• Jueves, 13 de Diciembre de 2018

EL NÚMERO DE EMBARAZOS EN MAYORES DE 50 SE HA MULTIPLICADO EN LOS ÚLTIMOS AÑOS

Maternidad tardía, una decisión por encima de la ciencia, la economía y la ética

La maternidad a edades tardías cada vez es más común. En 1997, 309 mujeres tuvieron en España un hijo con más de 45 años. Veinte años después, la cifra se eleva a 2.833.

Nada impide a una mujer mayor de 50 o de 60 años ser madre. La legislación lo permite, y los avances médicos hacen que los riesgos de un embarazo a los 45 o 50 años, sean asumibles. Los embarazos en mujeres mayores de 45 han aumentado exponencialmente en los últimos años, en igual medida que los llevados a término de manera satisfactoria. En 1996 tan solo 7 mujeres mayores de 50 años parieron en España. En 2017 fueron cerca de 200. Y el número va en aumento. España es el segundo país de Europa con embarazos a edades más tardías, por detrás de Italia.

May Montalbán es una de esas madres. Esta andaluza quería ser madre por encima de todas las cosas, y lo ha conseguido a los 52 años. "Yo quería ser madre desde que tengo uso de razón. He vivido en una familia grande, con hermanos, hermanas, primos... y toda mi vida he querido ser madre. Llevaba 25 años intentándolo, y ahora las técnicas modernas me han permitido hacerlo. Ahora soy la persona más feliz del mundo".

"Las sociedades científicas van más lentas que las mujeres que queremos tener hijos".

 

Entre el derecho de May a ser madre y las convenciones de las sociedades médicas y científicas se abre una sima de incertidumbres. Existe un aparente consenso entre las sociedades médicas y entre los profesionales de no realizar embarazos asistidos a partir de los 50 años. Aparente porque no todos los profesionales están de acuerdo. Para el doctor Ventura Serrano, miembro de la Asociación Española de Ginecología y Obstetricia, Aego, la ética no tiene mucho que decir aquí. "Los que dicen que no es ético que me digan donde está esa asignatura en la carrera de medicina. Usted puede analizar fisiológicamante a la paciente, decirle las posibles complicaciones, explicarle que cuando ella tenga 80 su hijo tendrá 20, pero a partir de ahí su decisión forma parte de la libertad de cada persona, no es anti ético. ¿Quién es usted para determinar si una persona puede o no ser madre?" 

El caso es que no existe una razón definitiva sobre porqué a los 50 y no a los 52 o a los 48. En el caso de May, su condición de enfermera y su trabajo en una clínica de fertilidad le han permitido conseguir su sueño. Pero ¿cuántas mujeres no pueden hacerlo a causa de esta convención?

Los cambios en los ciclos de vida que se están produciendo en las sociedades modernas hacen que los periodos donde los hijos y los padres conviven sean más largos. Con una esperanza de vida de casi 90 años, una mujer de 50 años tiene por delante más de 40 años para criar a un hijo, pero a partir de los 35 su fertilidad disminuye de manera importante.

mayor_actual_madre a los 50May Montalbán con su hijo.

Vivimos más, tenemos más tiempo para formarnos, para educar a nuestros hijos, para trabajar, para disfrutar de la jubilación... pero las mujeres tienen el mismo reloj biológico reproductivo que hace 5.000 años, cuando se morían a los 35.

Los científicos acuden una vez más al rescate, y los avances médicos permiten hoy embarazos a los 45 o 50 años que son considerados de alto riesgo, pero que en su gran mayoría llegan a término de manera satisfactoria.

La técnica más utilizada en la actualidad para embarazos en edades tardías es la ovodonación. Según explica a MayorActual el doctor Koldo Carbonero, presidente de la sección de Esterilidad e Infertilidad de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, Sego "el éxito de una gestación depende básicamente del embrión, y dentro del embrión, el óvulo tiene mucha más importancia que los espermatozoides. Por eso, si se trabaja con óvulos de chicas de 20 años en la formación de embriones, la pareja receptora aunque tenga más de 40 años, tiene mucha mayor tasa de embarazo que la que tendría con sus propios gametos".

La clave está en el óvulo

El problema es que las mujeres nacen con un número determinado de futuros óvulos que van gastando, pero los óvulos que genera una mujer de 20 años tienen "más calidad cromosómica" que los que genera una de 40. 

Si se consigue un embrión de calidad, la edad de la receptora es menos determinante. "El útero de una mujer añosa, mayor de 40 años (explica el doctor Carbonero), funciona correctamente porque es capaz de aceptar ese embrión, además, el embrión formado con el óvulo de una chica joven tiene muchas menos posibilidades de tener alteraciones cromosómicas. Por ejemplo, para el síndrome de Down, la posibilidad en una mujer de 20 años es de 1 entre 2.000 embarazos, y para una mujer de 40 años la posibilidad está en 1 entre 70. Una mujer de más de 40 años a la que se le implanta un embrión con un óvulo joven, tiene la misma posibilidad que desarrollar síndrome de Down que una chica de 20.  

Esta técnica posibilita un mayor número de embarazos y una mayor tasa de niños sanos. Aunque un feto implantado en un útero de una mujer mayor se va a desarrollar correctamente, sí existen más riesgos para la madre. Hay más tasas de partos prematuros, mayor número de cesáreas, mayores tasas de diabetes gestacional e hipertensión en el embarazo, a lo que hay que añadir las posibles patologías que tenga la mujer gestante. El doctor Carbonero, que también es jefe de servicio de Ginecología del Hospital Quirón Salud Donostia, lo tiene claro, "una cosa es que podamos embarazar a mujeres de esas edades sabiendo que las posibilidades de desarrollo de fetos sanos son altas, y otra pensar que esto es la panacea. Lo ideal sería que tuvieran sus hijos antes".

¿Compra de óvulos?

El aumento del número de mujeres mayores que quieren quedarse embarazadas está haciendo que la demanda de óvulos sea mayor que la oferta. Hacen falta más óvulos. Y aquí también surge la controversia. En España no está permitido lucrarse con la donación de óvulos, pero sí se ofrece una compensación económica en cada Comunidad Autonómica, que determina cada año la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida. Lo que se ofrece por someterse al tratamiento está entre los 1.000 y los 1.200 euros.

"La donación de óvulos también forma parte de la libertad individual de las mujeres" explica el doctor Ventura Serrano, obviamente quien lo hace es porque quiere dinero".

La doctora Rocío Núñez Calonge de la clínica Tambre, reconoce que sigue habiendo controversia alrededor de la compensación, incluso entre los profesionales. "Algunos piensan, como ocurre en otros países, que la donación tiene que ser totalmente altruista. Pero, ¿qué ocurre en otros países? Que no hay donantes. Porque seamos sinceros, no podemos pensar que de forma totalmente altruista alguien va a someterse a este proceso".

No es fácil encontrar nuevas donantes. Ni es fácil que superen todos los exámenes. Las pruebas genéticas son ahora más exigentes y muchas ni siquiera llegan a ese paso, se quedan en el gabinete del psicólogo. La doctora Rocío Núñez Calonge explica cómo ha cambiado el perfil. Ya no existe lo que llama la cantera universitaria. "Tanto la parte conservadora como la parte feminista coinciden en que la donación es una explotación. Hicimos el año pasado una campaña en una universidad y cero. Nada. Es que hasta te arrancan los carteles".

Hay más demanda de óvulos que donantes, y el número de mujeres que necesitan una donante para lograr un embarazo aumenta cada año. Eso ha provocado un desequilibrio entre la oferta y la demanda. La ovodonación puede suponer un 20% de los ciclos de reproducción asistida que se hacen en España. 

El proceso “no está exento de riesgos”, dice la doctora Núñez Calonge. “No es algo sin importancia como una donación de semen”.

Con el número de donantes en retroceso existen dudas sobre hasta dónde los 1.000 o 1.200 euros de compensación son determinantes para tomar la decisión. Carlos Romeo Casabona, catedrático de Derecho Penal en la Universidad del País Vasco y miembro del Comité de Bioética de España, recuerda que el debate se arrastra desde que la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida aprobó la ley de 1998. "Cuando la comisión se lo planteó, yo me mostraba contrario. Era una cantidad suficiente para promover que para las chicas de un perfil determinado -estudiantes o chicas con pocos ingresos o sin ingresos- eso fuera un acicate para donar. Ahora 1.000 euros para una joven sigue siendo dinero".

La ciencia también trabaja en la búsqueda de soluciones a este problema ético. La vitrificación de óvulos (congelación ultrarrápida) es una técnica que permite guardar los óvulos de una mujer cuando es joven y recuperarlos años después en las mismas condiciones que cuando se vitrificaron. Esta técnica se utiliza desde el 2010. Y también se está avanzando mucho en el rejuvenecimiento de óvulos propios a través de terapias genéticas. El siguiente paso es el de las células madre, es decir, coger células madre de un músculo, por ejemplo, y convertirlas en óvulos.

Cuestión de dinero

Pero al margen de las cuestiones médicas y éticas en la donación de óvulos, el dinero juega también un papel importante a la hora de decidir quedarse embarazada después de los 40. La Seguridad Social no paga tratamientos de fertilidad a mujeres mayores de 40 años. En los centros privados un proceso de ovodonación está rondando los 6.000 o 7.000 euros. Si una mujer quiere vitrificar sus óvulos antes de los 35 años, el proceso cuesta entre 2.500 y 3.500 euros. hay excepciones. La Seguridad Social sí cubriría los procesos de vitrificación de óvulos si es por causa de enfermedad, sobre todo tras tratamientos de quimioterapia y radioterapia que afectan a la fertilidad. Si tras superar el cáncer las mujeres quieren tener hijos, pueden así recuperar sus óvulos sanos vitrificados para la creación de embriones y su implantación.

La vitrificación abre otro debate ético. En Estados Unidos hace cuatro años las grandes corporaciones Google y Facebook decidieron pagar a sus ingenieras la vitrificación de sus óvulos para postergar su maternidad. Esta decisión desató críticas que defendían que las mujeres debían tener sus hijos a la edad biológica ideal, y que la sociedad debería adaptarse a este hecho. Pero la realidad camina por otro lado, y las mujeres siguen teniendo sus hijos cada vez a edades más tardías.  

Una decisión personal

Para Dolores Pascual, ginecóloga y jefe del equipo de la clínica El Rincón en Málaga, "es difícil decidir hasta qué edad debe ser madre una mujer. ¿Quién debe poner ese límite? Los médicos debemos aconsejar según el estado de salud de la paciente, pero una mujer de 54 años puede tener mejor pronóstico para quedarse embarazada que una de 40 o 45. La discusión sobre si una es muy mayor o no para tener un hijo está dentro de la libertad de la paciente".

Por encima de la ciencia, del dinero o de las discusiones éticas May lo tiene claro. "Tener un hijo a los 52 me hace disfrutar más cada momento. El bañarle por la noche, el darle de mamar, pensar lo que vamos a hacer ese día... cada momento se vive más intensamente. No he pensado si me voy a morir cuando él sea muy joven. Yo lo que pienso es en lo que vamos a vivir juntos hoy, mañana... Yo solo le digo que el que lo quiera vivir que se empeñe, que se consigue".

Mujeres que tuvieron hijos a edades tardías
mayor_actual-irma sorianoLa presentadora de televisión Irma Soiano tuvo un hijo a los 48 años.
LA PRESENTADORA DE TV ANA ROSA QUINTANA ASISTE A LA COPA LOEWE DE POLO EN SOTOGRANDE
MARB / SC / ©KORPA
15/08/04 CADIZ

 *** Local Caption *** AWARDS AT THE LOEWE TROPHY IN SOTOGRANDE, CADIZ.
IN THIS PICTURE THE TV SPANISH PRESENTER ANA ROSA QUINTANA ( PREGANATING )
Ana Rosa Quintana dio a luz a sus gemelos a los 48 años.
La presentadora Anne Igartiburu durante el acto
Ane Igartiburu fue madre a los 47 años.
La actriz Ángela Molina durante la presentación de la nueva fragancia
La actriz Ángela Molina dio a luz a María, su última hija, con 47 años.
mayor_actual_Halle-Berry
Halle Berry tuvo un hijo a los 46 años.
mayor_actual-gena davis y susan sarandon
Gena Davis fue mamá primeriza a los 46, y tuvo mellizos a los 48, y Susan Sarandon fue madre por segunda vez a los 46.
mayor_actual-jennifer-aniston
Jennifer Aniston fue mamá a los 46.
mayor_actual_jackson
La cantante estadounidense Janet Jackson dio a luz, a los 50 años, a su hijo Eissa.
mayor_actual_Brigitte-Nielsen
La actriz Brigitte Nielsen tenía 54 años cuando tuvo su quinto hijo, una hija llamada Frida.