• Sábado, 15 de Diciembre de 2018

ENTREVISTA CON RAFAEL PUYOL

"La Administración debería ser más generosa facilitando la permanencia de los séniors en el trabajo"

Para Rafael Puyol los trabajadores séniors son una oportunidad a explotar, y las empresas están empezando a darse cuenta de la importancia de mantenerlos es sus plantillas, aunque todavía pocas lo hacen.

Para Rafael Puyol la mayoría de empresas no cree que los trabajadores séniors sean rentables.
Para Rafael Puyol la mayoría de empresas no cree que los trabajadores séniors sean rentables.

Rafael Puyol es director del Observatorio de Demografía y Diversidad Generacional de la Fundación del Instituto de Empresa, doctor en Geografía, fue rector de la Universidad Complutense durante 8 años (1995-2003). A sus 74 años sigue trabajando, ahora vinculado al Instituto de Empresa y presidiendo SECOT, desde donde promueve el tutelaje por parte de profesionales jubilados voluntarios en proyectos de emprendimiento empresarial.

-¿Por qué los españoles nos jubilamos antes que el resto de los Europeos?

-Tradicionalmente en este país la salida del trabajo ha sido más temprana de lo establecido legalmente. Yo creo que esa cultura hay que cambiarla porque la demografía ha cambiado de tal manera que no va a permitir mantener esta situación.

-¿Somos conscientes de la importancia de este cambio demográfico?

-Yo diría que no con la intensidad que es necesaria, pero cada vez hay más empresas que se van dando cuenta de que no pueden prescindir a edades tan tempranas del talento que suponen los sénior.

-¿Están preparadas las empresas para aprovechar el talento sénior?

-No. Hasta ahora no han tenido necesidad de ello y por tanto no han definido ninguna estrategia para enfrentarse al problema que en estos momentos empieza a surgir. Es necesaria una labor de convencimiento, de marketing con las empresas absolutamente necesario, para que se den cuenta de cuál es el problema y que adopten las medidas necesarias para resolverlo.

-¿Y la Administración?

-La Administración debería ser más generosa facilitando la permanencia de los sénior en el trabajo más tiempo en buenas condiciones para las empresas y en buenas condiciones para ellos. Hoy las medidas de mantenimiento de los sénior en la actividad laboral son todavía muy tímidas. Yo por ejemplo estoy acogido a una de ellas. Estoy jubilado en mi cátedra pero sigo trabajando en el Instituto de Empresa, cobro el 50% de mi pensión y sigo con un contrato a tiempo parcial. Pero el número de personas que estamos en esta situación en todo el país es tan ridículo como 30.000.

Si se pudiese cobrar la pensión y seguir trabajando y cotizando según el sueldo, creo que sería una magnífica medida que permitiría mantenimiento en la actividad y recuperar de esa pensión mediante tus cotizaciones.

-¿Es el trabajador sénior una oportunidad?

-Es una oportunidad teórica. O mejor dicho, es una oportunidad que hay que explotar, en el mejor sentido de la palabra.

-¿Qué hacemos con el millón de personas mayores de 50 años y fuera del mercado laboral?

-Yo creo que se van a ir corrigiendo esas cifras a medida que la demografía avance en sus consecuencias en el mercado laboral. A medida que las empresas se den cuenta que la entrada por la base de la pirámide cada vez va a ser más pequeña, no tendrán más remedio que recurrir a esas personas de 50 o más años que están desocupadas, o a aquellas que estando ocupadas, puedan prolongarle la actividad durante más tiempo. Creo que es un tema que en el transcurso de los próximos años se va a ir corrigiendo.

-¿Alguna buena práctica europea para mantener a los sénior en el mercado laboral?

-Sí, en países como Alemania o Suecia las propias empresas, en colaboración con universidades o entidades educativas dan formación, o bien en conocimientos, o bien en destrezas a sus trabajadores para que actualicen sus capacidades y puedan seguir desempeñando su actividad productiva. Y esto está teniendo un muy buen resultado.

-¿Creen los empresarios españoles que el talento sénior es rentable, o más bien una carga?

-Hay algunas empresas que se empiezan a dar cuenta de esto, pero pienso que la inmensa mayoría no. Sobre todo las pequeñas, y en España hay un gran tejido empresarial de pequeñas empresas.

-¿Qué piensa de las palabras del presidente Pedro Sánchez en relación a implantar la jubilación forzosa?

-Yo pienso que no es una buena medida. Bien es cierto que dijo que se haría en los convenios colectivos y según los casos. Bueno, eso parece razonable. No se puede jubilar un minero del carbón a la misma edad que un abogado del Estado, es eso estamos de acuerdo. Pero yo creo que solo citar la expresión "recuperar la jubilación forzosa" va en contra de la marcha de los acontecimientos. Yo creo que no es una buena idea.