• Miércoles, 23 de Enero de 2019

Consejos para tratar la vista cansada

La pérdida de elasticidad de la lente es inevitable, pero existen una serie de consejos que se pueden seguir para mantener los músculos oculares entrenados y así posponer la aparición de la fatiga ocular.

La vista cansada tiene su origen en el proceso natural del envejecimiento del ojo. Es considerado un deterioro fisiológico natural del sistema ocular que avanza conforme pasan los años.

Con la edad, la envoltura traslúcida que recubre el cristalino se va volviendo más gruesa y menos elástica, provocando que el cristalino se quede más rígido y el sistema ocular pierda poco a poco la capacidad de ajustar el enfoque a cada distancia, lo que dificulta ver las cosas de cerca.

La vista cansada es un problema que está asociado a la edad, por lo que su aparición es inevitable en algún momento de la vida. Los primeros síntomas suelen notarse entre los cuarenta y los cuarenta y cinco años, pero son diversos factores los que pueden determinar su aparición. Por ejemplo, si la persona ya utilizaba lentes de contactos por otros problemas previos, la sintomatología de la vista cansada aparece más tarde que en otras personas.

Al ser un deterioro fisiológico del cristalino por el envejecimiento, no se puede considerar médicamente una patología y sí como un problema común para todas las personas que con la edad experimentaron cierta sintomatología. Técnicamente a esto se le llama presbicia.

En ocasiones algunos pacientes suelen confundir la presbicia con la fatiga visual, y aunque ninguna son enfermedades si es cierto que en ocasiones algunos síntomas pueden ser similares. Por eso es necesario acudir a un especialista que realice las pruebas necesarias y haga un diagnóstico adecuado que ayude a prevenir y a trabajar la sintomatología.

Prevención de la vista cansada

La prevención de la presbicia es un tema que se sigue barajando mucho actualmente por los expertos. Muchos de ellos consideran que la ingesta habitual de algunos alimentos y suplementos nutricionales podría retrasar la aparición de los primeros síntomas, aunque esto aún no se ha demostrado. Otros abogan por la realización de ciertos ejercicios oculares que fortalezcan el ojo.

La pérdida de elasticidad de la lente es inevitable, pero existen una serie de consejos que se pueden seguir para mantener los músculos oculares entrenados y así posponer la aparición:

  • Primer consejo: si se trabaja frecuentemente delante de un ordenador, es necesario dejar descansar la vista durante unos treinta minutos cada hora. Como por ejemplo enfocándose en el paisaje a través de la ventana.
  • Segundo consejo: invertir el tiempo libre en actividades de ocio al aire libre. Esto permitirá que la vista trabaje y se fortalezca, no tener que estar mirando a un solo punto.
  • Tercer consejo: tener una alimentación saludable, utilizar gafas de sol de calidad durante cualquier época del año y no fumar.

 

Sintomatología de la vista cansada o presbicia

A continuación se analizarán los síntomas más habituales que suele provocar la vista cansada. Si se posee alguno de ellos es necesario acudir a un especialista para la realización de las pruebas pertinentes.

  • Se comienza a tener dificultad para leer letras pequeñas y eso se produce porque el ojo ya no es capaz de enfocar a tan corta distancia. Este suele ser uno de los detonantes más comunes, dado que puede llegar a ser muy molesto.
  • Comenzar a acercarse a los ojos todo aquello que se necesita ver o leer. Está relacionado con el punto anterior, pues al no ser capaces de enfocar se acercan los objetos a los ojos para poder verlos con mayor nitidez.
  • Dolores de cabeza: esto es provocado por el esfuerzo que se realiza para poder enfocar aquello que se desea ver.
  • Se produce fatiga visual por el esfuerzo que realiza la vista al tener que trabajar más que en otras ocasiones.

 

Soluciones para la vista cansada o presbicia

Se puede realizar a través de dos modelos de operación. Ambas son indoloras y no requieren de hospitalización. Antes de la intervención se le realizan una serie de pruebas al paciente para verificar que son aptos para ella.

Intervención intraocular

Consiste en extraer el cristalino que ya ha perdido o está perdiendo su funcionalidad y sustituirlo por una lente intraocular multifocal, que permite formar tres planos de enfoque (cerca, media distancia, y lejos), siendo el cerebro el que elegirá el más adecuado en cada momentos.

Intervención con láser

Con este tratamiento lo que se pretende es modificar la curvatura de la superficie corneal para compensar la disminución en la capacidad de acomodación del cristalino, lo que mejora notablemente la visión de cerca e intermedia.

Esta técnica es bastante similar a la que se usa para corregir otros problemas ópticos como la miopía, se pretende potencia la visión combinada, por la cual un ojo está más adaptado a una visión más cercana o lejana que el otro.

Debe ser un oftalmólogo el que en la consulta previa valore cuál modelo es mejor para cada paciente.