• Jueves, 18 de Octubre de 2018

EN EL MUSEO DE LA NATURALEZA Y EL HOMBRE

Los misterios de las momias en Tenerife

Si estas en Tenerife o tienes previsto viajar en las próximas semanas, aprovecha para visitar la exposición "Athanatos. Inmortal. Muerte e inmortalidad en poblaciones del pasado", en el Museo de la Naturaleza y el Hombre, que convierte a la capital tinerfeña en el mayor escaparate de momias del mundo.

La exposición Athanatos. Inmortal. Muerte e inmortalidad en poblaciones del pasado, permanecerá abierta hasta el próximo 3 de junio y permitirá descubrir al visitante los distintos tipos de fenómenos y tratamientos para la momificación, utilizados desde la antigüedad desde una perspectiva histórica, en la que los científicos han tratado de reconstruir la vida de las poblaciones del pasado.

Así verán como los guanches (antiguos pobladores de las Canarias), practicaron la momificación desde el siglo III d.C. hasta la conquista europea de la isla en el siglo XV. Depositaban los cuerpos en el interior de cuevas, lo que favorecía su conservación, tratando posteriormente el cadáver con hierbas y sustancias desecantes para luego exponer el cuerpo al calor del sol durante el día y al humo de hogueras durante la noche. El tratamiento acababa con la envoltura del cuerpo en pieles de animales, sobre todo de cabra. Método similar utilizaban también los antiguos pobladores de las Islas Aleutianas, al norte del Pacífico. 

Una momificación natural, alejada de la antropogénica como forma de tratamiento ritual practicada principalmente por los egipcios, que idearon sus propios métodos siendo auténticos maestros en este arte que perseguía dos objetivos: la incorruptibilidad del difunto y el mantenimiento de la apariencia que tenía en vida. Las momias antropogénicas más antiguas del Egipto faraónico datan en torno al año 3000 a.d.C. y pertenecen a la Primera Dinastía.

La momificación fue también una práctica común en la América prehispánica. Las momias de la cultura Chinchorro del norte de Chile están consideradas hasta el momento como las más antiguas hechas por el ser humano. En Perú y toda la zona andina los métodos de momificación fueron variando con el tiempo, aunque no está totalmente claro que se practicara la momificación antropogénica, pudiendo tratarse de momificación natural intencionada. Y en Colombia, los muiscas practicaron la momificación antropogénica desde el siglo III de nuestra era hasta el siglo XVII.

Algunas de estas momias podrán verse debajo de la construcción cúbica ‘Memento mori’ (`Recuerda que morirás´), que se ha levantado en el patio Antonio Pintor y que sirve de vestíbulo al espacio funerario donde se exponen también los objetos y otros restos humanos que componen la muestra. El edificio contiene una serie de proyecciones audiovisuales que introducen al visitante a la exposición. El suelo, cubierto de arena blanca y con una pasarela de madera, simula una excavación arqueológica y en su centro, oculto por cortinas superpuestas, se encuentra la escultura de una estrella octángula, dibujada por Leonardo Da Vinci en el siglo XVI, como evocación del uso simbólico de la geometría para representar la muerte en muchas culturas a lo largo de la historia.

La exposición cuenta, con piezas procedentes de instituciones internacionales, entre ellas algunas momias de las culturas mencionadas, que abarcan prácticamente todos los ritos funerarios existentes en la historia del planeta y su acercamiento al mundo de la muerte. Destacando las aportaciones realizadas por el Museo de antropología y etnografía de la Universidad de Turín (Italia), y el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Colombia). En España, el Museo de Antropología Médica, Forense, Paleopatología y Criminalística ‘Profesor Reverte Coma’ de la Universidad Complutense de Madrid; el Museo Arqueológico Nacional de Madrid, el Laboratorio de Antropología Física de la Universidad de Granada, y el Museo Canario, en Las Palmas de Gran Canaria.

Santa Cruz de Tenerife. 6.8.12.-  Reportaje sobre el mantenimiento de las momias en el Museo de la Naturaleza y el Hombre. Amaya Conde consejera

El recorrido se realiza a través de cuatro ámbitos temáticos: ‘Implicaciones sociales, culturales y religiosas de la muerte´; `La perspectiva biológica de la muerte´, incluyendo los procesos naturales preservadores del cadáver (momificación natural, conservación por sales naturales, formación de adipocira, corificación, congelación, bog bodies, preservación en sarcófagos de hierro; `Los rituales funerarios a través del tiempo´(inhumación, inhumación con cal viva, cremación, canibalismo, abandono, momificación antropogénica) y ‘Los congresos mundiales de estudios sobre momias’.

Para favorecer las condiciones de preservación de los contenidos de la exposición, se ha establecido un límite estricto de 60 personas por franja horaria de visita.

Algunos de los contenidos de la exposición pueden herir la sensibilidad para el público visitante. Por favor, téngalo en cuenta especialmente para la visita con menores.

Más información y adquisición de entradas en la recepción del MNH y a través del siguiente enlace: http://athanatos.museosdetenerife.org/avisos/