• Miércoles, 23 de Enero de 2019

LA SITUACIÓN ECONÓMICA Y LOS GASTOS, SON LOS FACTORES QUE MÁS LO DESENCADENAN

El estrés, otro clásico de la Navidad

Sólo cuatro de cada diez personas no sufrirán episodios de estrés y ansiedad en Navidad. El dinero, los gastos y los compromisos sociales son algunos de los factores que más alteran a quienes sí los padecen, insomnio, dolores de cabeza y musculares y problemas estomacales. Para evitarlos, los expertos recomiendan, dormir y comer bien, y `respirar hondo´ ante algunas situaciones

Las compras navideñas, es uno de los factores desencadenantes del estrés en estas fechas.
Las compras navideñas, es uno de los factores desencadenantes del estrés en estas fechas.

Un clásico cada vez que se acercan los días reservados a estas fechas. Así lo hacen ver los centros Nascia, especialistas en el tratamiento del estrés y la ansiedad, en su sexto informe anual sobre el estado de inquietud que vivimos en fechas navideñas.

En el estudio se revela que tanto el incremento de los compromisos sociales como las actividades relacionadas con las compras navideñas intensifican los síntomas de cansancio físico y mental. Los malos hábitos alimenticios y la ausencia de ejercicio también contribuyen a generar ansiedad y estrés.

El 65% de los participantes consultados experimentan situaciones de estrés y ansiedad generalizados tanto en los días previos a la Navidad como en el transcurso de los días de fiesta.

En relación a los factores que más contribuyen al estrés, la situación económica y los gastos en estas fechas se sitúan a la cabeza para el 70% de los afectados; para ser más exactos, es el exceso en los gastos y las compras, los principales problemas para el 60% y el 54%, respectivamente. Además de la acumulación de compromisos sociales y el cansancio con un 48% y los mensajes navideños con un 30%. Otro de los factores importantes es la conciliación laboral con la vida familiar en esta época del año.

Según los resultados del estudio, las mujeres serían las más afectadas por el estrés y la ansiedad, suponiendo el doble con respecto a los hombres. Los principales motivos están ligados a una mayor responsabilidad y dedicación en los preparativos, agravándose en el caso de la mujer trabajadora. En estos casos, las dificultades para la conciliación de la vida personal y profesional, y la responsabilidad de organizar las reuniones familiares, etcétera. añaden un ‘extra’ de ansiedad para la mujer.

Tanto hombres como mujeres afectados por el estrés navideño, presentaban una sintomatología fisiológica definida, en la que los síntomas más frecuentes son el insomnio (62%), dolores de cabeza (55%), dolores musculares (75%) y problemas estomacales (58%).

Además en esta época se acentúan algunas actitudes y pensamientos presentes en los cuadros de estrés y ansiedad, como los pensamientos negativos o recurrentes, mayor irritabilidad, o la sensación de falta de control en algunos momentos.

Consejos para evitarlo

Para ‘disfrutar’ en la medida que se pueda de los días de fiesta, los expertos dan una serie de recomendaciones para sobrellevar mejor las obligaciones que nos autoimponernos durante la Navidad.

-En el caso de las compras, utilizar presupuestos realistas, elaborar una lista y en caso de acudir a tiendas o centros comerciales hacerlo a primeras horas de la mañana, para evitar aglomeraciones.

-Intentar ajustar nuestras expectativas y relativizar acontecimientos que ocurren en un día.

-Priorizar y aceptar sólo lo que dependa de uno mismo y aprender a decir NO ya que no siempre hay que acudir a todos los eventos y reuniones. Reservar un espacio de cuidado propio y personal también resulta importante.

-En las reuniones familiares, intentar evitar temas que generen discusión o sean comprometedores.

-Intentar dormir suficientemente y practicar ejercicio moderado.

-Controlar nuestra respiración, hasta llevarla a un ritmo óptimo y saludable de entre 6 y 10 veces por minuto en reposo, y hacerlo de forma abdominal y no torácica. Con ello, conseguiremos relajación.

-Intentar regular la dieta durante esos días evitando los procesos de ‘comida sin fin’ que son de poca ayuda en los procesos de ansiedad.