• Lunes, 22 de Octubre de 2018

LA MINISTRA DE ECONOMÍA SUGIERE SU VINCULACIÓN A OTROS FACTORES

La subida conforme al IPC, en el aire

La ministra de Economía, Nadia Calviño, se opone a que la regularización de las pensiones sea sólo conforme al IPC, y dice que no hay que fijar un solo parámetro.

A penas unos días después de que el Pacto de Toledo acordara recomendar subir las pensiones conforme al IPC real, desde el Gobierno se emiten mensajes que suscitan dudas. La ministra de Economía, Nadia Calviño, ha declarado que "se trata de un asunto en el que no podemos fijarnos solo en un parámetro, como, por ejemplo, la actualización de las pensiones al IPC". Estas declaraciones las ha realizado al salir de la reunión de ministros de finanzas de la Unión Europea, Ecofin, este martes. 

Europa anda preocupada con los problemas financieros de Italia que podrían desencadenar una crisis de consecuencias impredecibles, y quiere calmar los ánimos de los que ven en las subidas de las pensiones en España una medida irresponsable. Ya venía advirtiendo Bruselas de que no veía con buenos ojos la retirada de las medidas impuestas en la reforma de las pensiones de 2013, y es posible que la ministra haya recibido señales de este malestar entre sus homólogos europeos.

El secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, también advirtió horas antes del acuerdo del Pacto de Toledo, que "vincular las pensiones al IPC únicamente, podría tener efectos perversos" .

En vísperas del 1 de octubre, Día Internacional de las Personas Mayores, los sindicatos CCOO y UGT así como la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema de Pensiones, COESPE, convocaron a los ciudadanos a movilizarse en toda España. Los integrantes del Pacto de Toledo, ante esta circunstancia, y presionados porque llevaban dos años sin presentar ni una sola recomendación, acordaron finalmente vincular la subida de las pensiones conforme al IPC. Pese a que el borrador acordado era confuso, se informó a bombo y platillo de que las pensiones subirían conforme al IPC.

"Gobernar es asumir el compromiso del Pacto de Toledo de revalorizar las pensiones conforme al IPC. Es algo que vamos a hacer", afirmó el pasado día 26 Pedro Sánchez, en rueda de prensa en Nueva York. "Que los pensionistas tengan la seguridad de que el IPC va a regir para actualizar las pensiones", declaró horas antes la portavoz socialista en el Pacto de Toledo, Mercé Perea.

Las movilizaciones del 1 de octubre quedaron en parte desactivadas, y sus resultados fueron discretos. Tan solo en Bilbao se produjo una concentración multitudinaria.

Ahora la ministra Calviño ve necesario analizar la sostenibilidad de las pensiones teniendo en cuenta "toda una serie de variables", como la evolución demográfica, el empleo, el nivel salarial, el número de años de cotización y las características y la tasa de reposición de las pensiones. Según ella, esta visión es  "más amplia" que la del Pacto de Toledo. "Es un terreno en el que es imprescindible garantizar unas pensiones dignas ahora, pero también garantizar que seguirán siendo dignas dentro de 20 o 40 años, y ese es el objetivo del Gobierno", ha concluido.

International Monetary Fund (IMF) Managing Director Christine Lagarde speaks during a news conference at the World Bank/IMF Spring Meetings, in Washington, Thursday, April 19, 2018. ( AP Photo/Jose Luis Magana) ORG XMIT: DCJL126

También el FMI

El último en pronunciarse sobre las pensiones en España ha sido el Fondo Monetario Internacional. El FMI cree que la reforma para volver a vincularlas con la tasa de inflación (IPC) "puede hacer peligrar la sostenibilidad del sistema" si este cambio se hace aislado, sin un paquete integral que afecte tanto a los ingresos como a los gastos del sistema. El FMI calcula que esta vinculación entre pensiones e IPC añadiría entre un 3% y un 4% del PIB al desembolso de pensiones en los próximos 30 años. Y por eso cree que un incremento de esta magnitud ha de verse contrarrestado con otras medidas estructurales. Los técnicos ven además muy difícil de revertir la tendencia de que las pensiones vayan perdiendo poder adquisitivo gradualmente.

La institución observa que las reformas de las pensiones realizadas durante la crisis hicieron más sostenible el sistema pero al mismo tiempo provocaron rechazo entre la población. Y critica con dureza que el Pacto de Toledo solo haya vinculado la revalorización de las pensiones a la inflación y no haya producido un paquete global de medidas. 

A juicio de los hombres de negro, el reto de hacer sostenible el sistema requiere tocar muchas variables que condicionan las cuentas de la Seguridad Social, como por ejemplo atraer más inmigrantes, reforzar el ahorro privado, retrasar la edad de jubilación ligándola a la evolución de la esperanza de vida, aumentar las cotizaciones de los autónomos, subir las contribuciones de los sueldos altos, elevar la proporción de personas trabajando o mejorar la productividad. Pero ni siquiera con esas y otras variables será suficiente: "A menos que se iguale todo ese aumento adicional del gasto, una reducción futura de la prestación puede moderarse pero no será evitada por completo", dice.

Además, habrá que tener en cuenta los efectos de estas decisiones en la distribución de los ingresos entre jóvenes y mayores. El Fondo recuerda que los jubilados han sido protegidos de los peores impactos de la crisis, mientras que los jóvenes han sufrido un empeoramiento terrible de sus perspectivas de ingresos. En el futuro, "menos contribuyentes financiarán un número de pensionistas al alza". Por eso, el organismo que dirige Christine Lagarde insiste en que hay que ser "transparentes" para que los cotizantes puedan tomar con tiempo decisiones sobre su jubilación.