• Domingo, 21 de Octubre de 2018

INTERMARCHÉ ABRIRÁ EN SEPTIEMBRE SU PRIMERA SALA `BIEN CHEZ MOI´

Los supermercados franceses abrirán un departamento específico para mayores

Les Mousquetaires, grupo francés propietario de la cadena Intermarché, abrirá en septiembre en la localidad de Flers la primera sala `Bien chez moi´, donde se ofrecerán productos y servicios adaptados a sus necesidades. Una nueva enseña en la que llevan trabajando desde hace un año y que esperan replicar en todos sus centros.

Desde septiembre, los supermercados Intermarché contarán con un departamento exclusivo para las personas mayores, donde se les asesorará y realizarán talleres sobre alimentación y hábitos saludables.
Desde septiembre, los supermercados Intermarché contarán con un departamento exclusivo para las personas mayores, donde se les asesorará y realizarán talleres sobre alimentación y hábitos saludables.

Les Mousquetaires, grupo francés propietario de la cadena Intermarché, lleva trabajando en un nuevo concepto de atención destinada al público senior desde hace más de un año, según reveló la directora de Desarrollo y Alianzas de Les Mousquetaires, Clotilde His al diario francés Ouest France: “Ya nos habíamos puesto en contacto con las personas mayores de todo el país para conocer sus expectativas. Ahora, estamos trabajando para abrir una nueva marca dentro de la galería, que estará dirigida a una población de personas mayores activas”.

Se trataría de abrir una sala de 200 m2, que se llamaría Bien chez moi (traducido sería algo similar 'A gusto en casa' o 'Como en casa') en la que se concentrarían servicios, productos y se realizarían talleres dirigidos específicamente a las personas mayores. 

El primero de todos se abrirá en la localidad de Flers, al oeste de París, donde precisamente el grupo ha realizado un encuentro responsables de la cadena, gerentes de la tienda y consumidores seniors para conocer sus gustos y prioridades con el objetivo de “acompañar bien a los mayores del territorio teniendo en cuenta su opinión, y recompensando de esta manera su lealtad”.


En tres grupos, las personas mayores presentes en esta reunión trabajaron en el concepto de la tienda. Usando pegatinas de colores, todos indicaron los elementos de la tienda que más les atraían, y clasificándolos a continuación. “Sería interesante tener consejos para comer bien, por ejemplo", señala uno de los participantes. “O estamos acompañados para ir de compras”, dijo otra persona. Los talleres de bienestar, el apoyo administrativo o el asesoramiento sobre el diseño de la casa también fueron muy bien acogidos.

Durante esta reunión, surgió la discusión sobre el coste financiero de estas actividades, y parece que convenció la propuesta de abonar cinco euros por taller, “dependiendo de lo que se ofreciera”, apuntó alguno de los asistentes.