• Viernes, 16 de Noviembre de 2018

Regresa al Madrid de Hollywood de los años 50 y 60 de la mano de “Arde Madrid”

La nueva serie de Movistar+ se centra en los años que Ava Gardner vivió en Madrid y que estuvieron marcados por la presencia de un gran número de actores y actrices estadounidenses en la capital. 

Foto: Wikimedia, Ava Gardner en 1954.
Foto: Wikimedia, Ava Gardner en 1954.

Hubo una época en la que Madrid no tenía nada que envidiarle a la Gran Manzana, al menos no en cuanto a estrellas de cine se refiere. El séptimo arte vivió un gran cambio a finales de los años 40 que supuso el posicionamiento de la capital española, así como el de otras grandes urbes europeas, en el mundo de la cinematografía.

El cine clásico de Hollywood, ese que evocamos en nuestra mente cada vez que pensamos en el verdadero cine, se desarrolló desde 1910 hasta 1948. Durante esa época se produjeron algunas de las mejores películas de la historia y se descubrieron a muchos de los actores y actrices que han marcado un antes y un después en la industria: Marilyn Monroe, James Dean, Ava Gardner, Audrey Hepburn, Cary Grant, Sophia Loren, Grace Kelly, Marlon Brando, Clark Gable y un largo etcétera. A falta de una monarquía, todos ellos se convirtieron en los reyes americanos, derrochando glamour allá por donde iban y dejando un recuerdo difícil de superar. Ese Hollywood clásico estuvo dominado durante décadas por cinco estudios que controlaban todas las fases de un proyecto cinematográfico, desde su producción hasta su distribución en las salas. La Metro-Goldwyn-Mayer, Warner Bros, 20th Century Fox, Paramount Pictures y RKO Pictures concentraban la mayor parte de las producciones cinematográficas y tenían en cartera a todos los grandes actores de la época. Intérpretes a los que por otra parte se los tenía muy atados creativa y personalmente hablando. Las grandes stars del Studio System no podían trabajar para otros estudios o marcas y tampoco escoger aquellas cintas en las que querían participar. Hoy en día nos parece normal ver a actores y actrices compatibilizando su trabajo de interpretación con otros de promoción: Sarah Jessica Parker y Calcedonia, Kevin Hart y PokerStars, Natalie Portman y Dior, Brad Pitt y Chanel, etc. Sin embargo, en el Hollywood dorado esta posibilidad era impensable.

Todo ello provocó que esta situación de oligopolio se fuese tensando hasta que explotó en 1948 con la famosa sentencia Paramount, que obligó a los grandes estudios a vender sus salas de cines y que provocó el declive de un sistema que se había impuesto durante más de 30 años. 

Pero no todo fueron malas noticias, al menos no para nosotros. El final del Studio System trajo consigo una mayor libertad de movimientos para directores, productores, guionistas, actores, actrices, etc., que decidieron poner agua de por medio y venir a rodar a Europa, principalmente a Inglaterra e Italia pero también a España. Así fue como en los años 50 comenzaron a llegar a la capital grandes rodajes hollywoodienses, una circunstancia que se debió especialmente a la facilidad para conseguir licencias de rodaje en la ciudad, a los bajos costes técnicos y a la variedad de escenarios. Y como para rodar películas se necesitaban actores y actrices que las protagonizasen, Madrid se convirtió en una alfombra roja improvisada por la que pasaron estrellas de la talla de Orson Welles, Sophia Loren, Grace Kelly, o Debbie Reynolds. Pero si hubo una actriz estadounidense que marcó para siempre el Madrid de los 50 esa fue sin duda Ava Gardner.

Sobre su período en la capital, entre 1954 y 1968, gira precisamente la nueva serie de Movistar+: “Arde Madrid”. Se trata de una de las propuestas audiovisuales más esperadas de este otoño y es que la ficción no solo destaca por su argumento sino también por el tratamiento visual que se le ha dado ya que se ha rodado íntegramente en blanco y negro con el objetivo de trasladar al espectador todavía más a ese Madrid de los 50. El actor Paco León, cuyo último trabajo como intérprete en la pequeña pantalla en “La Peste” también está relacionado con la plataforma, se pone detrás de las cámaras para dirigir los ocho capítulos que tendrá la serie. Junto a él, que también cuenta con un papel protagónico, estarán Inma Cuesta, Anna Castillo y la actriz neoyorquina Debi Mazar en el papel de Ava Gardner. 

Precisamente serán Cuesta, Castillo y el propio León los que se pondrán en la piel de los narradores de la ficción. Todos ellos interpretan al servicio de la actriz en su mansión de Madrid y será a partir de su punto de vista desde el que podremos acercarnos a la alocada y opulenta vida que Gardner llevó en nuestro país durante su estancia en la capital. Una vida plagada de lujos, fiestas y excesos que contrasta enormemente con la vida humilde y sin privilegios de la gran mayoría de los españoles en aquella época, que rara vez habían viajado al extranjero y que desconocían las libertades que existían más allá de nuestras fronteras.

Junto a este reparto principal, también podremos encontrarnos con otras caras conocidas que se meterán en la piel de personalidades clave de la dolce vita madrileña. De esta forma podremos ver a Mariola Fuentes como Lola Flores, María Ordóñez en el papel de Lucía Bosé, Craig Stevenson como el productor Samuel Bronston, Ken Appledorn en la piel de Bill Gallagher, Melody como Carmen Sevilla o a Eugenia Martínez de Irujo, quien interpreta nada menos que a su madre la Duquesa de Alba. 

La ficción llegará a la plataforma el próximo 8 de noviembre y se posiciona, sin duda alguna, como una gran oportunidad para los más nostálgicos de viajar en el tiempo hasta un Madrid que brillaba bajo la luz de las mejores stars del Hollywood clásico.