• Lunes, 10 de Diciembre de 2018

EUROPA APUESTA POR LOS PLANES PRIVADOS DE PENSIONES

El megaplan de pensiones individuales que prepara Europa

Europa apuesta por el ahorro privado de cara a la jubilación. La Comisión planea crear un nuevo tipo de pensión individual voluntaria, concebida para ofrecer a los ahorradores más opciones y productos más competitivos de cara a la jubilación.

La Comisión Europea prepara un nuevo producto paneuropeo de pensiones individuales (PEPP) que compartirá las mismas características básicas en toda la UE y podrán ser ofertados por una amplia gama de proveedores, tales como compañías de seguros, bancos, fondos de pensiones de empleo, empresas de inversión y gestores de activos.

Hasta ahora, la Comisión ha presentado esta propuesta de Reglamento, que previsiblemente será aprobada antes del verano, y entonces será de obligado cumplimiento para los Estados miembro. La contratación de estos planes individuales será voluntaria.

La apuesta por los planes de pensiones individuales que hace la Comisión es clara, y en los documentos que justifican la creación de los nuevos productos de ahorro se puede leer que "desde la perspectiva de los futuros pensionistas, una reducción de los niveles de los beneficios de las pensiones públicas será en gran medida inevitable. Las tasas de reemplazo de pensiones públicas -es decir, el porcentaje de los ingresos previos a la jubilación que se pagan por una pensión al jubilarse -se espera que disminuyan de manera significativa en los próximos cinco décadas. El descenso medio de la UE es de 7,8 puntos porcentuales, y solo Dinamarca, la República Checa y Chipre registran un aumento. Algunos Estados miembros, como España, Portugal y Polonia, experimentarán un descenso de más de 20 puntos porcentuales en su tasa de sustitución de las pensiones públicas".

Ante estos planteamientos, según la Comisión, estos productos complementarán las actuales pensiones de jubilación, que son individuales y proceden del Estado, pero no sustituirán los sistemas nacionales de pensiones, ni los armonizarán. La Comisión ha recomendado a los Estados miembros que otorguen el mismo trato fiscal a este producto que a los productos nacionales similares ya existentes, para así garantizar que se da a los PEPP un buen impulso inicial. Por otra parte, estos nuevos productos vienen a reforzar, en última instancia, el plan de la Comisión para la creación de una Unión de Mercados de Capitales, ayudando a canalizar el ahorro hacia las inversiones a largo plazo en la UE.

El vicepresidente Valdis Dombrovskis, responsable de Estabilidad Financiera, Servicios Financieros y Unión de los Mercados de Capitales, declaró en junio pasado que "el producto paneuropeo de pensiones individuales posee un enorme potencial, ya que se ofrecerá a los ahorradores de toda la UE más posibilidades de elección a la hora de guardar dinero para la jubilación".

El vicepresidente Jyrki Katainen, responsable de Fomento del Empleo, Crecimiento, Inversión y Competitividad, declaró que "el establecimiento de la Unión de Mercados de Capitales constituye un componente fundamental del Plan de Inversiones para Europa. Es motivo de satisfacción saber que esta propuesta también contribuirá a canalizar el ahorro hacia inversiones a largo plazo, lo que coadyuvará a la consecución de los objetivos del Plan de Inversiones de mejora de las infraestructuras e impulso del crecimiento y el empleo."

Apuesta por el ahorro privado

En la explicación del producto se informa de que en la actualidad, el mercado europeo de pensiones se caracteriza por su fragmentación y asimetría. La oferta se concentra en unos pocos Estados miembros, mientras que en otros es casi inexistente. Este desequilibrio en la oferta está ligado a la falta de uniformidad de las normas a nivel nacional y de la UE, lo que obstaculiza el desarrollo de un mercado de pensiones a escala de la UE competitivo y de gran dimensión. El PEPP permitirá que los consumidores puedan, de manera voluntaria, complementar sus ahorros de jubilación y gozar de sólidos niveles de protección como consumidores.

Quienes ahorren a través de PEPP tendrán más capacidad de elección, ya que habrá un amplio elenco de proveedores de PEPP, y sacarán provecho de la mayor competencia.

Los consumidores también saldrán favorecidos por las estrictas obligaciones de información que pesarán sobre los proveedores y por las normas de distribución; ambas estarán disponibles en línea. Los proveedores tendrán que estar autorizados por la Autoridad Europea de Seguros y Pensiones de Jubilación (AESPJ) para ofrecer PEPP.

Los PEPP otorgarán a los ahorradores un elevado nivel de protección en tanto que consumidores, gracias a una opción sencilla de inversión por defecto.

Los ahorradores tendrán derecho a cambiar de proveedor una vez cada cinco años, sea a escala nacional o transfronteriza, debiendo pagar una cuantía cuyo máximo estará regulado.

Los PEPP se podrán transferir de un Estado miembro a otro, es decir, los ahorradores podrán seguir contribuyendo a sus PEPP cuando se muden a otro Estado miembro.

Los proveedores podrán desarrollar PEPP en varios Estados miembros, agrupar activos más eficazmente y lograr economías de escala.

Los proveedores de PEPP podrán ofertar sus productos a los consumidores de toda la UE a través de canales de distribución electrónica.

Los proveedores de PEPP y los ahorradores gozarán de distintas opciones de rescate al final de la vida útil del producto.

Los proveedores de PEPP dispondrán de un pasaporte de la UE para facilitar la distribución transfronteriza.

La propuesta de Reglamento sobre los PEPP va acompañada de una Recomendación de la Comisión sobre el tratamiento fiscal de los productos de pensiones individuales, especialmente los PEPP. La Comisión anima a los Estados miembros a conceder a los PEPP el mismo trato fiscal que actualmente se dispensa a los productos nacionales análogos que ya existen, aun cuando los PEPP no cumplan exactamente los criterios nacionales de desgravación fiscal. Asimismo, se invita a los Estados miembros a intercambiar las mejores prácticas existentes sobre la tributación de sus actuales productos de pensiones individuales, lo que debería fomentar la convergencia de los sistemas tributarios.

Las razones de La Comisión

El PEPP constituye una de las medidas clave de la revisión intermedia de la Unión de Mercados de Capitales, el proyecto de la Comisión de crear un mercado único de capitales en la UE, que servirá para conseguir las condiciones adecuadas para desbloquear la financiación y canalizarla desde los ahorradores europeos hacia las empresas europeas.

En la actualidad, solo el 27 % de los europeos de entre 25 y 59 años ha adquirido un plan de pensiones. Según la Comisión, los PEPP "ayudarían a liberar este ingente potencial y estimular la inversión en nuestra economía".

Consultar aquí la propuesta de Reglamento del Plan Paneuropeo de Pensiones
Documento del CEEP sobre el producto paneuropeo de pensiones