• Sábado, 22 de Septiembre de 2018

INFORME DE PRICE WATERHOUSE

España entre los países que menos oportunidades laborales ofrecen a los mayores de 55

España se sitúa en la posición número 25º, en la parte media-baja de la tabla, justo por detrás de Irlanda, Holanda y Austria, y por delante de Francia, Italia, Polonia o Bélgica.

Islandia y Nueva Zelanda son los países que ofrecen mejores perspectivas para los trabajadores de entre 55 y 64 años. Así se recoge en el PwC Golden Age Index, un índice elaborado por PwC a partir de indicadores como la tasa de empleo entre los trabajadores de estas edades, la comparación de su remuneración con la de los profesionales de entre 25 a 54 años, o la el nivel de participación en programas de formación, entre otros.  

España se sitúa en la posición número 25º, en la parte media-baja de la tabla, justo por detrás de Irlanda, Holanda y Austria, y por delante de Francia, Italia, Polonia o Bélgica. Alemania destaca en el informe como uno de los países que más ha avanzado en este sentido, ha escalado del puesto 26º en 2003, al 14º.

Para Richard Lane, director de People & Organisation en PwC “existe la paradoja de que los trabajadores más mayores a menudo poseen las habilidades más demandadas por las empresas y menos propensas a ser sustituidas por la tecnología como la inteligencia emocional, el temple y la perseverancia. Esto sin mencionar sus conocimientos profundos de la empresa y del sector. Algunas empresas ya están gestionando estos gaps con programas de capacitación impartidas por los mayores a los más jóvenes y de ‘mentorización’ tecnológica impartidos a la inversa”.

El estudio analiza el impacto que tendría en el PIB elevar la tasa de empleo de los trabajadores más mayores a los niveles de Nueva Zelanda. Si analizamos todas las economías de la OCDE en su conjunto, este experimentaría, a largo plazo, un crecimiento adicional de 3,5 billones de dólares. En el caso de España, este crecimiento añadido de la actividad sería del 194.000 millones de dólares –un 15,7% más-, en EEUU de 815.000 –un 4,4% adicional-, en Francia de 406.000 -16,5%- y en Alemania de 3511.000 millones de dólares -10,1%-. 

Entre 2015 y 2050, en número de personas con 55 años o más en los países de la OCDE aumentará un 50%, hasta alcanzar los 538 millones de personas. Para compensar este incremento del gasto, uno de los escenarios pasa por incentivar a los trabajadores más mayores a permanecer más tiempo en el mercado laboral, lo que podría incrementar el PIB, alimentar el consumo y tener un efecto positivo en los ingresos fiscales; además de ayudar a este colectivo a mantenerse activo mental y físicamente.

El documento también incluye un análisis sobre el impacto de la automatización en los trabajadores de más de 55 años y concluye que, a finales de la década de los veinte, podrían estar en riesgo en torno al 21% de los empleos de este segmento de la población, como consecuencia de los avances en el ámbito de la robótica y de la inteligencia artificial. 

El porcentaje de trabajos en riesgo, no obstante, varía entre el 8% y el 30%, en función de cada país. Así, alcanza un 27% en EEUU, o un 25% en Francia, mientras que España, en mitad de la tabla, se sitúa ligeramente por encima del 20%, y es solo de un 8% en países como Corea.

Según el informe, este impacto se explica porque en los países de la OCDE, los trabajadores de mayor edad tienden a estar empleados para realizar las labores más administrativas, y se apunta que será mayor en sectores como el financiero, de seguros, industrial y de transportes.