• Martes, 11 de Diciembre de 2018

RECORRIDO POR LOS PAISAJES VASCOS DE JUEGO DE TRONOS

Gaztelugatxe, mucho más que Rocadragón

San Juan de Gaztelugatxe, en Vizcaya, ha retomado protagonismo después de que se rodaran allí las escenas de Juego de Tronos que recreaban Rocadragón. Una excusa muy válida para disfrutar de los atractivos que ofrece y disfrutar de una gozosa experiencia viajera.  

Escenas de Bizkaia 2016
J. P. Fderrreras.
Escenas de Bizkaia 2016 J. P. Fderrreras.

San Juan de Gaztelugatxe está entre las 10 mejores localizaciones cinematográfica europeas según la European Filming Commision Network, gracias a que allí 

peñón que se adentra en el Cantábrico, a 40 kilómetros de Bilbao. Para llegar allí hay que recorrer un camino con 241 escalones, pero el esfuerzo merece la pena. En días claros el espectáculo de la costa es magnífico.

Ahora ha cobrado protagonismo, gracias a que en sus paisajes se han rodado escenas de la popular serie de televisión Juego de Tronos. Gaztelugatxe y la cercana playa de Zumaia se convirtieron en Rocadragón, gracias a los localizadores de exteriores y a los efectos especiales, lo que le ha servido para estar entre las 10 mejores localizaciones cinematográficas europeas según la European Filming Commision Network.

Recreación de Rocadragón, con Zumaia en el primer plano y la ascensión a Gaztelugatxe.Recreación de Rocadragón, con Zumaia en primer plano y la ascensión a Gaztelugatxe.

Pero Gaztelugatxe ya era lugar de peregrinación desde hace siglos. El peñón ha sido escenario de batallas medievales y asaltos de piratas y conserva muchas leyendas y tradiciones. Pero San Juan es por encima de todo una ermita marinera. Ha sido testigo de importantes naufragios y aún hoy los marineros se encomiendan al santo saludándole con giros de timón cuando salen a pescar. En su interior hay cuadros representando embarcaciones a punto de naufragar y las maquetas de barcos colgados a modo de ofrendas. Es curioso el altar donde sobresale una proa de un barco pesquero.

La ermita se reconstruyó en 1886 ha sufrido por los embates del mar y del cielo, pero su estado de conservación es bueno, gracias a la labor de la Asociación de Jubilados de Bermeo que se encarga de su cuidado y mantenimiento.

ruta_ermitas_gaztelugatxe_interior

La primera ermita fue erigida en el siglo IX. En el siglo XII, se convirtió en un convento. Sin embargo, dos siglos más tarde los frailes abandonaron el lugar llevándose todos los objetos de valor consigo. Más adelante, San Juan de Gaztelugatxe tuvo también un objetivo defensivo, protegiendo el poder del señorío de Bizkaia. Fue utilizado como baluarte contra el rey de Castilla, Alfonso XI, donde `Los siete caballeros de Bizkaia´ lucharon contra él, humillándole y obligándole a retirarse.

San Juan de Gaztelugatxe también desempeñó un papel, aunque no fuera principal, durante la Inquisición española. Rumores afirman que muchos de los acusados de brujería eran encerrados en sus cuevas.

La ermita está abierta los sábados por la mañana en invierno. En primavera y verano consultar con la Oficina de Turismo de Bermeo. En cualquier caso, siempre es posible disfrutar de la belleza de la isla desde el mirador que se encuentra junto a la carretera.

En algunas ocasiones, no está permitido aparcar junto al puente debido a la inestabilidad del suelo. En ese caso, es necesario aparcar cerca de la carretera principal y bajar andando aproximadamente 1 km. En la parte más alta de la isla, junto a la ermita, hay una pequeña zona protegida del viento con mesas y sillas donde se puede descansar.

Una curiosidad

El 15 de septiembre de 1963 se llevó a cabo la entronización submarina de la imagen de la Virgen de Begoña patrona de Bizkaia, en aguas de San Juan de gaztelugatxe. Por sus características, la imagen está considerada, junto con la del Cristo de los Abismos, sumergida en aguas de San Fructuoso (Génova), como una de las mayores del mundo.

La talla de la Amatxu de Begoña mide 1,20 metros de altura y pesa 850 kg. La figura fue entronizada a 10 metros de profundidad para poder ser observada por los submarinistas, y por ello, con marea baja puede verse sin gran esfuerzo. La parroquia de los Padres Franciscanos, en Bermeo, guarda una réplica de la imagen.

La ermita tiene en su pared frontal una cuerda. La tradición dice que si tocas la campana tres veces y pides un deseo, se cumplirá.

Según cuenta la leyenda, San Juan, al llegar a Bermeo, dio tres grandes pasos y alcanzó la ermita. Las huellas de aquellos pasos las dejó en el camino, la última de ellas, en el último escalón de acceso a la ermita. 

Buenos días para visitar la ermita

A lo largo del año se celebran distintas romerías tradicionales que parten desde distintas localidades vizcaínas hasta San Juan de Gaztelugatxe. El 24 de junio, día de San Juan, en Bermeo; el 31 de julio, día de San Ignacio de Loyola, desde el pueblo de Arrieta; y el 29 de agosto, día de San Juan Degollado, desde el pueblo de Bakio. Ese mismo día, los responsables del ayuntamiento de Bermeo también visitan San Juan de Gaztelugatxe para renovar su soberanía sobre el lugar.

Cuando comienza la temporada de pesca, los pescadores vascos visitan San Juan de Gaztelugatxe, para pedir suerte al santo.

En los alrededores

La zona costera de Bakio se extiende a lo largo de 6 kilómetros. Playa, acantilados, calas y paseos se perfilan a lo largo de la costa. Su playa es una zona abierta al mar, donde el oleaje hace de ella un lugar ideal para la práctica de deportes acuáticos, como el surf.

El Biotopo protegido de San Juan de Gaztelugatxe, comprendido entre el cabo Matxitxako y Bakio, destaca por sus roquedos –con el tómbolo de Gaztelugatxe y el islote de Aketxe–, además de las numerosas cuevas y pasajes submarinos.

Los fondos marinos acogen poblaciones de algas de gran porte que sirven de alevinaje a especies piscícolas y a comunidades bien establecidas en esta zona.

Otro tanto ocurre con las grietas de la base de sus acantilados que albergan una abundante población de percebes. La inaccesibilidad del terreno favorece el asentamiento de aves marinas como el cormorán moñudo, la gaviota patiamarilla y el paiño común, además de la nidificación de paloma bravía.

En lo que a vegetación se refiere, destacan la especie Armeria euskadiensis y el acebuche u olivo silvestre.

ruta_ermitas_bakio

El Mirador Askada, en el Bº de San Pelaio, carretera a Bermeo, que se encuentra situado sobre las rocas de la zona conocida como Askada, ofrece una maravillosa vista panorámica de la playa de Areaga de Bakio y su paseo marítimo.

El Mirador de Jata, que se encuentra situado al margen derecho de la carretera Bakio-Arminza, desde donde se nos ofrece una vista panorámica excepcional de Bakio y Lemoiz.

Hacia el interior del municipio, al Oeste, descubrimos el Merendero de Larrondo, en el Bº de Goitisoloalde, en las faldas del monte Jata, y a 2 kilómetros de éste siguiendo la pista forestal se encuentra el Merendero de Jata, que al igual que el anterior dispone de barbacoas y fuentes.​