• Domingo, 21 de Octubre de 2018

LAS ALERTAS SOBRE ALTAS TEMPERATURAS, EN TU MÓVIL

Cómo protegerse de la ola de calor

Llega la primera ola de calor del año y el Ministerio de Sanidad ha habilitado un sistema gratuito de avisos personalizados a través de SMS o mail que avisa de las alertas por altas temperaturas del lugar que elijas.

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, dentro de las actuaciones del Plan verano 2018, ha puesto en marcha un Servicio de Suscripción de Temperaturas y Niveles de Riesgo por provincias, ofreciendo la posibilidad de recibir esta información de forma gratuita por e-mail y SMS, durante el intervalo de tiempo que usted solicite. Éste Servicio estará activo hasta el 15 de septiembre de 2018.

El servicio de avisos puede ser de especial utilidad ahora que la Agencia Estatal de Meteorología ha anunciado que a partir del miércoles 1 de agosto, y debido a la entrada de aire cálido de origen africano procedente del sur, tendrá lugar un episodio de altas temperaturas, probablemente la primera ola de calor del verano, que durará al menos hasta el domingo 5.

En la zona centro y suroeste, el episodio será de más larga duración y muy probablemente se superarán los 40ºC en buena parte del interior del cuadrante suroeste a partir del miércoles y podrían alcanzarse en puntos de la zona centro a partir del jueves.

En el interior del norte se superarán los 35ºC en amplias zonas a partir del jueves, pudiéndose alcanzar los 40ºC en el valle del Ebro y en el interior del sur de Galicia.

En el resto de la Península y Baleares es probable que se alcancen o superen los 35ºC a partir del viernes y sábado, afectando a zonas donde son poco habituales estas temperaturas como el Cantábrico.

La Sociedad Española de Geriatría y Gerontología recuerda que los mayores de 65 años corren más riesgo de sufrir un golpe de calor, al tener una sensación reducida de calor y por lo tanto de protegerse menor. Disminuyendo además la percepción de sed, causando un alto riesgo de deshidratación, especialmente en los mayores que sufren una enfermedad neurodegenerativa, sobrepeso, enfermedades crónicas o tienen medicación. Sin olvidar los casos en los que la dependencia física dificulta el cambio de vestimenta, y la adaptación del entorno.

¿Cuándo se produce un golpe de calor? 

Cuando la temperatura de nuestro cuerpo rebasa los 41 grados se produce una hipertermia, superando los mecanismos de regulación térmica de los que dispone nuestro organismo y originando el temido golpe de calor, situación en la que el organismo ya no puede responder a las altas temperaturas con repercusiones tan graves que podría llevar a un fracaso orgánico irreversible. 

Es importante saber detectar los síntomas de la hipertermia que son: dolor de cabeza, sensación de boca seca y pastosa, náuseas, vómitos, mareos, escalofríos, piel seca y enrojecida, calambres musculares en brazos, piernas o vientre, desorientación, pérdida de conciencia o confusión y no sudoración ante las altas temperaturas. 

El principal mecanismo ante un incremento de la temperatura corporal es una dilatación de los pequeños vasos periféricos para favorecer el paso de la sangre por la piel. Esto, unido a un aumento de la sudoración, hace que se pierda calor por evaporación, lo que puede llevar a una perdida importantísima de líquidos que repercute a nivel de los distintos órganos (riñón, corazón, cerebro…). 

Además, “si la temperatura exterior es muy alta y las pérdidas de líquidos no se reemplazan de forma adecuada, entramos en una situación de deshidratación, la tensión arterial desciende, aparece sensación de debilidad e incluso calambres musculares; si esta situación no se corrige a tiempo y progresa, se pierde la capacidad de sudoración y la piel presenta un aspecto seco y enrojecido, la temperatura corporal asciende progresivamente hasta cifras que superan los 40 grados, entrando en hipertermia y, si este proceso continúa, se llega a una situación de shock en la que sucede un fallo de los distintos órganos, convulsiones y coma”, explica el presidente de la SEGG, Jose Antonio López Trigo. 

Ante estos episodios de calor extremo, el ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social recomienda precaución sobre todo entre los más pequeños, y los más mayores.

Decálogo para protegerse de la ola de calor
1. Beba agua y líquidos con frecuencia, aunque no sienta sed y con independencia de la actividad física que realice.
2. No abuse de las bebidas con cafeína, alcohol o grandes cantidades de azúcar, ya que pueden hacer perder más líquido corporal.
3. Aunque cualquier persona puede sufrir un problema relacionado con el calor, preste especial atención a bebes y niños pequeños, mayores y personas con enfermedades que puedan agravarse con el calor y la deshidratación, como las patologías cardiacas.
4. Permanezca el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados, y refrésquese cada vez que lo necesite.
5. Procure reducir la actividad física y evitar realizar deportes al aire libre en las horas más calurosas (de 12.00 a 17.00).
6. Use ropa ligera, holgada y que deje transpirar.
7. Nunca deje ninguna persona en un vehículo estacionado y cerrado (especialmente a niños, ancianos o enfermos crónicos).
8. Consulte a su médico ante síntomas que se prolonguen más de una hora y que puedan estar relacionados con las altas temperaturas.
9. Mantenga sus medicinas en un lugar fresco; el calor puede alterar su composición y sus efectos.
10. Haga comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, zumos, etcétera.)