• Domingo, 21 de Octubre de 2018

MILES DE PERSONAS SALEN A LAS CALLES DE LAS TRES CAPITALES VASCAS

El País Vasco protagoniza las movilizaciones más numerosas

Los pensionistas han vuelto a salir a las calles de decenas de ciudades de España para rechazar la subida de las pensiones aprobada en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y reclamar unas "pensiones dignas".

Manifestación del 26 de mayo en Bilbao.
Manifestación del 26 de mayo en Bilbao.

Durante el fin de semana miles de ciudadanos se ha vuelto a manifestar en defensa del sistema de pensiones. En esta ocasión, en muchas localidades las movilizaciones se han unido a las realizadas en defensa de la sanidad, o contra la precariedad laboral.

En Barcelona, unas 1.500 personas -según la Guardia Urbana- convocadas por Marea Pensionista, han calificado de "vergonzosa" e "insuficiente" ese incremento. Manifestaciones también en cerca de uh centenar de localidades donde han vuelto a exigir que las pensiones se revaloricen con el IPC más allá de los dos años establecidos en los Presupuestos. En Toledo y Zaragoza, además, han pedido que no se penalice la jubilación anticipada si ya se han cotizado más de 40 años. En Madrid, los pensionistas se han unido a las marchas contra la precariedad.

Las manifestaciones más multitudinarias se han producido en el País Vasco. Bilbao ha concentrado al mayor número de personas, con varias decenas de miles de asistentes según los convocantes y 14.000 según el Ayuntamiento de Bilbao, la manifestación ha recorrido la Gran Vía en un ambiente festivo coreando los lemas como "pensionistas, aurrera" (adelante), "manos arriba, esto es un atraco" y pidiendo la dimisión del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

En Vitoria, alrededor de 4.000 personas, según datos facilitados por la Policía Local, han reclamado una pensión mínima de 1.080 euros, han proferido consignas principalmente contra el PP y el PNV por su acuerdo presupuestario y portado pancartas en las que se leía, entre otras cosas, "Abuela, muérete porque lo dice el PP", "Rajoy mentiroso", "Sus corrupciones nos roban las pensiones".

En San Sebastián, la protesta también ha sido vespertina y en la misma han participado miles de personas, 30.000 según los organizadores, que han exhibido pancartas de diversas agrupaciones de jubilados y pensionistas y carteles individuales. 

En Pamplona, más de un millar de personas han participado hoy en una manifestación convocada por las plataformas "Sasoia" y "Nafarroako Pentsionistak Martxan" en demanda de una pensión mínima de 1.080 euros y en protesta por la política del Gobierno de España en materia de pensiones.

La marcha ha recorrido el centro de la capital navarra tras una pancarta con el lema "Pensión pública digna mínima 1080€" firmada por la "Asamblea de Pensionistas de Hego Euskal Herria".

Las manifestaciones se han celebrado después de que el pasado miércoles el Congreso aprobara los Presupuestos Generales del Estado para 2018, que incluyen, como consecuencia de un pacto entre el PP y el PNV, la subida de todas las pensiones del 1,6% para este año y una revalorización en 2019 según el IPC, además del retraso hasta 2023 de la entrada en vigor del factor de sostenibilidad.

Este acuerdo ha sido criticado, por "absolutamente insuficiente" en el comunicado leído al final de la marcha de Bilbao en el que el Movimiento de Pensionistas de Bizkaia, convocante de la movilización, ha destacado que "quienes pretendían confundir y desactivar nuestro movimiento se han equivocado".

Los convocantes señalan en su declaración que el acuerdo PNV-PP sobre pensiones "solo garantiza la subida del IPC para los años 2018 y 2019, con el riesgo de que a partir de ese año nos sigan aplicando la mísera subida del 0,25".

Por ello, piden a los gobiernos de Madrid, Vitoria y Pamplona que "asuman sus responsabilidades y tomen medidas para acabar con esta situación. Nuestras reivindicaciones son justas y razonables y sólo la falta de voluntad política por parte de quienes nos gobiernan, impide que sean atendidas", concluyen.