• Jueves, 13 de Diciembre de 2018

ENTREVISTA CON MARÍA A. BLASCO, DIRECTORA CIENTÍFICA DEL CNIO

"Antes o después seremos capaces de vivir más y mejor"

Su equipo ha conseguido prolongar la vida de ratones un 40%, y resultados positivos en el uso de la telomerasa para tratar enfermedades asociadas a la edad, como el infarto de miocardio o la anemia aplásica.

María A. Blasco, directora Científica del CNIO.
María A. Blasco, directora Científica del CNIO.

María A. Blasco es la directora científica del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, CNIO, uno de los centros de investigación más prestigiosos del mundo.

El CNIO tiene la certificación Severo Ochoa, que le acredita como centro de excelencia científica. En la clasificación de los centros monográficos sobre cáncer que publica la revista Nature, el CNIO aparece como el 2º de Europa y el 5º del mundo. Es la única institución española que aparece entre las 20 mejores en Europa y entre las 55 mejores del mundo en esta clasificación.

Sus descubrimientos han abierto líneas de investigación pioneras que suponen avances esenciales para otros científicos en el campo del cáncer, de la bioingeniería y del envejecimiento.

María habla con pasión de su trabajo, y de su equipo, y tiene una valiosa cualidad didáctica que le permite hacerse entender en temas complejos, incluso por los más legos en la materia. MayorActual ha hablado con ella sobre los últimos avances en investigación sobre envejecimiento.

-Su grupo de trabajo ha conseguido a través de tratamientos con telomerasa prolongar la vida de ratones un 40% y disminuir sus enfermedades asociadas a la edad. ¿Qué se hace a partir de ese momento para avanzar en la investigación en otras especies e incluso que pueda llegar a la clínica en humanos? ¿Cuál es el proceso?

-Hoy tenemos una esperanza de vida al nacimiento que es más que el doble de la que teníamos a principios del siglo XX, pero nuestro envejecimiento biológico es el mismo, y esto hace que cada vez haya más incidencia de enfermedades asociadas a la edad que antes eran muy poco frecuentes, porque había menos personas que llegaran a edades avanzadas.

Uno de los grandes retos de nuestra sociedad es hacer frente a esta situación a la que nos enfrentamos por primera vez en nuestra historia, y ser capaces de vivir más años y en buenas condiciones de salud, es decir, sin enfermedades.Esto solo se puede conseguir si conocemos los mecanismos moleculares de por qué envejecemos.

Uno de estos procesos es la erosión de unas estructuras que protegen nuestros cromosomas (que es donde está el material genético o ADN) que se llaman telómeros. Los telómeros son esenciales para la vida de las células y, una vez que se desgastan, se  desencadena el envejecimiento de células y tejidos, y con ello las enfermedades.

Estamos haciendo avances muy importantes al respecto, y en ratones hemos conseguido aumentar en un 40% su esperanza de vida mediante la activación de una enzima que se llama telomerasa, que es capaz de mantener los telómeros largos durante más tiempo.

Ahora estamos generando modelos de distintas enfermedades asociadas al envejecimiento en ratones y probando si la activación de telomerasa tiene efectos terapéuticos. Ya hemos visto resultados positivos en infarto de miocardio y en anemia aplásica asociada a telómeros cortos. Estos estudios en ratones son previos a poder aplicar este conocimiento en la clínica con humanos, que tardará más tiempo, pues hay que pasar las fases regulatorias y hacer los ensayos clínicos. Pero estoy convencida de que antes o después seremos capaces de vivir más y mejor.

-¿Qué resultados están obteniendo esos tratamientos con fármacos que activan la telomerasa?

-Estamos estudiando los beneficios terapéuticos de la activación de la telomerasa en varias enfermedades relacionadas con el envejecimiento, y para ello nuestro grupo ha desarrollado una estrategia de terapia génica con telomerasa. Usamos vectores virales (AAV) que no se integran en el genoma y que permiten la expresión de la telomerasa de manera temporal. Hemos patentado esta estrategia para distintas patologías y estamos valorizando la tecnología.

Además, en mi grupo estamos desarrollando estrategias para destruir los telómeros de las células del cáncer. Las células tumorales necesitan mantener sus telómeros para poder dividirse de manera inmortal, de hecho este es uno de los rasgos principales de las células del cáncer. En uno de nuestros descubrimientos más recientes demostramos que fármacos desarrollados en el CNIO que son capaces de destruir la estructura protectora de los telómeros son eficaces en modelos de ratón de glioblastoma, y también en líneas de glioblastoma humano. El glioblastoma es uno de los tumores cerebrales más letales y difíciles de tratar. El CNIO tiene un programa específico de desarrollo de fármacos dirigido a la búsqueda de nuevas estrategias anticancerígenas que atacan específicamente los telómeros.

-El límite de longevidad en humanos está en los 120 años. ¿Con tratamiento génicos se podría superar este límite?

-El límite de longevidad en distintas especies es lo que se llama “vida máxima”. Esta vida máxima está determinada por el individuo más longevo de cada especie. En la especie nuestra, Homo sapiens, la persona más longeva ha vivido 122 años. En ratones los más longevos viven unos 3 años.

En mi grupo podemos hacer que los ratones superen su vida máxima haciendo que los telómeros se mantengan largos durante más tiempo. Esto también se ha conseguido en gusanos, moscas etcétera. Por lo tanto, lo lógico es pensar que si se modulan las rutas de envejecimiento en humanos, también podrá superarse la vida máxima, y lo que es más importante, aumentar la vida media.

-Las células cancerígenas no acortan los telómeros cuando se multiplican. ¿Sabemos por qué? 

-Las células tumorales tienen activa a la telomerasa, un enzima que es capaz de alargar los telómeros. La telomerasa solo se expresa en los estadios embrionarios donde alarga los telómeros del nuevo embrión y después del nacimiento se silencia, por eso los telómeros se acortan con el envejecimiento. Las células del cáncer escapan a ese destino de “envejecer” y se convierten en potencialmente inmortales gracias a la telomerasa que les permite mantener sus telómeros siempre jóvenes

-¿Significa esto que las células cancerígenas son inmortales (si no se actúa sobre ellas)?

-Podríamos decir que las células tumorales son inmortales siempre que tengan comida, podríamos decir que son “amortales”, no tienen porqué morirse siempre que tengan alimento. De hecho, las primeras células del cáncer que se aislaron son de una señora que murió de cáncer de ovario el siglo pasado, sin embargo aun se están dividiendo en laboratorios de todo el mundo. Estas células tienen telomerasa que les permite mantener sus telómeros.

-¿Cuál es el descubrimiento en investigación sobre envejecimiento que más le ha llamado la atención últimamente?

-No se puede elegir uno solo. Me gustaría destacar que el campo de la investigación en envejecimiento es muy candente ya que nos hemos dado cuenta de que es posible entender por qué envejecemos.

Hay científicos españoles que están a la cabeza en investigación sobre envejecimiento. Usted, López-Otín, Aizpisúa, Serrano... Podría mencionar alguno que trabaje en las relaciones del envejecimiento con, la nutrición; el estrés; el ejercicio; el cáncer.

Todos los que menciona y yo misma trabajamos también en el tema del cáncer y de la nutrición. Pero no somos los únicos, me gustaría mencionar a Jose Viña, de la Universidad de Valencia y Gustavo Barja, de la Universidad Complutense, entre otros

-¿La financiación del CNIO por parte de la administración es suficiente para cumplir con los objetivos del Centro?

Durante los años de crisis hemos visto recortada nuestra financiación institucional en un 5%. El mayor recorte sin embargo ha sido en los proyectos de investigación que se consiguen a través de las fuentes de financiación publicas. Por ejemplo, los Planes Estatales de Investigación se han recortado en mas del 40% desde el inicio de la crisis. Hemos conseguido compensar esta disminución de los fondos competitivos públicos con fondos privados (industria, fundaciones, licencias y ventas, y filantropía individual ‘Amigos del CNIO’). Pienso que es fundamental un compromiso por parte de los gobiernos por la ciencia y la tecnología para asegurar dotaciones estables y mantenidas en el tiempo. También necesitamos una mayor flexibilidad en la gestión que nos permita ser más eficientes y ganar autonomía.

-¿Qué resultados está obteniendo la iniciativa Amigos del CNIO?

-‘Amigos del CNIO’ es una iniciativa pionera en España nacida de un centro público de investigación y cuya finalidad es concienciar a la sociedad sobre la importancia de la investigación para vencer al cáncer y buscar su apoyo en esta labor. Tenemos ya unos 1.000 amigos, así como entidades privadas y Fundaciones que colaboran con “Amigos del CNIO”. Estos nos ha permitido lanzar un programa de contratos postdoctorales dirigido a la captación de talento científico, y que nos está permitiendo abrir nuevas líneas de investigación o mantener otras clave en la lucha contra el cáncer.También es posible colaborar con el CNIO a través de donación de legados y herencias, algo que nos está permitiendo apoyar los grupos de Excelencia del CNIO.

-¿Qué podríamos conseguir con una financiación más adecuada?

Es esencial aumentar el presupuesto de la Ciencia en nuestro país de tal manera que los proyectos de investigación que sean bien evaluados por paneles de expertos se financien mejor. Ahora mismo los proyectos Nacionales mejor evaluados no llegan a la tercera o cuarta parte de la cuantía que reciben los proyectos mejor financiados del European Research Council de la Comisión Europea. También es importante que aumente la dotación económica del CNIO que no ha aumentado, sino disminuido ligeramente en los últimos 7 años. Todo ellos sin perder de vista la importancia de que se flexibilice la contratación de investigadores (la carrera científica es internacional y esta bien establecida y ha de tener una regulación laboral especifica que se adecue a ella) y que podamos ofrecer salarios competitivos. Es muy importante no perder capacidad competitiva a escala internacional.

Tenemos que ser capaces de atraer a los mejores profesionales para estar en la vanguardia de la ciencia. Los mejores científicos no entienden de fronteras, así que si no somos capaces de atraer y retener talento perderemos la oportunidad de formar parte de un nuevo modelo productivo basado en el conocimiento y la innovación al que se dirigen muchos otros países y cuyas consecuencias serás irrecuperables en mucho tiempo.

-Para finalizar, si María A. Blasco pudiera vivir 100 años más con buena salud ¿Lo haría? ¿Y seguiría haciendo lo mismo que hoy?

Sí, claro que lo haría, me encantaría saber cómo será el mundo dentro de 100 años, y como serán mis nietos y los nietos de mis nietos. Eso si, me gustaría no ser la única que viviera más de 100 años, me gustaría que esto también aplicara a los demás... Si fuera la única, seria terrible ver cómo desaparecen tantos seres queridos.