• Jueves, 13 de Diciembre de 2018

DISTINTOS ESTUDIOS CONFIRMAN SU EFICACIA EN CIERTAS PATOLOGÍAS

Marihuana ¿un aliado contra las enfermedades de la vejez?

La marihuana y el cannabis se ha usado medicinalmente desde hace miles de años. Ahora algunos estudios confirman su eficacia en enfermedades asociadas a la vejez.

Plantas de marihuana
Plantas de marihuana

Los cannabinoides como el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD) conforman un tipo de compuesto psicoactivo entre los más de 100 que se encuentran en la planta de marihuana.

Recientemente, un estudio aplicado sobre ratones publicado en la revista Nature Medicine por los investigadores de la Universidad de Bonn Andras Bilkei-Gorzo y Andreas Zimmer concluía que una dosis baja de THC puede convertirse en un potencial tratamiento para revertir el proceso de envejecimiento del cerebro.

Los resultados arrojan además que, por el contrario, el mismo tratamiento con esta droga, afectaría negativamente al comportamiento, la memoria y el rendimiento durante el aprendizaje en los roedores jóvenes.

Aunque aún es muy pronto para determinar si se puede llevar esta investigación a la clínica humana, el uso de cannabinoides para tratar afecciones neurológicas como la epilepsia conforma ya un área de investigación activa. A estas aplicaciones se sumarían ahora, el papel del THC en el rejuvenecimiento cerebral y el tratamiento de enfermedades como el Alzheimer.

Artritis

Un artículo publicado en la revista "Rheumatology" ha confirmado que los receptores CB2, junto con los receptores CB1, que conforman el sistema endocannabinoide son abundantes en los tejidos de las articulaciones de pacientes con artritis.

El coautor del artículo, el Dr. Sheng-Ming Dai de la Segunda Universidad Médica Militar de China, declaraba en una entrevista para la revista Nature: "Históricamente, la terapia con marihuana se utilizaba para aliviar los síntomas de un amplio abanico de enfermedades, incluyendo la artritis reumatoide".

Además, el Dr. Jason McDougall de la Universidad de Dalhousie, Halifax, llevó a cabo una serie de investigaciones para tratar de identificar cómo afectan los cannabinoides a los dolores articulares. McDougall explica el estado de nerviosismo de un paciente de artritis: "Se sienten desarbolados, en carne viva y culpables por sentir tanto dolor. Nuestra teoría es que a través de la administración local de estas moléculas del cannabis en los nervios, podríamos ser capaces de repararlos y reducir el dolor provocado por la artritis".

Alheimer

Durante la evolución de esta enfermedad, se forman en el cerebro estructuras proteicas llamadas placas. Esta acumulación interrumpe la comunicación entre neuronas, llevando a la destrucción de las células nerviosas y de la corteza cerebral.

Los síntomas de esta enfermedad son devastadores. Los pacientes pueden experimentar síntomas de pérdida de memoria, como olvidarse de objetos o fechas, y desorientación. Al final esto puede evolucionar en alucinaciones, confusión, comportamientos agresivos e incluso la incapacidad para comer o caminar sin ayuda.

La marihuana está ofreciendo resultados esperanzadores en la prevención de esta terrible enfermedad e incluso en su tratamiento.

Un estudio publicado en el "Journal of Alzheimer's Disease" descubrió que pequeñas dosis de THC son capaces de ralentizar la producción de las proteínas que luego forman esas placas en los cerebros de los pacientes de Alzheimer. Se necesitan más investigaciones antes de poder sacar conclusiones firmes, pero este estudio por sí mismo sugiere que el consumo de marihuana podría ser una barrera fundamental para proteger a los mayores de esta horrible enfermedad.

Otro informe publicado en el "Journal of Alzheimer's Disease" descubrió que el THC puede aliviar los síntomas de la enfermedad. Los investigadores declaraban que "añadir aceite de marihuana medicinal en los tratamientos de pacientes de Alzheimer es una opción segura y prometedora".

Aunque los extractos de cannabinoides de carácter medicinal ofrecen una alternativa de tratamiento sólida, el hecho de fumarla también parece ser útil en este contexto. El profesor de neurociencia del estado de Ohio, Gary Wenk, realizó una encuesta que afirmaba que "individuos que fumaron marihuana en las décadas de los 60 y 70, y que ahora están entre los 60 y 70 años de edad, no están sufriendo el impacto del Alzheimer que cabría esperar".

Cáncer

El Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos admite que el cannabis ha demostrado matar las células cancerígenas en laboratorio. El instituto presenta varios estudios en los que los cannabinoides han destruido células cancerígenas y minimizado el riesgo de tumores. Concretamente, los cannabinoides disminuyen el riesgo de cáncer de colon gracias a sus efectos antiinflamatorios y el THC daña y elimina células cancerígenas en el hígado con sus efectos antitumorales.

Otro informe publicado por la Asociación Americana del Cáncer se añade a esta extensa lista. En él se afirma que el CBD puede programar la muerte de las células del cáncer de mama.

Quizás más sorprendente aún es el descubrimiento, a cargo de investigadores de la Universidad Complutense de Madrid, de que el THC puede inducir la muerte celular programada (conocida como apoptosis) en tumores cerebrales sin dañar las células sanas a su alrededor. El mismo equipo de científicos descubrió posteriormente que cuando se inyectaba THC sintético, éste erradicaba tumores cerebrales en la mayoría de los ratones del test.

Dolor crónico

El dolor es un problema que acosa a algunos mayores. Entre el 60 y el 75% de los mayores de 65 afirma sufrir episodios de dolor habituales. Dolencias concretas que provocan dolores crónicos son la osteoartritis, articulaciones y dolores musculoesqueléticos. El cannabis es un tratamiento natural y seguro que los pacientes pueden usar para aliviar su dolor cotidiano y mejorar su calidad de vida.

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad McGill en Canadá descubrió que la marihuana fumada en pipa puede reducir drásticamente el dolor crónico de pacientes con nervios dañados.

La marihuana medicinal podría ayudar a los pacientes a reducir las prescripciones de opiáceos, según un informe de la Universidad de Michigan. Kevin Boehnke, del departamento de Ciencias Ambientales de la Salud perteneciente a la Escuela de Salud Pública explicaba: "Advertimos del peligro de precipitarnos a cambiar las prácticas clínicas actuales hacia el cannabis, pero hay que destacar que este estudio señala que la marihuana es una medicación efectiva contra el dolor y un agente que evitaría el abuso de opioides".

Parkinson

La gran mayoría de casos diagnosticados se producen por encima de los 50 años y la gravedad aumenta cuando mayor sea el paciente. La marihuana aporta esperanza también en esta área de la medicina.

Un estudio publicado por la revista "Clinical Neuropharmacology" descubrió importantes efectos positivos en el sueño y el alivio del dolor cuando se administraba humo de marihuana. Los autores señalan que "el estudio sugiere que el cannabis puede tener su lugar entre los tratamientos para el Parkinson".

Depresión

La depresión es un conocido trastorno del estado de ánimo que puede tener efectos devastadores sobre la calidad de vida de una persona, su productividad y su creatividad. Los síntomas van desde cambios de apetito y peso hasta el odio hacia uno mismo o comportamientos temerarios. Éstos son sólo algunos de los más de 50 síntomas diferentes. Un individuo es más propenso a sufrir depresión si está en la franja de edad entre 45 y 64 años, así que la edad es un factor.

Otro estudio de la Universidad McGill descubrió que una versión sintética del THC, réplica del ingrediente psicoactivo de la marihuana, actuaba comoantidepresivo activo cuando se administraba en dosis pequeñas a las ratas. Se halló que esas pequeñas dosis aumentaban la actividad en las neuronas que producen la serotonina, un neurotransmisor fundamental para la regulación del estado de ánimo. Es importante subrayar que los investigadores apreciaron que cuando se aumentaba la dosis se producía el efecto contrario y la serotonina disminuía.

El estrés frecuente es una causa fundamental de depresión. Científicos de la Universidad de Buffalo descubrieron que el estrés crónico disminuía la producción de endocannabinoides en animales de laboratorio, lo cual provocaba comportamientos depresivos. Los investigadores sugieren que usar los cannabinoides de la marihuana podría ayudar a tratar la depresión y estabilizar el estado de ánimo.

Aunque la investigación es relativamente escasa aún, los estudios mencionados indican que la marihuana ofrece a los mayores una alternativa segura y no tóxica frente a medicaciones potencialmente perjudiciales para una serie de enfermedades vinculadas a la vejez. El cannabis y los compuestos presentes en esta planta han demostrado, hasta el momento, promover la prevención de ciertas enfermedades que afectan a la calidad de vida, así como poseer potencial para tratar y curar otras.