• Sábado, 15 de Diciembre de 2018

IOANNIS VIRVILIS, PORTAVOZ DE LA REPRESENTACIÓN DE LA COMISIÓN EUROPEA EN ESPAÑA

"La situación de los jóvenes es preocupante, ya que pueden tener que pagar mayores cotizaciones, y recibir pensiones más bajas"

El portavoz de la Representación de la Comisión Europea en España, Ioannis Virvilis, explica en esta entrevista concedida a MayorActual las líneas de actuación de Europa en materia de envejecimiento.

Ioannis Virvilis, portavoz de la Representación de la Comisión Europea en España.
Ioannis Virvilis, portavoz de la Representación de la Comisión Europea en España.

-Europa envejece y en países como España, de manera pronunciada. Pero el envejecimiento no es una prioridad ¿Somos conscientes los europeos del reto que supone este proceso?

-Según datos del Eurobarómetro, en la primavera de 2018, el 23% de los europeos consideraba que el envejecimiento de la población es uno de los principales retos para la UE. En España, esta preocupación por el envejecimiento subía hasta el 30%.

Abordar los retos del envejecimiento de la población es una prioridad para las instituciones de la UE. En 2018 varios Estados miembros (entre ellos la República Checa, Irlanda, Hungría o Lituania) recibieron por parte de la Comisión Europea recomendaciones específicas sobre reformas de los sistemas de pensiones y asistencia sanitaria. Este año la Comisión publicó un Informe sobre el envejecimiento de la población donde se menciona que los costes fiscales vinculados a las pensiones, la asistencia sanitaria y los cuidados de larga duración aumenten en las próximas décadas. También en 2018 hemos publicado el informe sobre la adecuación de las pensiones, que analiza cómo las pensiones actuales y futuras ayudan a prevenir la pobreza en la vejez y a mantener los ingresos de hombres y mujeres durante su jubilación.

-¿Hay en Europa una estrategia global para afrontar el envejecimiento de sus poblaciones? ¿Qué recetas propone Europa?

El cambio demográfico provocará cambios significativos en la estructura de edad de la población de la UE y de España, lo que implicará que nuestras sociedades y economías cambiarán. Las proyecciones de Eurostat para la UE muestran que la proporción de personas de 80 años o más en la población se duplicará, pasando del 5% hoy, al 12% en 2060, llegando a ser casi tan grande como la proporción de jóvenes. También en este caso, la progresión de España será más rápida, con una cuota que superará el 14% en 2060.

Por el contrario, las personas de entre 20 y 64 años -es decir, la población en edad de trabajar- se convertirán en una proporción sustancialmente menor de la población total, pasando del 65% al 56% en la UE a 28 países. Esto significa que se dispondrá de un número significativamente menor de personas en edad de trabajar para ayudar a mantener a las personas en edad de jubilarse. Una vez más, España verá un deterioro de esta tasa más rápido que en el conjunto de la UE.

En 2006 la Comisión Europea publicó una Comunicación bajo el título "El futuro demográfico de Europa: transformar un reto en una oportunidad" que establece la estrategia a largo plazo que la UE sigue hoy. Su objetivo es promover la renovación demográfica de diversas formas, por ejemplo, apoyando a los jóvenes europeos que deseen tener más hijos, fomentando el empleo para garantizar el crecimiento económico y los servicios sociales, aumentando la productividad económica, integrando a los inmigrantes y garantizando la sostenibilidad de las finanzas públicas.

Al mismo tiempo, la UE apoya a los Estados miembros a hacer frente a los retos del envejecimiento: les ayuda a evaluar la sostenibilidad y la adecuación, proporciona orientaciones para mantener unas finanzas públicas saneadas, una protección social adecuada y medidas estructurales para apoyar el potencial de crecimiento económico, incluso mediante recomendaciones específicas para cada país en el contexto del semestre europeo (que un proceso de un año de duración en el que se coordinan las políticas económicas y sociales de los países de la UE).

-¿Qué programas promueve Europa para fomentar el envejecimiento activo? 

La UE apoya el envejecimiento activo a través de una serie de medidas, entre ellas:

1.- Respaldo a las regiones en declive demográfico a través del fondo Social Europeo;

2.- Apoyo al "pacto sobre el cambio demográfico", que reúne a las autoridades locales, regionales y nacionales, así como a otras partes interesadas, que se comprometen a cooperar para apoyar el envejecimiento activo y saludable como respuesta al reto demográfico de Europa;

3-. Desarrolla el Índice de Envejecimiento Activo, en colaboración con la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa. Se trata de una herramienta que ayuda a las personas mayores a permanecer activas y saludables;

4.- Fomenta prácticas a través de la Asociación Europea para un Envejecimiento Activo y Saludable.

-Es necesario concienciar a los ciudadanos que vamos a tener que trabajar más allá de los 67 o 70 años?

La Comisión Europea apoya a los Estados miembros en la reforma de sus sistemas de pensiones ante la creciente longevidad de los europeos. Los contratos sociales existentes en nuestras sociedades se basan en la idea de que los que trabajan necesitan apoyar a los que ya no lo hacen. A medida que nuestras sociedades envejecen, hay menos gente trabajando y más jubilados. Esta situación cambiante requiere adaptación. A medida que las sociedades europeas envejecen progresivamente, las adaptaciones deben ser continuas.

-En lo relativo al mercado laboral, vamos a tener que trabajar cada vez más años. Pero hay mucha gente en España que se queda fuera del mercado laboral antes de tiempo y tienen grandes dificultades para reintegrarse. ¿Qué propone Europa para ayudar a estas personas?

Dado que los trabajadores de más edad tienen dificultades para volver a encontrar un empleo una vez que lo han perdido, en primer lugar, hay que hacer esfuerzos para evitar que esto ocurra. Esto significa poner en marcha medidas para garantizar que las cualificaciones de los trabajadores no queden obsoletas y para abordar los problemas de salud física y mental en una fase temprana, de modo que no pongan en peligro la empleabilidad de los trabajadores al envejecer.

"La Comisión está trabajando para ayudar a los adultos poco cualificados a adquirir un nivel mínimo de competencias"

 

La Comisión ha hecho de la inversión en cualificaciones una de sus prioridades. Por ello en junio de 2016 puso en marcha la "Nueva Agenda de Competencias para Europa", cuyo objetivo es apoyar el desarrollo de competencias a todos los niveles. La Comisión está trabajando actualmente con los países de la UE y otras partes interesadas para ayudar a los adultos poco cualificados a adquirir un nivel mínimo de competencias.

Si un trabajador de más edad pierde su empleo, las autoridades (sobre todo los servicios públicos de empleo) deben prestar apoyo rápidamente para aumentar las posibilidades de que la transición de un puesto de trabajo a otro se desarrolle sin contratiempos. Las autoridades también pueden trabajar en cooperación con los empleadores para cuestionar los estereotipos que puedan tener sobre los trabajadores mayores y combatir la discriminación basada en la edad.

-Qué líneas sigue la Comisión en cuanto a sistemas de pensiones. Públicos, privados, complementarios...

-La Comisión Europea examina la adecuación y sostenibilidad de cada sistema de pensiones de los países de la UE, respetando plenamente las diferencias nacionales. Las pensiones públicas desempeñan un papel importante. Permiten a las personas mantener sus ingresos en sus años de jubilación, al mismo tiempo que dan cobertura a aquellos que no pueden ahorrar lo suficiente mientras trabajan. El envejecimiento es un reto para estos sistemas y se han emprendido importantes esfuerzos de reforma en toda la UE durante las dos últimas décadas. Sin embargo, se podría hacer más para adecuarlos y garantizar que todo el mundo pueda contar con ellos. No existe una solución única; dependiendo de la situación nacional, el desarrollo de pensiones complementarias puede ser un enfoque apropiado.

-¿Qué puede decirnos del producto paneuropeo de pensiones individuales (PEPP)?

Este marco tiene por objeto fomentar el desarrollo de las pensiones personales (es decir, las pensiones voluntarias de capitalización individual) en Europa, apoyar el ahorro para la jubilación y reforzar el mercado único de capitales poniendo más fondos a disposición de la inversión.En general, la propuesta se considera una opción adicional bienvenida para apoyar los ahorros y la inversión para la jubilación.

-En España más del 44% de los ciudadanos no pueden ahorrar ¿Qué hacemos con ellos en un contexto de pensiones a la baja?

-El actual sistema de pensiones español desempeña un papel importante en el mantenimiento de la calidad de vida de las personas mayores. Desde la crisis, la proporción de personas mayores en situación de riesgo de pobreza o exclusión social ha descendido hasta el 16,4% en 2017, frente a cerca del 30% para los adultos y niños en edad de trabajar. Las pensiones para quienes terminan una carrera profesional completa antes de jubilarse se encuentran entre las más altas de Europa (en comparación con los salarios). Se espera que esto siga siendo así también a largo plazo.

"El Gobierno podría garantizar que los servicios sociales y de empleo tengan la capacidad de prestar un apoyo eficaz a los solicitantes de empleo"

 

Sin embargo, al igual que en toda Europa, muchas personas se jubilan sin tener una carrera completa o tras haber pasado gran parte de su carrera trabajando a tiempo parcial o con contratos ocasionales, a menudo de forma involuntaria. Por lo tanto, la primera respuesta debe proceder de la educación y del mercado laboral. Unas políticas públicas bien diseñadas pueden contribuir a reducir el abandono escolar prematuro, ayudar a los jóvenes a iniciar su carrera profesional antes de tiempo, abordar el problema del elevado desempleo, el uso frecuente de contratos temporales, el empleo a tiempo parcial involuntario y las carreras cortas, especialmente entre las mujeres. Además, una mayor cooperación entre la educación y las empresas con vistas a mitigar los desajustes existentes en materia de cualificaciones puede ser eficaz en España.

El Gobierno podría garantizar que los servicios sociales y de empleo tengan la capacidad de prestar un apoyo eficaz a los solicitantes de empleo, incluso mediante una mejor cooperación con los empleadores. También podría hacerse hincapié en la reducción del abandono escolar y de las disparidades regionales en los resultados educativos, en particular mediante un mejor apoyo a los estudiantes y profesores.

-Hablemos de salud. El aumento de la esperanza de vida parece que se está ralentizando en la mayoría de los países. ¿Qué está pasando?

-No es exactamente así: según el informe "Panorama de la salud en Europa" de 2018, publicado en noviembre por la Comisión Europea y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico la esperanza de vida en Europa sigue aumentando. Si bien es cierto que este aumento se ha desacelerado en los últimos años. A pesar de ello, en la UE la esperanza de vida sigue creciendo aproximadamente 3 meses cada año. Es también verdad que persisten grandes diferencias entre los países de la UE, pero España está a la cabeza de la esperanza de vida con 83,3 años. En cambio, si se presta atención a los datos sobre los años de vida en los que a partir de los 65 se vive sin limitaciones de actividad, las cosas cambian. Las españolas ocupan el puesto décimo entre los países de la UE, con 73 años y los hombres, ocupan el puesto octavo con 75.

-¿Cómo afrontar el aumento del gasto sanitario debido al envejecimiento?

-Se trata de una cuestión que la Comisión Europea está abordando mediante la inclusión del gasto sanitario de los Estados miembros en la gobernanza económica de la UE, al igual que el gasto en pensiones.

-Los programas financiados por Europa sobre envejecimiento están más orientados hacia las universidades y centros de investigación que a la sociedad civil. Los ciudadanos no acaban de ver cómo les pueden beneficiar estos programas de investigación. En cambio, las ONG y la sociedad civil que trabajan directamente en proyectos sociales reciben menos apoyos de Europa a sus programas. ¿Por qué?

-La Comisión concede la máxima importancia al diálogo con la sociedad civil organizada en materia de políticas sociales y de empleo. En este contexto, la Comisión organiza cada año la Convención Anual sobre Crecimiento Inclusivo que reúne a unas 450 partes interesadas que debaten durante un día sobre un tema de especial importancia para el desarrollo de la agenda social de la UE. Este año, 2018, la Convención se ha dedicado a la implementación del Pilar Europeo de Derechos Sociales.

"El Fondo Social Europeo está invirtiendo más de 533 millones de euros en medidas de apoyo al envejecimiento activo y saludable"

 

Algunas de estas organizaciones tienen acuerdos específicos con la Comisión que, a través del "Programa Europeo para el Empleo y la Innovación Social" (EaSI) y del "Programa de Derechos, Igualdad y Ciudadanía" (REC), financia cada año el funcionamiento de 30 redes de ONG activas en los ámbitos de la pobreza, la exclusión social y la discapacidad.Estas asociaciones son de importancia vital para que la Comisión desarrolle una formulación de políticas basada en pruebas y con impacto.

Las ONG también pueden presentar proyectos para recibir financiación del Fondo Social Europeo (FSE), en el marco de los programas operativos nacionales. En toda la UE, en el actual período de programación 2014-2020, el FSE está invirtiendo más de 533 millones de euros en medidas de apoyo al envejecimiento activo y saludable.

En el caso de España, en el marco del FSE, los trabajadores de más edad y las personas en busca de empleo pueden participar en cursos de mejora de las cualificaciones así como en asesoramiento personalizado, y los empresarios pueden beneficiarse de incentivos a la contratación para emplearlos. Estos programas financiados por la UE benefician mucho a los trabajadores de más edad y previenen los peores efectos del envejecimiento de la población.

-¿Tiene Europa algún programa para aprovechar el capital humano de los jubilados?

-La Comisión Europea está apoyando políticas orientadas a prolongar la vida laboral. Las personas que trabajan más tiempo no solo benefician a toda la sociedad, sino que también brindan sus competencias y experiencia. La movilización de este potencial será cada vez más importante a medida que se vaya reduciendo la población en edad de trabajar.

Una vez jubilado, la actividad no se limita a trabajar. Seguir contribuyendo a la sociedad después de la jubilación, ayudando a la familia, a los amigos y a la comunidad en general, puede ayudar a que las sociedades sean más eficaces para garantizar una vida segura, saludable y digna para todos. Por este motivo, los fondos de la UE, como el Fondo Social Europeo, también apoyan a las personas mayores después de su jubilación.

-Si el aumento del gasto en Pensiones (y Sanidad) recae en las generaciones más jóvenes, ¿No se puede estar gestando un conflicto intergeneracional?

-Se prevé que la relación entre el número de personas de 65 años o más y el de personas de 15 a 64 años aumente del 28,8% en 2015 al 35,1% en 2025 y a más del 50% en 2050. Esto tiene importantes implicaciones para el crecimiento económico y la distribución de los recursos en el futuro: requerirá medidas adicionales para garantizar tanto la sostenibilidad fiscal como una cobertura adecuada. La situación de los jóvenes es especialmente preocupante, ya que pueden tener que hacer frente a una doble carga: tener que pagar mayores cotizaciones mientras trabajan y recibir pensiones más bajas después de la jubilación. Un mercado de trabajo más dinámico e integrador y unos sistemas de bienestar reformados podrían mitigar los riesgos sociales y de las finanzas públicas relacionados con el envejecimiento de la población.