• Sábado, 22 de Septiembre de 2018

UNA APP GRATUITA PERMITE QUE CUALQUIERA ADVIERTA DE SU AVISTAMIENTO Y PUBLICARLO EN UN MAPA

Medusas, conoce en tiempo real dónde están y cómo evitarlas

Las medusas vuelven con el verano, como las canciones. Un equipo de la Universidad de Alicante ha desarrollado la app gratuita medusapp, que permite que cualquier persona pueda advertir sobre el avistamiento de estos animales, enviando una fotografía que se incluirá en tiempo real en un mapa que mantendrá informados a los ciudadanos sobre dónde están, de qué tipo son, y qué hacer si le han picado.

La Pelagia noctiluca es una de las más abundantes e importantes en el Mediterráneo occidental. Su presencia en aguas costeras depende de las condiciones ambientales y climatológicas. Es muy frecuente en la época de primavera y verano, aún cuando su presencia se puede detectar durante todo el año. Es una especie bioluminiscente y suelen acompañarle juveniles de peces de la familia Carangida.
La Pelagia noctiluca es una de las más abundantes e importantes en el Mediterráneo occidental. Su presencia en aguas costeras depende de las condiciones ambientales y climatológicas. Es muy frecuente en la época de primavera y verano, aún cuando su presencia se puede detectar durante todo el año. Es una especie bioluminiscente y suelen acompañarle juveniles de peces de la familia Carangida.

Medusapp es el nombre de una nueva app que permite a cualquier persona advertir del avistamiento de una medusa y ofrecer en tiempo real un mapa de los lugares donde se detecta su presencia, además de informar sobre la peligrosidad de las diferentes especies y cómo actuar en caso de picadura.

Ha sido desarrollada por dos antiguos alumnos de la Universitat Politècnica de València e investigadores de la Universidad de Alicante, el CIBER de Enfermedades Respiratorias (CIBERES) y el Laboratorio de Inmunoalergia del Instituto de Investigación Sanitaria Fundación Jiménez Díaz (IIS-FJD).

La app, gratuita, permite a cualquier persona advertir del avistamiento de medusas, para lo que envía a la aplicación tanto la foto de la especie como la abundancia y tamaño estimado. Estos datos se publican a través del mapa en la web www.medusapp.net o bien desde una opción en la app para acceder al mismo mapa. También se puede informar de otros avistamientos como manchas de aceite, espumas, grupos de plásticos, etcétera.

Además, en el caso de que haya sufrido una picadura, el usuario puede enviar una foto de la misma junto con otros datos, como el tiempo transcurrido desde la misma, si ha sufrido picaduras anteriores y el tipo de especie que le ha picado, aunque estas imágenes no se publicarán.

El objetivo es que el usuario envíe información en tiempo real que otros podrán utilizar para saber si hay medusas. Su funcionamiento es sencillo: si se divisa una medusa basta con hacer la foto a la medusa y enviarla. Al hacerlo se mandan también las coordenadas GPS para elaborar un mapa en tiempo real de los lugares donde se avistan estos animales.

Medusapp se completa con una guía didáctica y con imágenes de las principales medusas existentes en el Mediterráneo y una guía interactiva de primeros auxilios, con recomendaciones en caso de picadura dependiendo de la especie. Toda esta información proviene del proyecto LIFE Cubomed, cuyo equipo analizará los datos científico-médicos sobre las picaduras.

¿Qué hacer ante la picadura de una medusa?

Ante la picadura de una medusa lo principal es eliminar los restos de tentáculos con unas pinzas o una tarjeta plástica, sin frotar, y realizar lavados con agua de mar, nunca utilizar agua dulce. Una vez bien lavada la zona, aplicar calor (si tenemos acceso) a unos 40-45ºC durante 10-20 minutos.

Si la persona afectada tiene algún otro síntoma, como mareos, dolor de cabeza o articular, alteraciones del pulso o de la presión sanguínea, hinchazón, etcétera es importante acudir a los servicios médicos. 

¿Qué medusas son las más frecuentes?

Las especies más comunes en la costa mediterránea española son la Medusa luminiscente (Pelagia noctiluca) de color rosado rojizo, semiesférica, con cuatro brazos orales gruesos y ocho tentáculos marginales de hasta dos metros de longitud; y la Acalefo azul (Rhyzosmoma pulmo) con umbrela acampanada de color blanco azulado y ribete de color violeta, ocho brazos orales gruesos de color blanco azulado.

En el grupo de medusas "residentes" está la Avispa de mar (Carybdea marsupialis), presente en aguas poco profundas, de forma cúbica y color transparente azulado o blanquecino con cuatro tentáculos largos; y la Medusa cruz (Olindias phosphorica), hidromedusa transparente con cuatro líneas radiales blancas opacas. Estas dos últimas y la Medusa luminiscente son las que producen las picaduras más fuertes y urticantes.

En la web del proyecto Cubomed puede descargarse la Guía de identificación y tratamiento de picaduras de medusas.

Puntos negros

Gracias al proyecto europeo LIFE Cubomed, liderado por el IMEM  y el Instituto de Ciencias del Mar– CSIC, se han recopilado datos de picaduras de más del 70% de los 1.200 puestos de socorro que existen en la costa mediterránea detectándose entre un 5 y 10% de puntos negros donde debería reducirse la presencia de medusas y el contacto con bañistas.

Existen varios factores que determinan la aparición de estos animales marinos: unas vienen y van con las corrientes y otras son costeras y viven en los primeros metros del agua. Estas últimas se ven afectadas por las condiciones locales, desde la presencia de zooplancton, alimento que aparece por una elevada concentración de nutrientes en el agua, a la configuración de la línea de costa, como bahías cerradas, espigones o puertos. Estas condiciones junto con la interacción con corrientes pueden provocar una acumulación de medusas en lugares muy concretos.