• Lunes, 22 de Octubre de 2018

RAFAEL DOMÉNECH EN LAS IV JORNADAS DEMOGRAFÍA Y LONGEVIDAD

"Cuanto mayor es la tasa de actividad de los mayores, más probable es que los jóvenes encuentren trabajo"

Los expertos apuestan por mantener a los trabajadores mayores en activo, mientras el mercado les expulsa prematuramente.

La ministra Valerio y los ponentes de la jornada Demografía y Longevidad.
La ministra Valerio y los ponentes de la jornada Demografía y Longevidad.

Que en el futuro próximo tendremos que trabajar más años es algo a lo que nos tendremos que acostumbrar. Esa ha sido la idea central de las IV jornadas Demografía y Longevidad organizadas por el Círculo de Empresarios y la Fundación Transforma España, en las que han participado Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Resarch; Carlos Bravo, secretario de Políticas Públicas y Protección Social de CCOO; Rosa Zarza, socia directora del área laboral de Garrigues; y el abogado experto en temas laborales Juan Antonio Sagardoy que ha ejercido de moderador.

Rafael Doménech ha hecho referencia a estudios internacionales según los cuales “en contra de lo que se cree comúnmente, cuanto mayor es la tasa de actividad de los mayores más probable es que los jóvenes encuentren trabajo. Por eso hay que aumentar esa tasa de actividad para aumentar el empleo juvenil”. Asimismo, ha propuesto “incentivar el retraso en la edad de jubilación aumentando la pensión a quien alargue la vida laboral”.

Las tasas de desempleo de los mayores de 50 años en España, son casi tan alarmantes como las de los jóvenes

Pero estos pronunciamientos chocan con la realidad: “incomprensiblemente las empresas se niegan a valorar candidatos con más de 45 años sin ni siquiera reparar en sus conocimientos”, ha reconocido Juan Antonio Sagardoy. Las tasas de desempleo de los mayores de 50 años en España, son casi tan alarmantes como las de los jóvenes, y además España está entre los países “con una edad de jubilación de real entre las más bajas de los países de la OCDE”, ha apuntado Rosa Zarza.

Los motivos de esta situación parecen claros para todos los participantes en la jornada. Entre los más destacados, la complicada burocracia contractual para poder mantener a personas que superaran la edad de jubilación en las plantillas de las empresas, el impacto de una estructura salarial que para esas edades suele ligar el incremento del sueldo a los años trabajados y no a la productividad. El efecto desánimo derivado de las altas tasas de desempleo especialmente entre los mayores de 45 años. Y una alta ineficiencia de las políticas de formación continua que no han conseguido actualizar la formación de muchos de los trabajadores más mayores.

Propuestas para mantener a los mayores en el mercado

“Decir que tienen que permanecer más tiempo en la vida laboral no se corresponde con la realidad. Esto es una gran contradicción. El núcleo de población activa española se concentra entre 25 o 30 años y los 55 años”, advierte Carlos Bravo.

Ante esa realidad, los participantes han volcado sus propuestas a las Administraciones Públicas, políticas más flexibles, más teletrabajo para los mayores, más formación profesional para que se mantengan al día, pero todo partiendo de unas nuevas relaciones laborales.

Juan Antonio Sagardoy ha lanzado una propuesta efectiva a la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, que ha sido la encargada de clausurar el acto. “Ministra, hay que crear una relación laboral especial, en base al artículo 12 del Estatuto de los Trabajadores, que sea el contrato de trabajo de mayores. Con una regulación propia y ajustada para las características propias para los mayores de 65 años. Esa sería la mejor manera de que asegurarnos de que no se pierda el talento senior”, ha asegurado este experto en relaciones laborales.

En la idea de que hay que trabajar más años han coincidido todos los ponentes, excepto Carlos Bravo. “Los 65 años es la edad que se fijó a principios del siglo XX y es hora de adaptarla a las mejoras en la esperanza y calidad de vida que se han conseguido desde entonces”, aseguró Doménech.

El representante de Comisiones Obreras, sin negar la afirmación de Rafael Doménech, puntualizó que desde su sindicato se aboga porque todas las políticas que tengan que ver con la sostenibilidad de las pensiones y la vida laboral se definan de forma que tengan lo más en cuenta posible las circunstancias personales de cada trabajador. “No es lo mismo un trabajo en el que se necesita fuerza física que uno intelectual”, ha insistido Bravo.

Por su parte, la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, ha declarado que “hay que seguir trabajando para aprovechar el saber hacer de los que más experiencia tiene el talento senior”, aunque considera más urgente mejorar las condiciones del empleo para que se incremente la natalidad y los cotizantes del futuro.

En el corto plazo, la ministra está ahora más centrada en cuadrar las cuentas de la Seguridad Social de este año y según ha comentado “en tratar de tocar lo mínimo posible la hucha de las pensiones para abonar la paga de Navidad”.

Valerio se ha congratulado que los esfuerzos en materia de calidad laboral realizados en los últimos meses (subida del salario mínimo, inspecciones laborales, etcétera) están incrementado más de lo esperado los ingresos de Seguridad Social.