• Lunes, 10 de Diciembre de 2018

LOS CONSERVADORES TRABAJAN DE CARA AL PÚBLICO

Restauración en abierto en el Museo Picasso de Barcelona

Durante la visita al museo los visitantes podrán asistir al proceso de restauración de la obra Ciencia y Caridad, que se lleva a cabo en la misma sala donde permanece expuesto, desde este mismo mes hasta mayo de 2018. 

Procés de restauració de Ciència i Caritat Novembre 2017 Museu Picasso, Barcelona © Successió Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2017.
Procés de restauració de Ciència i Caritat Novembre 2017 Museu Picasso, Barcelona © Successió Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2017.

Procés de restauració de Ciència i Caritat_MPB

Procés de restauració de Ciència i Caritat Novembre 2017 Museu Picasso, Barcelona © Successió Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2017

Si estas pensando en visitar Barcelona en los próximos meses, es una buena oportunidad para ir al Museo Picasso, donde podrás ver como el equipo de Conservación del museo restaura el cuadro Ciencia y Caridad, obra pintada por Pablo Picasso en 1897, cuando apenas tenía 15 años.

La obra le valió una Mención Honorífica en la Exposición General de Bellas Artes de Madrid en 1897 y la Medalla de Oro en la Exposición Provincial de Málaga de ese mismo año, marcando también un punto de inflexión en el pintor malagueño abandonando a partir de entonces, la línea marcada desde las Escuelas de Dibujo, para empezar a buscar su propio camino.

Pintada en el número 4 de la barcelonesa calle de la Plata, cerca del domicilio familiar de la calle de la Mercé, donde su padre José Ruiz Blasco alquilara el que fuera su primer taller de pintura. Precisamente la figura paterna le sirvió como modelo para pintar el médico del cuadro, mientras que una mendiga a la que abonó 10 pesetas, y su hijo le servirían para pintar la enferma y el niño por lo que les abonó 10 pesetas. En cuanto a la figura con hábito de la orden de San Vicente de Paúl, se cree que es la de un adolescente.

Los trabajos de restauración se están llevando a cabo en la misma sala donde la obra se expone habitualmente, permitiendo su observación por los visitantes. En enero de 2018, una vez terminada la fase de limpieza de pintura, se trasladará la obra al taller donde se realizará el proceso de fijación. Previéndose que en el mes de febrero la pintura vuelva a las salas para continuar con el retoque de color.

El proceso de restauración comenzó el pasado mes de julio, con la realización de miles de imágenes en alta resolución -capturadas en luz visible, ultravioleta e infrarroja- de la superficie pictórica de la obra mediante un sistema mecánico robotizado con diferentes sensores que ha captado 130 imágenes de 21 megapíxeles cada una y ha permitido obtener una imagen de 1.7 gigapíxeles en total. Mediante un software visor piramidal se permite navegar a través de la web, tablet o smartphone y explorar visualmente con un potente zoom hasta el más mínimo detalle de la obra.

Una gigafoto que se repetirá en el mes de mayo, cuando se tiene previsto que acabe la restauración, de forma que pueda contemplarse la obra en todo su esplendor.

A pesar de que la obra ya fue restaurada en 1970, en esta ocasión se ha desmontado la pintura de su marco y se ha instalado un equipo de trabajo móvil en las salas del Museo para minimizar el impacto que provocaría la retirada de la obra del circuito permanente y hacer partícipes del proceso a los visitantes.

Ciencia y Caridad, es una de las 4.251 obras que forman parte de la colección permanente del Museo Picasso de Barcelona, ciudad en la que vivió de forma permanente el pintor malagueño, desde 1895 hasta 1904, y que muestran la estrecha vinculación que mantuvo el pintor con la ciudad durante su adolescencia y juventud, y a la que volvería en numerosas ocasiones.