• Lunes, 10 de Diciembre de 2018

NO SE EXCLUYE LA UTILIZACIÓN DE OTROS INDICADORES

El Pacto de Toledo acuerda revalorizar las pensiones conforme al IPC real

Según Europa Press respaldan el acuerdo PP, PSOE, Unidos Podemos, Ciudadanos, PDeCAT, PNV y Compromís, todos a excepción de Esquerra Republicana.

La portavoz socialista en la Comisión del Pacto de Toledo, Mercè Perea.
La portavoz socialista en la Comisión del Pacto de Toledo, Mercè Perea.

Tras dos años de negociaciones, y con la presión del Gobierno y de las manifestaciones de pensionistas, la Comisión del Pacto de Toledo ha alcanzado este miércoles un principio de acuerdo para que la revalorización de las pensiones esté vinculada a la inflación, tomando como base el Índice de Precios al Consumo (IPC). El acuerdo no excluye la utilización de otros indicadores para determinar la subida de las prestaciones por jubilación, especialmente cuando se trate mejoras que excedan el incremento de los precios.

Al acuerdo, que debe formalizarse en la mesa de portavoces del Pacto de Toledo, se ha adherido una amplia mayoría de los grupos con representación en la comisión, tras casi dos años de negociaciones: según Europa Press, lo respaldan PP, PSOE, Unidos Podemos, Ciudadanos, PDeCAT, PNV y Compromís, esto es, todos a excepción de Esquerra Republicana.

El principio de acuerdo es una recomendación referida únicamente al mantenimiento del poder adquisitivo y mejora de las pensiones, por lo que no tiene una traslación normativa inmediata: deberá ser el Gobierno, tras consultar a los agentes sociales, quien proponga medidas concretas al respecto para aprobarlas en el Parlamento.

Abierto a interpretaciones

En cualquier caso, todos los grupos parlamentarios han destacado la recuperación del consenso, pese a que el texto final, aún pendiente de aprobación, se abre a diversas interpretaciones. Así, Unidos Podemos ha asegurado que "no va a haber otras variables" en el cálculo de la subida de las pensiones, mientras que el PP ha matizado que se permite la posibilidad de incluir otros indicadores. “El texto dice en base al IPC, no conforme al IPC; es un indicador troncal, fundamental, pero no el único“ "El texto dice en base al IPC, no conforme al IPC; es un indicador troncal, fundamental, pero no el único. Pueden utilizarse otros indicadores, eso sí, le corresponde al Gobierno fijarlo", ha asegurado el portavoz popular en el Pacto de Toledo, Gerardo Camps.

"Es un indicador troncal, fundamental, pero no el único. Pueden utilizarse otros indicadores, eso sí, le corresponde al Gobierno fijarlo"

De hecho, tal como han señalado varios portavoces, se incluye una referencia explícita a un retorno a las recomendaciones emitidas en 2011: "La Comisión considera esencial, a los efectos de generar confianza en la ciudadanía, recuperar el consenso de la Recomendación del 'Mantenimiento del poder adquisitivo y mejora de las pensiones', aprobada en el año 2011 en el marco de las Recomendaciones del Pacto de Toledo", reza el texto del borrador.

Esas recomendaciones, que fueron aprobadas con el apoyo de todos los grupos parlamentarios, explicitaban "la posibilidad de utilizar otros índices de revalorización basados, entre otros, en el crecimiento de los salarios, la evolución de la economía o el comportamiento de las cotizaciones a la Seguridad Social".

Con todo, el texto acordado menciona claramente que "la revalorización anual de las pensiones en base al IPC real se presenta como el mecanismo que ha de servir para conservar el poder adquisitivo de las pensiones", marcando como indicador básico el dato de inflación efectivo, según publica RTVE, por lo que se deberían compensar, si se sigue la recomendación, las desviaciones del IPC previsto.

Derogación de facto de la reforma de 2013 

Añade, en este sentido, que "la revalorización debe ser diferenciada de cualquier otra acción de mejora encaminada no a conservar, sino -cuando lo permita la situación económica y con la oportuna cobertura legal-, a aumentar dicho poder adquisitivo" y concluye recalcando que "toda subida por encima del IPC sea sufragada con cargo a otros recursos financieros", y no con los del sistema de pensiones, que deben reservarse para el "estricto mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones".

El texto consensuado también remarca el rechazo a la fórmula introducida por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2013, que introducía un nuevo Índice de Revalorización basado en múltiples factores, como los ingresos y gastos de la Seguridad Social o el número de pensiones contributivas.

Así, según el texto preliminar, "la comisión constata que el vigente Índice de Revalorización de las Pensiones no goza del suficiente consenso político y social", un extremo que, según ha dicho Camps, "es una obviedad, el PP no podía negarse a ello".

Por último, el principio de acuerdo señala que "el desarrollo de lo establecido en esta recomendación, que queda a cargo del Gobierno y el Parlamento, deberá ser consultado y debatido en el seno de esta Comisión". Si finalmente se aprueba en la mesa de portavoces de la comisión, la recomendación formará parte del conjunto de medidas -la segunda de un total de 22, que incluyen desde la edad de jubilación hasta la sostenibilidad financiera del sistema- que el Pacto de Toledo redactará para garantizar la sostenibilidad y suficiencia del Sistema de la Seguridad Social, y que deberán ser debatidas y votadas posteriormente en el Pleno del Congreso. Después, será el Gobierno quien tendrá que legislar siguiendo previsiblemente las directrices del Pacto de Toledo, que no son vinculantes.