• Jueves, 20 de Septiembre de 2018

JUAN CARLOS IZPISÚA, BIOQUÍMICO Y EXPERTO EN ENVEJECIMIENTO

"Ya han nacido humanos que vivirán 130 años"

Para Izpisúa, el envejecimiento es el mayor factor de riesgo de cualquier enfermedad y ha expresado su convencimiento de que entenderlo va a ayudar "a retrasar la aparición" de todas las dolencias "que afectan al ser humano".

Juan Carlos Izpisúa y Javier Xardá en el desarrollo de la jornada.
Juan Carlos Izpisúa y Javier Xardá en el desarrollo de la jornada.

El bioquímico español Juan carlos Izpisúa, director del Laboratorio de Expresión Génica "Roger Guillemin" en el Instituto Salk de Estudios Biológicos de EEUU, ha pronunciado en Salamanca la ponencia "Abordajes celulares, genéticos y epigenéticos para un envejecimiento saludable", dentro del ciclo de jornadas sobre envejecimiento que organiza la Fundación General de la Universidad de Salamanca y el Centro de Investigación sobre Envejecimiento, CENIE.

El científico ha subrayado que se está empezando a comprender el proceso de envejecimiento humano y que el avance mayor es desde el punto de vista tecnológico.

Ha recordado que el progreso habido se traduce en que no sólo ya se puede leer el genoma humano, "sino escribirlo, borrarlo y, por lo tanto, poder modificar el destino de una célula en el organismo", lo cual, ha confiado, en que ayude a entender este proceso.

Sus investigaciones pretenden, entre otras cosas: “retrasar la aparición de las dolencias” que surgen con el paso del tiempo. “Podemos alterar, independientemente de cómo venimos de fábrica, nuestro envejecimiento”, ha declarado.

El profesor Izpisúa ha aprovechado para explicar otra línea de trabajo que pasa por introducir células en el organismo humano que permitan la reactivación de órganos que hayan o estén dando problemas. Dio como ejemplo algunos animales que tienen la capacidad de regenerar partes después de una amputación, pero en el caso de los mamíferos, y más concretamente en los humanos, ha explicado que esta capacidad sólo está presente en el periodo embrionario.

Relativamente a enfermedades como el Parkinson o en el Alzheimer, Izpisúa reveló que la idea es poder sustituir las células que dejan de funcionar bien por nuevas hechas en laboratorio, lamentando que los avances "no han sido tan rápidos como se esperaba".

Una situación que ha atribuido a que se desconoce cómo hacer en el laboratorio una neurona funcional y ha explicado que en el suyo lo que están tratando es de no hacerlas ellos sino que "el animal, la naturaleza" lo haga por ellos.

En este sentido, se ha referido a la rata y al ratón como "animales estándar" de laboratorio y a que necesitan "animales huéspedes que tengan los órganos más grandes", entre los que ha mencionado vacas, ovejas y cerdos.

Precisamente, ha estimado como "posibilidad" la creación de órganos en animales, pero no en humanos, teniendo en cuenta que en la donación la oferta es inferior a la demanda.

Además de las enfermedades neurodegenerativas que acompañan al envejecimiento, el científico ha sostenido que también las del aparato locomotor y que en los laboratorios se está avanzando, aunque el problema es que se desconoce "la causa original" de muchas de ellas.

Ha calificado de "esperanzadora" la línea de investigación que tiene que ver con "tratar de reactivar la regeneración endógena de nuestros órganos".

Asimismo, ha aseverado que en el ser humano no todo está en los genes sino en la interacción con el medio ambiente por lo que pautas como "no comer mucho, andar, tomar vitamina C y reducir el estrés son factores que activan y desactivan genes de una manera distinta".

Ha lamentado que la investigación "no sea una prioridad en España" y ha mencionado a China como país que ahora domina en el mundo la investigación cuando hace "muy poquito tiempo" ni siquiera podían pronunciar ese vocablo.

"Es decepcionante y triste" pensar que en España la investigación "no está en la lista de los gobernantes", ha apostillado el científico quien, sin embargo, ha subrayado que no hay "lugar a la queja" sobre la sanidad pública española, a la que ha calificado de "realmente excepcional" en comparación con la de Estados Unidos donde está ubicado el laboratorio en el que trabaja.

El periodista Javier Xardá ofició de maestro de ceremonias y preguntó a Izpisúa ¿cuánto tiempo más vamos a vivir?, a lo que el bioquímico contestó que “estamos en un momento clave de la evolución de nuestra especie y podemos hacer cambiar la historia de la humanidad. Ya han nacido humanos que vivirán 130 años".