• Lunes, 10 de Diciembre de 2018

REALIZAN CONCENTRACIONES CADA VEZ MÁS NUMEROSAS

Pensionistas vascos y navarros exigen "una pensión mínima" de 1.080 euros

Las plataformas de jubilados también piden "la garantía de mantenimiento del IPC para la revisión anual de las pensiones" y la creación de "un sistema propio de Protección y Seguridad Social" que "garantice tanto ahora como en el futuro unas pensiones públicas dignas".

Un gran número de pensionistas se concentraron el lunes frente al ayuntamiento de Bilbao. Foto Oskar González.
Un gran número de pensionistas se concentraron el lunes frente al ayuntamiento de Bilbao. Foto Oskar González.

Las plataformas de pensionistas de Álava, Bizkaia, Gipuzkoa y Navarra han exigido a los gobiernos vasco, navarro y español "una pensión mínima" de 1.080 euros, además de "la garantía de mantenimiento del IPC para la revisión anual de las pensiones" y la creación de "un sistema propio de Protección y Seguridad Social" que "garantice tanto ahora como en el futuro unas pensiones públicas dignas".

Representantes de las plataformas de pensionistas vascos y navarros han ofrecido este martes una rueda de prensa en Bilbao, en la que han afirmado que las movilizaciones que lleva a cabo este colectivo todos los lunes "no se limitan únicamente a protestar por la subida de un 0,25 de sus pensiones, sino que incluye la exigencia de una pensión mínima de 1.080 euros, tal y como recomienda la Carta Social Europea".

Según consideran, las movilizaciones de pensionistas que se vienen realizando desde hace algunos lunes "son consecuencia directa de las reformas de las pensiones impulsadas por los distintos gobiernos del PSOE y del PP".

En un comunicado, aseguran que en el colectivo de pensionistas hay un "sentimiento de rebelión" porque "se nos mantiene las pensiones en pérdida de poder adquisitivo de forma permanente y, en el futuro, limitándolas a un crecimiento anual del 0,25 por ciento".

Asimismo, denuncian que "se prolonga la vida laboral para alcanzar el derecho a la jubilación, se recortan las pensiones en origen por la aplicación del factor sostenibilidad, se retrasa de 52 a 55 la edad para poder tener acceso al subsidio de mayores sin recursos, se reduce el valor de las pensiones de viudedad, se nos aplica el copago sanitario, se pierde el IPC como valor de cálculo para la revisión anual de las pensiones, y se agota la reserva de la Caja de Pensiones para rescatar a los bancos". "La gente los está sufriendo día a día, por lo que nadie se extrañe del hartazgo", advierten.

Además, denuncian que la gestión de las pensiones públicas que lleva a cabo el Gobierno de Madrid "no nos garantiza el futuro, puesto que no solo reduce su valor, sino que nos presiona para que hagamos planes de pensiones privadas".

"Están hundiendo el sistema de protección social y no tienen prevista ninguna alternativa real", censuran, para apostar por "cambiar el sistema y modelo". "Necesitamos un sistema más cercano, que surja de nuestras decisiones y que tenga capacidad legislativa, y no de mera gestión, en materia de ingresos, gastos, reparto de la riqueza generada en nuestro territorio", porque "el seguir dependiendo del Estado también en materia de pensiones supone perpetuar la situación de los pensionistas pobres".

Tras mostrar su apoyo a todas las movilizaciones que se produzcan en defensa de estos objetivos, "respetando la pluralidad de planteamientos", Pentsionistak Martxan de Bizkaia, Gipuzkoa, Álava y Navarra se ha sumado a la movilización convocada para el próximo 22 de febrero en Bilbao.
Por su parte, han recordado desde la plataforma han convocado otra movilización para el 19 de febrero, y han llamado a participar en ella y a defender los objetivos que proponen, por estar convencidos de que "son apoyados por una buena parte de las personas pensionistas de Euskadi y Navarra, por esas más de 680.000 personas pensionistas, muchas de los cuales cobran pensiones de miseria, por debajo del umbral de la pobreza, siendo la mayoría de ellas mujeres".