• Lunes, 10 de Diciembre de 2018

LA AGENCIA DEL MEDICAMENTO, OFRECE UNA LISTA DE 17 FÁRMACOS PARA SUSTITUIR A ADIRO

Adiro, Nolotil y Trankimazín, con problemas de suministro en 47 provincias

Más de 1.800 farmacias, de 47 provincias españolas comunicaban la pasada semana la falta de suministro de Adiro. Las reformas en la sede alemana de Bayer, parece ser la causa, según ha anunciado la Agencia del Medicamento, quien ya ha publicado una lista de 17 medicamentos con el mismo principio activo. Mientras los farmacéuticos, denuncian el desabastecimiento de medicamentos sobre todo en zonas rurales, debido a una “mala praxis en la distribución”.

En 2016 se vendieron 18,2 millones de unidades de Adiro, y 18,5 de Nolotil.
En 2016 se vendieron 18,2 millones de unidades de Adiro, y 18,5 de Nolotil.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, AEMPS ha emitido una nota informativa sobre los problemas de suministro de Adiro (100 MG Comprimidos Gastrorresistentes, 30 comprimidos) medicamento utilizado como antiagregante plaquetario, e indicado para el tratamiento del primer evento isquémico coronario o cerebrovascular de infarto de miocardio; angina estable o inestable; angioplastia coronaria; accidente cerebrovascular no hemorrágico transitorio o permanente y reducción de la oclusión del injerto después de realizar un by-pass coronario.

Según el listado de medicamentos con problemas de suministro que ofrece el Centro de Información sobre el Suministro de Medicamentos (CISMED) del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, 1.840 farmacias de 47 provincias españolas habrían comunicado la falta de Adiro; y de estas 14 tendrían problemas de abastecimiento, en la última semana.

Un problema que según el comunicado de la AEMPS se debería a la falta de suministro del laboratorio titular autorizado para su comercialización, Bayer Hispania S.L., desde donde se señalaron las reformas que está llevando a cabo en su planta de fabricación en Leverkusen (Alemania), como la causa del problema. “Por este motivo las cantidades de las que dispone son limitadas y en los próximos meses sólo podrán cubrir una parte de las solicitudes que reciban”.

mayor_actual_fabricaBayer_LeberkusenEn la imagen, planta de Bayer en Leverkusen (Alemania).

Para garantizar el resto de la demanda, la Agencia dependiente del Ministerio de Sanidad, informa que ha contactado con otros laboratorios que comercializan medicamentos con el mismo principio activo, “para conocer las unidades que tenían previsto poner en el mercado en los próximos meses, así como la posibilidad de incrementarlas”. Ofreciendo un listado de 17 fármacos provenientes de 16 laboratorios diferentes que se encargarán de ‘cubrir’ los problemas de suministro de Adiro.

Además de Adiro encabezarían este listado de 53 medicamentos con problemas de suministro del CISMED: Nolotil (575 mg 20 cápsulas) cuya falta habría sido comunicada por 1.700 farmacias, de 47 provincias; Trankimazin (0.25 mg 30 comprimidos) que faltaría en 1205 farmacias, de 47 provincias; o Dalsy (20 mg/ml suspensión oral 150 ml) en 1553 farmacias, de 49 provincias, entre otros. 

Además de este listado elaborado a partir de los datos que ofrecen las farmacias sobre los medicamentos no servidos durante el día, la Agencia Española del Medicamento publica en su página web un listado con los problemas de suministro cuya información se mantiene actualizada de forma permanente.

Nolotil y Adiro, los más vendidos

Algunos de los medicamentos que aparecen tanto en la lista de la AEMPS como del CISMED, encabezan el ranking de los más vendidos en el año 2016, según datos de la consultora Quintiles-IMS. Así de los 1.296 millones de unidades de medicamentos, que se consumieron aquel año; 18,5 millones fueron de Nolotil (metamizol), indicado por su poder analgésico y antipirético para disminuir el dolor y la fiebre.

Le sigue en el ránking Adiro (ácido acetilsalicílico), con 18,2 millones de unidades, siento la dosis de 100 mg, la más usada por su poder antiagregante.

En tercera posición, con 11,5 millones de unidades, se colocaría el Enantyum (dexketoprofeno), un analgésico y antiinflamatorio, usado para aliviar dolores locales, como la migraña, el dolor menstrual, o problemas de odontología; así como para el dolor lumbar.

Al Enantyum, le seguiría el Paracetamol, con 10,8 millones de unidades, y utilizado comúnmente por su poder analgésico y antitérmico, contra el dolor y la fiebre.

El Sintrom (acenocumarol), con 7,8 millones de unidades vendidas, se colocaría en el quinto puesto de los mas vendidos. Su alto potencial anticoagulante, al igual que el Adiro, se utiliza como tratamiento crónico para evitar la formación de coágulos sanguíneos.

Eutirox (levotiroxina), es un medicamento que se usa para tratar alteraciones de la glándula tiroides, concretamente el hipotiroidismo. Durante el año 2016 se vendieron 7,6 millones de unidades de este fármaco.

Ventolin (salbutamol), es un tipo de broncodilatador, muy utilizado para tratar las crisis de asma, y mejorar los síntomas de una bronquitis aguda y otras dolencias pulmonares que cursen con inflamación de las vías aéreas. En el año 2016 se vendieron 7,2 millones de unidades de esta marca en particular.

El Ibuprofeno, junto con el paracetamol, es uno de los fármacos que no suelen faltar en ningún botiquín, vendiéndose 7,1 millones de unidades en 2016. Se utiliza para el tratamiento del dolor, gracias a su poder antiinflamatorio y analgésico.

Trankimazin (alprazolam) pertenece al grupo de las benzodiazepinas, un tipo de medicamentos con potencial ansiolítico como primer uso, aunque por su poder sedante, se receta para otros usos. Durante el año 2016 se vendieron 6,7 millones de unidades de este fármaco.

Y otra benzodiacepina, Orfidal (lorazepam), fue el décimo fármaco más vendido durante 2016, con 6,5 millones de unidades, y el segundo ansiolítico más vendido tras Trankimazin.

¿Desabastecimiento o problemas de suministro?

Pero la escasez de Adiro y otros medicamentos, ¿es un problema de suministro o desabastecimiento de un medicamento? La AEMPS es clara sobre esto, si hay un medicamento con el mismo principio activo con el que se puede sustituir, hablamos de problemas de suministro; algo en lo que no se muestra de acuerdo la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), que ha denunciado en los últimos días el desabastecimiento que se está produciendo en muchas farmacias de toda España, especialmente farmacias pequeñas y rurales, de algunos medicamentos básicos.

Para Carlos Gallinal, “la sustitución de medicamentos por otros con el mismo principio activo, está en caso de desabastecimiento o de urgencia. Yo entiendo que el desabastecimiento si es total, es total, y si es parcial es parcial. Lo que no podemos permitir es que algunos laboratorios estén sin abastecer en la suficiente cantidad a las cooperativas, pero sigan haciendo venta directa a algunas farmacias”.

 “No es una alerta sanitaria, es una alerta de una mala praxis por parte de algunos laboratorios, que al final lo podemos solucionar, pero en el día a día de tu farmacia es muy duro que te pidan una cosa y tener que dar otra y explicarlo. Especialmente entre los pacientes crónicos de mayor edad, acostumbrados a tomarse el medicamento de la caja roja o de la caja azul, o amarilla. Estar cambiando de manera sistemática esto, lo que va a producir son errores en la adherencia del medicamento. Yo puedo entender desabastecimientos puntuales, pero no que estén desabastecidas las cooperativas, y algunas farmacias abastecidas”, añade Gallinal.

¿Por qué se produce esta situación?

Tal y como apunta la propia AEMPS el problema de suministro de medicamentos “suelen ser debidos a problemas en la fabricación o distribución del medicamento”, tal y como ha ocurrido con el Adiro. Mientras que fuentes de Farmaindustria (Asociación Nacional Empresarial de la Industria Farmacéutica) apuntan además de a estos factores técnicos y logísticos, a otros aspectos económicos, que “influyen mucho porque, al ser los precios de los medicamentos diferentes en distintos países, a veces hay desplazamientos de medicamentos que estaban pensados para abastecer un determinado mercado pero que luego acaban en otro donde los precios son mayores”

Una práctica legal, según Farmaindustria, pero que acaba generando desabastecimientos y que puede llegar a convertirse en un problema de salud pública si afecta a medicamentos que no tienen alternativa terapéutica. Una situación que según ellos, reconoce la propia AEMPS, y donde no existe, una regulación sobre este “comercio paralelo” ni en la normativa nacional ni en la europea, que proteja de manera eficiente de estos desabastecimientos.

El vicepresidente de FEFE, Carlos Gallinal, apunta precisamente a este factor económico como una de las causas del desabastecimiento de algunos medicamentos, ya que según les comunican “aunque no tenemos constancia real de eso”, el Reino Unido, por miedo a los problemas arancelarios que puede tener en marzo con la aplicación del Brexit, está realizando una compra importante de medicamentos para garantizar el abastecimiento de su mercado.

“Teniendo en cuenta que los precios de los medicamentos en España son prácticamente los más bajos de Europa, lógicamente cualquier persona puede entender que das más preferencia a quien te compra a un precio más alto”.

Y por último otra de las causas que se apuntan para explicar el desabastecimiento de medicamentos es la fabricación de nuevos principios activos. Este sería el caso del Dalsy, cuyos problemas de suministro se deberían a cambios en la formulación del medicamento, que afectaría a la presentación de 20 mg/ml suspensión oral, según ha comunicado la comercializadora BGP PRODUCTS OPERATIONS, S.L., a la Agencia del Medicamento. Previendo que el restablecimiento del medicamento se produzca en junio de 2019. Hasta entonces la AEMPS ha propuesto un listado de 18 medicamentos con el mismo principio activo, de 17 laboratorios distintos.

La formulación de nuevos principios activos, supone también el abandono de la producción de algunas presentaciones de medicamentos, que convertidos en genéricos, una vez acabado el periodo de patente, bajan el precio de referencia, resultando poco rentable su elaboración.En estos casos según fuentes de Farmaindustria la solución pasaría por “ponerle a esa solución un precio atractivo, o al menos no bajarlo, para que siga comercializándose, o para que alguien lo vuelva a fabricar, porque no resulta viable seguir comercializando una solución al mismo precio que los comprimidos”. De lo contrario añaden “podría darse la paradoja de que para evitar el desabastecimiento hubiera que comprar el mismo producto importado de otros países como medicación extranjera y a un precio más alto del país de origen”.

Un problema complejo, para cuya resolución es fundamental la implicación de todos los agentes de la cadena, industria, distribución, farmacias, autoridades sanitarias, organizaciones de pacientes, etcétera; con el objetivo de garantizar que precisamente no sean los pacientes, la parte más frágil de la cadena, quienes sufran las consecuencias.