• Jueves, 13 de Diciembre de 2018

ES PRECISO GARANTIZAR UNA INGESTA ADECUADA EN CANTIDAD Y EN FORMA

Los beneficios de los probióticos en múltiples enfermedades

En diversas enfermedades crónicas como el síndrome de intestino irritable, enfermedad inflamatoria intestinal, estreñimiento, diabetes, enfermedad periodontal, alergias o dermatitis atópica, los probióticos mejoran la calidad de vida de los pacientes y evitan reagudizaciones.

Los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se administran en cantidades adecuadas confieren un beneficio para la salud. Y al parecer son especialmente beneficiosos para las personas que padecen ciertas enfermedades crónicas.

Contando con que según la OMS actualmente más del 60% de la población mundial tiene una enfermedad crónica, esta relación beneficiosa entre probióticos y enfermedades crónicas supone una nueva línea de investigación a desarrollar.

Por el momento, según afirma el Dr. Miguel Ignacio López Ramiro “la medicina basada en la evidencia y diversos estudios demuestran que en numerosas enfermedades crónicas como síndrome de intestino irritable, enfermedad inflamatoria intestinal, estreñimiento, diabetes, enfermedad periodontal, alergias, dermatitis atópica, así como en otras enfermedades, mejoran la calidad de vida de los pacientes y evitan reagudizaciones”.

Bueno para los mayores, bueno para todos

En el caso de las personas mayores el Dr. Miguel Ignacio López Ramiro afirma que “investigaciones en el envejecimiento del sistema inmunológico y sus efectos sobre el estado de salud demuestran mejora en la calidad de vida de las personas de edad avanzada, previniendo la aparición de enfermedades infecciosas, estreñimiento y otros problemas digestivos, obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, vulvovaginitis, infecciones del tracto urinario, incluso cáncer y su prevención”.

¿Cómo actúan los probióticos en el organismo?

Estos microorganismos realizan síntesis de vitaminas B y K, actúan como barrera de protección frente a agentes patógenos, participan en la fermentación de alimentos, aumentan el peristaltismo intestinal, interaccionan con el sistema inmunitario y modulan funciones cerebrales.

 Como explicó el especialista en el marco del II Foro de Cronicidad celebrado recentemente en Sevilla, existen expresiones de la moléculas como la NKG2D en los linfocitos T CD4+ que están elevadas en personas mayores respecto a los adultos jóvenes, que por mecanismos inmunoreguladores aumentan propiedades citotóxicas de los mismos.

“El consumo de probióticos mejora la regulación de la expresión de ciertas moléculas evitando esta acción”, aclara el Dr.Miguel Ignacio López Ramiro. “También existen evidencias en la relación de la microbiota intestinal con el sistema inmunitario mejorando problemas como dermatitis, enfermedad periodontal, estreñimiento, enfermedad inflamatoria intestinal, etcétera”, añade. A lo que el experto puntualiza y concluye que “tan importante es el aporte de estos microorganismos, como la forma farmacéutica para su administración, de manera que se garantice su llegada íntegra al intestino, para que puedan colonizar adecuadamente el mismo”.