• Lunes, 10 de Diciembre de 2018

SENTENCIA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

Mayores de 55, sólo computarán las rentas individuales para acceder al subsidio

Una sentencia del Constitucional invalida la norma que excluía de la percepción del subsidio de mayores de 55 años a miles de trabajadores cuando el cónyuge o un hijo trabajase, aunque su salario fuera muy reducido, al exigir carencia de rentas familiares, y no solo individuales.

El Tribunal Constitucional ha declarado inconstitucionales los preceptos del Decreto-ley 5/2013, de 15 de marzo, en los que se establecía un requisito de rentas destinado a excluir a miles de desempleados mayores de 55 años, según informa UGT en un comunicado.

La Sentencia invalida la norma que imponía una desmesurada carencia de rentas familiares para poder percibir el subsidio a los mayores de 55 años y repone el derecho en las condiciones precedentes (carencia de rentas personales).

La Sentencia anula la norma que excluía de la percepción del subsidio de mayores de 55 años a miles de trabajadores cuando el cónyuge o un hijo trabajase, aunque su salario fuera muy reducido, al exigir carencia de rentas familiares, y no solo individuales. Esta restricción además de excluir a miles de ciudadanos de la recepción de este subsidio también evitaba la posibilidad de que se cotizara para la pensión, con lo que las reducciones en la cuantía de las pensiones era considerable, pese a las largas carreras de cotización de muchas de estas personas.

“La sentencia da una respuesta contundente a este colectivo que son los más damnificados por la reforma laboral y por los recortes del gobierno del PP”, ha señalado Mari Carmen Barrera, Secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social.

Revertir la situación injusta

Antes de 2012, podían acceder los mayores de 52 años y solo se computaban los ingresos del solicitante de la ayuda, a partir de ese año pasaron a computar el conjunto de las rentas de la unidad familiar.

En ambos casos el baremo se estableció en un 75% del salario mínimo interprofesional (SMI). Es decir, en una unidad familiar compuesta por una persona desempleada y su cónyuge, se perdía el derecho al subsidio si los ingresos de esa unidad familiar sobrepasan los 1.060 euros mensuales aproximadamente.

UGT reclama también derogar la reforma el RD 20/2012 de 13 de Julio, del Gobierno del PP, para que vuelva a situarse la edad de percepción del subsidio de mayores en 52 años y no en 55;subir al 125% del SMI la cotización a la Seguridad Social, tal y como era antes de la reforma del PP, para que la pensión no se vea recortada por el periodo en desempleo previo a la jubilación; y eliminar la jubilación forzosa a los 61 años para los desempleados que cobran este subsidio y que cercena aún más su pensión.

De los 3,4 millones de parados registrados en 2017, el 23%, uno de cada cuatro, tiene más de 55 años. Y 240.605 desempleados mayores de 55 años están fuera de cualquier sistema de protección, ya sea contributiva, asistencial, RAI o PAE. A esto se le suman, las miles de personas inactivas que deciden no continuar en las listas de los Servicios Públicos de Empleo, al no estar percibiendo ni prestación ni servicios de empleo.