• Sábado, 22 de Septiembre de 2018

ESTUDIO DE LA UNIVERSIDAD DE BARCELONA Y EL CIBERNED

El Resveratrol protege contra el Alzheimer en ratones

Un suplemento de resveratrol en la dieta de los ratones de laboratorio potencia la actividad de los mecanismos celulares que degradan las proteínas anormales en el cerebro.

El resveratrol es un antioxidante natural del grupo de los polifenoles que se encuentra principalmente en productos derivados de la uva.
El resveratrol es un antioxidante natural del grupo de los polifenoles que se encuentra principalmente en productos derivados de la uva.

El resveratrol, un antioxidante natural que se encuentra en frutas como la uva, potencia los mecanismos protectores que degradan las proteínas anormales, según una investigación publicada en la revista Molecular Neurobiology en la que participan los investigadores Mercè Pallàs y Christian Griñán Ferré, del Grupo de Química y Farmacología de Fármacos para Enfermedades Neurodegenerativas de la Facultad de Farmacia y Ciencias de la Alimentación de la Universidad de Barcelona, y del Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED).

Los efectos saludables del resveratrol han sido descritos en diversos trabajos en la bibliografía científica. En estudios in vitro y con animales de laboratorio, se había constatado que este compuesto podría ayudar a combatir patologías como el alzhéimer. Ahora bien, los mecanismos de acción para ello aún eran desconocidos. La nueva investigación, dirigida por expertos del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona (IIBB) —centro del CSIC y del IDIBAPS— revela que un suplemento de resveratrol en la dieta de los ratones de laboratorio potencia la actividad de los mecanismos celulares que degradan las proteínas anormales en el cerebro.

Potenciando los mecanismos de degradación de proteínas anormales

La investigación se realizó con modelos animales a cuya dieta se añadió resveratrol. En concreto, se utilizaron dos grupos de roedores: un grupo de control y otro de ratones modelo con alzhéimer. Los resultados revelan una respuesta mejorada del aprendizaje en los dos grupos, y en particular, un efecto de protección contra la pérdida de memoria y los efectos de la patología en los modelos afectados por el alzhéimer.

Los expertos detectaron la degradación de proteínas anormales tales como la β-amiloide y la tau hiperfosforilada, que son las principales causantes de la muerte neuronal. De hecho, los depósitos de proteína β-amiloide en placas amiloides y de proteína tau en ovillos neurofibrilares son indicadores diferenciales del alzhéimer en el tejido cerebral.

El nuevo estudio revela que la ingesta de resveratrol produce un aumento de dos enzimas que degradan la proteína β-amiloide. También se ha constatado una disminución de la enzima β-secretasa, que inicia la formación de la proteína β-amiloide. Las conclusiones también apuntan que "el resveratrol activa la vía molecular de neuroprotección de la sirtuina 1", según explica el primer autor del estudio, Rubén Corpas, investigador del Centro de Investigación Biomédica en Red sobre Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) en el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona.

La activación de los mecanismos de proteólisis y de sirtuina 1 en los ratones sanos es un hecho muy significativo, "lo que demuestra que es posible adquirir cierta resiliencia cerebral contra futuras patologías neurodegenerativas", apunta Coral Sanfeliu, investigadora del CSIC que lidera el estudio.

El nuevo trabajo, que es de carácter preclínico, abre la puerta a considerar el resveratrol —o los compuestos que de él se derivan para mejorar su biodisponibilidad— como factor preventivo o ralentizador del alzhéimer. Ahora bien, en el caso de los humanos, esta dolencia es mucho más compleja y severa, y todavía queda un largo camino hasta encontrar una solución terapéutica eficaz, apuntan los autores.