fondos privados de capitalización.

La Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, Coespe, pide a los parlamentarios europeos que voten la retirada del Reglamento sobre el producto paneuropeo de pensiones individuales (PEPP).

En un comunicado, la portavoz de la Coordinadora, Victoria Portas ha explicado que "el PEPP propuesto por la CE es un paso en los intentos de sustituir los sistemas públicos de reparto y solidaridad entre generaciones por fondos privados de capitalización".

Según la portavoz, del texto redactado por la CE se deduce "que la CE renuncia a exigir de los Estados miembros la existencia de pensiones públicas suficientes".

Más mercado y menos Estado

Portas denuncia que con la aprobación de este reglamento lo que se propone es complementar/sustituir las pensiones públicas por fondos privados de capitalización, según reza en el propio reglamento “el aumento de los ahorros adicionales ... destinados a la jubilación podría ... mitigar las repercusiones de unas pensiones más bajas de los regímenes públicos en algunos Estados miembros ... las pensiones complementarias podrían desempeñar un papel clave en los ingresos por jubilación, en particular cuando las pensiones públicas puedan ser inadecuadas”.

Desde la Coordinadora también se denuncia que el texto sugiere que los fondos inviertan en instrumentos derivados de alto riesgo semejantes a los que originaron la crisis financiera que explotó en 2008, ”promover un entorno que estimule la innovación en el sector de productos financieros”; “la inversión en instrumentos derivados será posible”.

Contra los sistema públicos de pensiones

Según la plataforma, "para promover la suscripción del PEPP, propone a los Estados miembros aprobar generosas desgravaciones fiscales, que benefician a las rentas más altas, las que pueden realizar importantes aportaciones a los fondos de pensiones. Estas desgravaciones reducen los ingresos de la hacienda pública y aumentan el carácter regresivo de los sistemas fiscales. En el texto que apoya este reglamento se puede leer que "Al fin de animar a los Estados miembros a conceder una desgravación fiscal a los PEPP, la Comisión ha adoptado, junto con la presente propuesta, una Recomendación sobre el tratamiento fiscal de los productos de pensiones individuales, incluido el producto paneuropeo de pensiones individuales”.

"El verdadero objetivo del PEPP -afirma la Coordinadora- no es mejorar la protección social, sino alimentar los mercados financieros y ofrecer un nuevo espacio de valoración a los capitales financieros, según el propio texto de la Comisión: ´canalizar ... hacia los mercados de capitales, más ahorros de los hogares´.

En el comunicado, desde la Coordinadora se avisa de que "cuando el reglamento vaya a Pleno, cada representante electo deberá decidir entre defender los sistemas públicos de pensiones y a sus electores o someterse a los intereses de los bancos, compañías de seguros, gestores de activos, fondos de pensiones de empleo, empresas de inversión. Votar en contra del PEPP es defender la igualdad entre los seres humanos y el derecho a una vejez digna. Votar a favor del PEPP es apuntalar el camino hacia una Europa más desigual y por el aumento de la pobreza entre las personas mayores. Las parlamentarias y parlamentarios deben decidir cuál es su compromiso", concluye el comunicado.

Europa apuesta por el ahorro privado

La apuesta por los planes de pensiones individuales que hace la Comisión es clara, y en los documentos que justifican la creación de los nuevos productos de ahorro se puede leer que "desde la perspectiva de los futuros pensionistas, una reducción de los niveles de los beneficios de las pensiones públicas será en gran medida inevitable. Las tasas de reemplazo de pensiones públicas -es decir, el porcentaje de los ingresos previos a la jubilación que se pagan por una pensión al jubilarse -se espera que disminuyan de manera significativa en los próximos cinco décadas. El descenso medio de la UE es de 7,8 puntos porcentuales, y solo Dinamarca, la República Checa y Chipre registran un aumento. Algunos Estados miembros, como España, Portugal y Polonia, experimentarán un descenso de más de 20 puntos porcentuales en su tasa de sustitución de las pensiones públicas".

Ante estos planteamientos, según la Comisión, estos productos complementarán las actuales pensiones de jubilación, que son individuales y proceden del Estado, pero no sustituirán los sistemas nacionales de pensiones, ni los armonizarán. La Comisión ha recomendado a los Estados miembros que otorguen el mismo trato fiscal a este producto que a los productos nacionales similares ya existentes, para así garantizar que se da a los PEPP un buen impulso inicial. Por otra parte, estos nuevos productos vienen a reforzar, en última instancia, el plan de la Comisión para la creación de una Unión de Mercados de Capitales, ayudando a canalizar el ahorro hacia las inversiones a largo plazo en la UE.

Consultar aquí la propuesta de Reglamento del Plan Paneuropeo de Pensiones
Documento del CEEP sobre el producto paneuropeo de pensiones